'Cómo conocí a vuestra madre': el declive de una serie legendaria

Tras semanas posponiendo la redacción de este post, no he podido aguantar más. La comedia más divertida de la última década se muere y CBS se empeña en hacer sufrir a los fans (entre 9 y 10 millones semanales en USA) en vez de darle un final digno a tiempo.

El principal problema es que ha dejado de sorprender, sobre todo los personajes, que parecen no dar más de sí desde hace 2 temporadas:

• Ted: sus fracasos amorosos, que antes divertían o emocionaban, ahora resultan indiferentes, un mero trámite más en el camino de encontrar a “la madre”. Es muy repetitivo.

• Robin: ha pasado de ser una mujer fuerte y con personalidad a una caricatura de sí misma, rozando el ridículo en muchas ocasiones.

• Marshall y Lily: las historias del embarazo y la mudanza a Long Island los han hecho muy aburridos. Estar descolgados del grupo ha evidenciado sus carencias y la necesidad que tienen del resto.

• Barney: para muchos el mejor personaje de comedia de los últimos años, es la principal razón para seguir viendo la serie. Sigue siendo el responsable de los mejores momentos de cada capítulo con su particular visión de la vida. Sin embargo, no es creíble como hombre enamorado y, como ligón, parece que hace tiempo alcanzó el techo en lo que a estrategias se refiere y no es capaz de seguir superándose. El día que la audiencia se canse del señor Stinson, se acabó.

Y es una lástima. Estamos hablando de la serie que consiguió llenar el vacío que dejó Friends en el corazón de los seriéfilos. Una ficción que consiguió crear un universo en torno a ella con ideas enormemente creativas y divertidas: el pasado como ídolo juvenil de Robin, los doppelgangers (dobles de los protagonistas) el Playbook (libro de técnicas de ligar) de Barney…

La última gran temporada de la serie fue la 5ª y el último gran capítulo fue Subway Wars, el 4º de la sexta temporada, una obra maestra y de las mejores entregas de la historia de la serie. A partir de ese momento ha sido todo cuesta abajo: capítulos demasiado dramáticos que no hacen reír, personajes fallidos como Kevin (novio de Robin), romances entre miembros del grupo que años atrás emocionaron y que ahora cuando vuelven a producirse por enésima vez producen hastío…Quizá el remate ha sido el episodio 15 de esta 7ª temporada (The Burning Beekeeper) con un excelente planteamiento al que los guionistas fueron incapaces de sacar rendimiento, un claro signo de agotamiento.

A falta de una temporada más para finalizar la serie, esperemos que sus creadores sean capaces de empezar a cerrar la trama con tiempo, que no les pille el toro y sepamos de una vez quién es la madre, que Marco tardó 52 capítulos en encontrar a la suya y Ted lleva más de 150 buscando a su mujer.

Sígueme en @cazadordeseries

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba