Undercovers

"Why would you two come back to assist an agency you abandoned?" Carlton Shaw, Undercovers (NBC)

Puede que sea por el cansancio acumulado tras una semana de estrenos en la que hay que ver cuatro pilotos diarios. A lo mejor es que exijo más a J.J Abrams que a los demás. También puede deberse al hecho de que me interesan especialmente las historias de espías, motivo por el cual espero demasiado de las series del género. Seguramente por estos motivos y por algunos otros que trataré de detallar, me ha aburrido sobremanera Undercovers(NBC).

La serie cuenta la historia de una pareja de ex agentes de la CIA que, tras cinco años retirados del servicio y dedicados a la restauración, son reclutados de nuevo para la misión de rescate de un ex compañero. Para solucionar el caso, viajan a Madrid, Paris y Moscú, donde termina la misión.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=bqZDYT59quE&feature=related]

Para empezar, y como ya informaba Vertele.com hace unos días,Undercovers da una imagen cuanto menos sorprendente de Madrid. Sería divertido ir describiendo los errores sociales, culturales y geográficos del capítulo si no fuera porque resulta preocupante darse cuenta de hasta qué punto puede llegar la ignorancia, ya no de los espectadores norteamericanos que llevan años siendo engañados por infinidad de series y películas que llevan su acción a nuestro país, sino la de los encargados de ambientar cada localización en series de tan elevado presupuesto.

A lo de Madrid hay que sumar detalles como -perdonen que lo destaque pero es que siempre me ha llamado la atención- el hecho de que los traficantes de armas rusos hablen entre ellos en inglés. Tampoco lo entiendo.

Por lo demás, el piloto de Undercovers no termina nunca. Se hace más lento y previsible cuanto más avanza su trama.

Los personajes no son creíbles. En ningún momento parecen ex agentes de la CIA metidos a dueños de un restaurante. Más bien actúan como lo haría cualquier restaurador viajando por el mundo en misiones secretas de rescate.

Hay un diálogo absurdo entre los dos protagonistas, justo cuando acaban de aceptar la misión, en el que todo lo que dice cada uno responde a aspectos del caso que el otro, obviamente, ya conoce. ¿De verdad, Sr. Abrams, no ha encontrado una forma mejor de trasladarnos esa información a los espectadores? Es solo un ejemplo.

Los supuestos espías son chapuceros en cada detalle (la táctica de asalto en la escena de Moscú, por ejemplo, parece sacada de una partida de paintball) y en ningún momento da la sensación de que sea ese un elemento colocado en el guión deliberadamente con el objetivo de apoyar la idea de que los supuestos agentes llevan cinco años retirados. Más bien da la sensación de que no tienen ni idea de lo que hacen, cosa que, tratándose de agentes de la inteligencia norteamericana, da un poco de miedo. Revisen, por favor señores guionistas, The Company (TNT) a ver si se les pega algo del señor Ridley Scott en materia de espionaje.

Si algo bueno tiene el capítulo, no obstante, es la música. Como en toda la obra de J.J. Abrams, Michael Giacchino se encarga de la banda sonora de Undercovers. El problema, por lo menos en mi caso, es que se trata de un estilo tan marcado, tan identificable, que al escuchar los temas que acompañan las escenas del piloto no puedo evitar pensar en las playas y las junglas de Lost.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba