4 claves por las que "Homeland" se ha llevado el Globo de Oro

1. Argumento que engancha: Nicholas Brody, un marine estadounidense es rescatado en Afganistán tras haber permanecido secuestrado durante 8 años y vuelve a Estados Unidos como un héroe, siendo agasajado por las más altas esferas de las clases social y política.

Carrie Mathison, una agente de la CIA tiene información de que un militar norteamericano se ha cambiado de bando y trabaja para Al Qaeda. ¿Estará preparando el nuevo ídolo nacional un atentado en Estados Unidos? ¿Podrá la espía de demostrarlo? ¿Será el nuevo “hijo de américa” un peligroso terrorista?

2. Excelente casting: Los papeles principales de la serie de Showtime requerían intérpretes capaces de mostrar 2 caras muy diferentes de un mismo personaje.

- Damien Lewis (el Sargento Brody):de cara a la galería, su personaje es un ciudadano ejemplar, padre de familia y un marine que daría la vida por su país. Por otra parte, es un hombre traumatizado por sus años de cautiverio, cuya personalidad e ideales han cambiado por completo.

El inglés consigue transmitir esa dualidad. No es la primera vez que Lewis encarna un papel de similares características; recomiendo revisar la película “El Cazador de Sueños” (2003), de Lawrence Kasdan, donde interpretaba a un hombre poseído por un extra-terrestre. Los diálogos consigo mismo de sus dos personalidades rozaban lo terrorífico en algunos momentos y lo ridículo en otros.

- Claire Danes (la agente Mathison): Por una parte, la espía más brillante de la CIA y por otra una mujer con desorden bipolar que se considera responsable de no haber conseguido evitar los atentados del 11-S. Los momentos en los que pierde la noción de la realidad, su enfermiza adicción a espiar la vida de Brody a través de las cámaras y sus radicales cambios de conducta en su relación con el marine, le hacen merecedora del Globo de Oro que se ha llevado esta noche, al contrario que Laura Dern con su “Iluminada”en el apartado de comedia, con la interpretación más sobrevalorada y aburrida que he visto en años.

3. Mejor estreno del año: Homeland es sin duda la mejor serie debutante del año, con todos mis respetos a los fans de Boss y Juego de Tronos (ya que de la fallida American Horror Story prefiero no hablar…). Si sumamos que en el quinteto de candidatas a mejor drama solo había una “repetidora” (Boardwalk Empire) y que la Asociación de la Prensa tiende a premiar a nuevas producciones…

4. Temporada redonda: El drama de Showtime encadena 12 capítulos a un nivel altísimo, sin bajones. Con inesperados giros argumentales y cliffhangers que te hacen esperar ansioso el capítulo de la semana siguiente. Este ha sido quizá el aspecto que ha hecho que se inclinara la balanza a su favor por encima de mi serie preferida, Boardwalk Empire.

La segunda temporada de la serie protagonizada por Steve Buscemi ha sido sobresaliente, pero es cierto que el tramo de capítulos centrados en la Señora Schroeder y Jimmy Darmody se hacen pesados, sobre todo en los que se trata el pasado de ella, no aportan nada a la historia y nos privan de lo que realmente interesa: “Nucky” Thompson, sus “tejemanejes” y las bandas rivales.

En definitiva, merecido Globo de Oro. Ya estoy deseando que llegue la próxima edición, cuyo nivel será aún mayor y la batalla por el premio aún más encarnizada, ya que vuelve una habitual de la categoría…Mad Men.

Sígueme en @cazadordeseries

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba