Storage wars

"It's like being a pirate, you're always looking for the very treasure" Jarrod, Storage wars, A&E

Todavía hoy en día puede oírse a menudo aquello de que en televisión todo está inventado, que no hay nuevas ideas y que todos los programas son versiones de productos anteriores. Puede que en cierto modo así sea, pero si nos fijamos, por ejemplo, en el género docu-reality, especialmente eficaz cuando se trata de trasladar al espectador un estilo de vida muy concreto y nos planteamos un sitio como Estados Unidos como plató, con la variabilidad geográfico-económico-socio-cultural de qué dispone, nos damos cuenta de la infinidad de posibilidades con las que cuentan las cadenas para seguir innovando. Quizás la clave esté en no pretender nada más (ni nada menos) que contar pequeñas historias intrascendentes con las que podamos llegar a conclusiones más importantes.

Del mismo modo que NBC estrenaba, con cierto atractivo hace unos meses, School pride, docu-reality que nos muestra la reconstrucción de algunas escuelas por sus propios estudiantes y que ya comentamos en el blog, A&E (grupo History Channel, Biography Channel, etc.) emitió anoche el primer episodio de Storage wars, una serie que nos traslada a California para conocer el día a día de un grupo de personas cuya profesión no es otra que la de pujar en subastas de objetos embargados.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-hSXiQJViow]

Storage warsconvierte, en 20 minutos, una premisa cuanto menos dudosa en lo que a términos televisivos se refiere, en un piloto entretenido que, gracias al ritmo frenético y a la novedad del negocio que se nos presenta, se hace incluso corto.

Darrell, Brandon, Jarrod, Dave y Barry viven de comprar y vender. Los cinco protagonistas de Storage wars compiten día a día pujando por lotes (casi siempre sin saber qué contienen) de efectos personales embargados a personas que no han pagado, por ejemplo, el alquiler del trastero. Y es que en Estados Unidos, y como nos recuerda nada más empezar Storage wars, hay suficiente superfície en trasteros alquilados como para albergar a toda la población de la Tierra siete veces.

¿Y qué hay en estos trasteros? Pues, y ahí es donde está la gracia, absolutamente de todo. Coches, cuadros, antigüedades, instrumentos, colecciones... Cualquier cosa que, debidamente procesada, pueda venderse, interesa a estos hombres, que viven por y para un negocio que no siempre sale bien.

Storage wars es pues un formato basado no únicamente en el modo que tienen estos hombres de hacer negocio, sino en cómo este influye en todos los aspectos de su vida y es que para conseguir los mejores lotes –y de ahí viene el título- hay que luchar, y mucho. La otra muleta de la serie es, obviamente, la curiosidad que genera una puerta que se abre y el tesoro que esta pueda esconder.

Parece pues que A&E ha sabido exprimir bien la idea, aunque exista la duda de si el misterioso contenido de los trasteros que se vayan subastando ante las cámaras seguirá siendo suficiente como para mantener el interés en capítulos posteriores o, por lo contrario, pasado el efecto sorpresa de descubrir qué hay detrás del negocio de la compra-venta de objetos embargados caerá el interés de la serie. Veremos.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba