No ordinary family

You two are freaky” George St. Cloud, No ordinary family, ABC

ABC estrenó el martes la última de las novedades que la cadena de Disney tenía preparadas para esta temporada de otoño. No ordinary family (ABC) nos presenta a una familia en crisis cuyo padre, Jim (Michael Chiklis), -un dibujante de retratos robot que echa de menos a la madre, Stephanie (Julie Benz), una científica de éxito que no para por casa- intenta salvar con un viaje a Brasil. Allí, aunque sin saberlo, adquirirán poderes sobrenaturales con los que tratarán de luchar contra el crimen al tiempo que recuperan el terreno perdido entre ellos.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=NbBplfoXBbY]

Viendo el piloto, y como a alguno de los que estéis leyendo estas líneas puede haber pensado, parece que los creadores de la serie no fueron demasiado lejos para inspirarse. Simplemente tuvieron que pasear por el edificio de la cadena, bajar hasta la planta de Pixar y echar una ojeada a uno de sus títulos más conocidos: The Incredibles (Brad Bird, 2004).

Añadiendo -en el proceso que cada personaje sigue para descubrir sus superpoderes y en la insinuación, al final, de la existencia de una conspiración- un cierto toque Heroes (NBC), el resultado es el de una serie familiar que quiere hablarnos del matrimonio, la confianza, la paternidad, la unidad familiar, el sentimiento de pertenencia, la adolescencia y demás temas a través de unos personajes cuyos sentimientos y inquietudes apreciamos más por sus palabras que por sus actos. Conocemos la crisis del matrimonio, por ejemplo, por el hecho de que ambos personajes aseguran que la atraviesan, pero no por que se desprenda de un diálogo entre ambos o de cualquier otro recurso narrativo como quizás hubiera sido más interesante.

Ninguno de los problemas de los personajes resulta empáticamente atrayente antes de conocer qué hay de especial en la familia. Tras la reunión familiar en la que deciden confesarse sus nuevas habilidades, el capítulo se divide en dos: la trama familiar y la de acción asociada a los superpoderes. Las dos tramas conviven mal y no llega a entenderse si una es causa, consecuencia o condición imprescindible de la otra. Los problemas de cada personaje dejan entonces de interesar definitivamente.

Así pues y siguiendo la tónica general de esta quincena de estrenos, ABC cierra la presentación de sus novedades con una serie discreta que puede llegar a calar entre el público familiar pero que, seguro, no tendrá el impacto popular de Hiro Nakamura y sus compañeros ni, obviamente, la calidad de la peli de Pixar.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba