Si Alejandro Sanz no lo remedia.... su presunta amante irá al 'Deluxe' en Telecinco

El dolor es, en las revistas de esta semana, el artículo más abundante del escaparate, el argumento principal para que las compradoras nos dejemos los eurillos en el quiosco. Semana y Hola exponen en su portada el semblante preocupado de Isabel Preysler. Diez Minutos opta por la imagen de la altruista Princesa Letizia, casi llorando, ante el drama de los niños con enfermedades raras; y Lecturas escoge el desamor de una ex amante de Alejandro Sanz que fue abandonada por el cantante, y lo cuenta todo.

Esta revista arrincona a Isabel Preysler y su dolor por la enfermedad del ex ministro Boyer en una llamada de portada y sorprende una vez más con una exclusiva del tipo “Habla la amante de…”. En concreto, se trata de un amor de Alejandro Sanz. El nombre de la chica no aparece en portada y la fotografía del cantante madrileño, tampoco. Pero la declaración que manda en la portada de Lecturas es ésta: “Me dejó cuando iba a nacer su hijo”, Mercedes Milá, en el entierro de su padre, y Letizia, con el niño de los huesos de cristal, completan la oferta de apetecibles tristezas.

Marta Martínfue amante de Alejandro Sanz durante 4 años, según LECTURAS. Se conocieron el 20 de noviembre de 2007. Ahora esta mujer cambia intimidad por dinero y, salvo que los abogados y representantes del cantante logren impedirlo, la veremos también en el plató de Sálvame Deluxe, programa que ya se ha interesado por la presencia de la bailarina tan parlanchina. O eso es al menos lo que me cuentan.

SEMANA Y HOLA, como decíamos, van en busca de la actualidad, que una vez más pasa por el angustioso momento que atraviesa la reina de corazones a causa de la enfermedad de su hombre. Y ése es el reclamo principal de sus portadas: “Isabel Preysler, Duros Momentos”, titula la primera sobre el retrato del dolor de la mujer de Miguel Boyer, que “continúa grave, tras sufrir un derrame cerebral”. Hola opta por “Entre la angustia y la esperanza” en su titular. “Sus hijas Ana y Tamara, siempre a su lado, su gran apoyo en todo momento”. Lecturas y Diez Minutos también recogen el asunto, aunque en pequeñito: “Duros momentos”, dice también Lecturas (igual que Semana); “Teme por la recuperación de su marido”, resalta Diez Minutos. Este titular quiere decir que le da miedo que se recupere con consecuencias indeseables. Esperemos que no. Isabel Preysler aparece en las cuatro portadas con el miedo en su cara, con las gafas de sol, en el interior de un vehículo. A sus 61 años, con una vida plena, desahogada, acaba de ser abuela y estaba (no sé si aún sigue) en tratos con una productora para hacer un programa de televisión hecho su medida. Seguro que estas portadas funcionan bien.

Otro dolor que aparece esta semana en la prensa rosa, más cercano tal vez a la rabia que a la aflicción, es el de Luis del Olmo. El veterano radiofonista leonés sorprendió hace días con la historia de su administrador, quien al parecer le ha esquilmado cinco millones de euros, las tres cuartas partes de su fortuna: “Me ha arruinado, espero verle en la cárcel”, es la declaración que recoge Semana en su portada, Hola lo mete en un breve. Pero lo mejor de Semana, siempre atenta a la moda y a Letizia, es una comparativa en la que demuestran con fotografías que la princesa de Asturias es “fiel al estilo Kate Moss”. O sea, a la moda española. Nuestra futura Reina luce un blusón de Mango, muy bonito, y desabrochado hasta la altura del pecho. Sacado del catálogo de primavera de la marca de la que es modelo la escandalosa Kate, el único problema es que el escote blanco que exhibía la ex periodista contrastaba con el maquillaje oscuro de su cara, tal y como observa la revista. No es el caso de la modelo británica, cuyo look en las fotos de publicidad es, lógicamente, impecable: lleva el mismo tono de moreno en la piel que en el resto del cuerpo.

En la portada de DIEZ MINUTOS la protagonista es precisamente Letizia Ortiz: “Al borde de las lágrimas”. La revista dice que la Princesa “se esfuerza por mantenerse alejada del caso Urdangarin”. Me pregunto cómo se esfuerza uno para mantenerse alejado de un cuñado que vive en Washington. Debe ser así: que te dan tentaciones de pasarte por Palma a tirar tomates cuando declara él, puesto no vas; que te dan ganas de irte a los Estados Unidos y pasar por la Casa Blanca, pues mejor que no; y así… La revista explica que “Letizia se emocionó en un encuentro con niños afectados por enfermedades raras”. Dentro, en el pie de foto, volvemos a su atuendo: “La Princesa eligió un look muy sobrio, con camisa y cartera de Mango, para presidir el acto central del Día Mundial de las enfermedades raras.

Iñaki y Cristina, “de vuelta en Washington”, completan la oferta en la cubierta en Semana. Por cierto, fíjense en que Iñaki ya cuida su look mucho más que cuando salió por patas: se ha echado un asesor que debe cobrar un dineral y ahora le vemos de traje, elegante. Mucho mejor.

En las revistas aparecen varias noticias muy televisiva: Ricardo Gómez, el Carlitos de Cuéntame, ha iniciado una relación con una compañera de clase. No entiendo por qué en Diez Minutos en la fotografía que manda en la página vemos al chaval sólo, mientras que el beso con la chica, que es la noticia, queda en un pequeño recuadro. El actor, que cumplió 18 años el pasado 25 de febrero, sale “comiéndose” a su novieta, muy efusivamente. El paseo del cantante Sergio Dalma con su novia y una especie de publirreportaje con Joaquín Torres, arquitecto de los famosos, completan junto a Isabel Preysler la portada de esta publicación.

Otra estrella de la pequeña pantalla en las páginas cuché: Olivia Molina,que se halla en su cuarto mes de gestación, está rodando Luna, el misterio de Calenda, donde Belén Rueda interpreta a una madre coraje con un hijo adolescente que padece una enfermedad degenerativa, informa Lecturas. “Me siento una privilegiada por poder seguir trabajando embarazada”, ha dicho.

Y más televisivos: Ana de Armas y Marc Clotet se reencontraron en el aeropuerto y se besaron con ganas delante de las cámaras, fotografías que recogen todas las revistas y que desmienten, por sí solas, todo rumor sobre su situación sentimental.

Pero la gran exclusiva de Hola es la crónica de una separación anunciada: Colate, desde Miami, rompe su silencio y vende su ruptura a la revista que, una vez más, nos entrega una magnífica entrevista pagada. El marido de Paulina Rubio (aún no han iniciado los papeles de divorcio) dice: “Hablo porque lo necesito” y asegura: “He sacrificado todo lo que tenía en esta vida por esa relación”, y añade: “Al dejar de lado mi trabajo y con la situación económica mundial, estoy pasando muy malos momentos”, pero, matiza: “No he recibido ayuda ni de mi mujer ni de nadie”. Colate confiesa que la situación matrimonial era difícil ya desde antes de que naciera el hijo de ambos, y reconoce que ésta es “la decisión más difícil” que ha tomado en su vida. Confirma que hace meses que no está con la madre de su hijo: “Hacemos vidas separadas desde noviembre” y, por supuesto, dice eso de “no ha habido terceras personas”. Él se lo pierde. O ella. O los dos.

Justo a continuación de las páginas que ocupa Colate, Hola coloca un reportaje de Paulina, que luce figura y bikini a sus 40 años, en el puerto de Acapulco. La mexicana da un concierto allí el próximo 17 de marzo, inicio de su nueva gira.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba