Las increíbles memorias de Obregón, el anillaco de compromiso de Carbonero y el partido de tenis de 'Mamá Pantoja' y Paquirrín

Ana Obregón dice que se ha hecho un saloncito para leerse los guiones, que está escribiendo sus memorias y cree que su hijo ha salido a ella, que es mujer de pocos amores… Patricia Conde anuncia boda en su blog y Carbonero luce anillazo de pedida. Paquirrín y su madre juegan al choni-tenis en Tenerife y puede que haya vídeo del acontecimiento.

Los Obama, a diferencia de nuestros ejemplares euroreyes, tienen que presentarse (al menos él) a las elecciones si quieren seguir en su democrático trono. Eso implica que, entre sus coqueteos con la prensa, los inquilinos del Ala Oeste incluyen generosos posados, con el fin de sembrar para cosechar votos dentro de unos meses. Por eso, la revista norteamericana People ha conseguido la semana pasada entrar en la sala de recepción (la Sala Oval Diplomática) de la Casa Blanca y fotografiar a Barack y Michelle muy acaramelados. La entrevista, firmada por el propio editor de People, Larry Hackett, es correcta, amable y previsible, pero no por ello carente de interés. En España, los derechos, que estaban de oferta, los tiene la revista HOLA, como es lógico, gracias a la cual, quienes no lean la publicación estadounidense pueden disfrutar del regalo. Por si hubiera algún ingenuo en el planeta Tierra dispuesto a discutir mi teoría sobre las razones por las que el presidente norteamericano y su esposa conceden sonrisas y declaraciones, aquí va el titular que firma la primera dama: “La meta es seguir peleando por las cuestiones que importan, y tener a este hombre (su hombre, junto al que aparece abrazada) en el cargo durante otros cuatro años, porque es … mi presidente”. Sin embargo, y a pesar de tratarse, en teoría, del hombre más poderoso del mundo y su mujer, Hola, que dedica siete páginas al reportaje, no lleva el tema a portada, ni siquiera una pequeña llamada.

Marta Ortega es la culpable. La heredera de Inditex desplaza al presidente de los Estados Unidos y a su mujer de la primera página. No en vano, es la hija de Amancio Ortega, que no sé si es tan poderoso como Barack, pero desde luego es infinitamente más rico. La boda de la Zarina y su flamante jinete, Sergio Álvarez, ocupa la cubierta, que completan los Goya, la angustia de la Familia Real holandesa tras el grave accidente del príncipe Friso, y una exclusiva de Ana Obregón que es un el monumento definitivo al Photoshop.

Por cierto, que Isabel Preysler, también muy retocada, de archivo, declara en Hola, por si algún malpensado dudaba de que Chábeli hubiera dado a luz (“personalmente”) a la pequeña Sofía: “Christian me mantuvo informada por teléfono durante el parto”. Y añade: “Luego me llamaron él y mi hija para decirme que era una niña preciosa”. No es que yo pretenda quitar credibilidad a Lady Porcelanator, pero, señora Preysler, hoy en día, más que decir que la niña es “preciosa”, lo que se estila es poner la foto en su móvil, instantáneamente, y hasta colgarla del Twitter si eres un poquito Guti. Ya no hace falta comparecer in situ para ver a la nieta.

Y hablando de comparecer, me viene a la cabeza que, a pocos días de la visita al juzgado de Palma del yerno de Rey, la revista “oficial” de la realeza, que no es Point de Vue, apenas da importancia al asunto, aunque se trate de un hecho histórico, y soluciona el tema con un breve, media página interior. Lo entiendo si no tienen nada que aportar a lo ya publicado por otros medios, pero, con ese criterio, puedo contar una docena de temas que tampoco aportan gran cosa y que ocupan mucho más espacio con menor relevancia. Pero para eso está la libertad, sagrada, de los responsables de la publicación.

SEMANA, que sí considera el asunto Urdangarin, igual que Lecturas y Diez Minutos, como tema de portada, también escoge como principal motivo de su cubierta a Marta Ortega. Aquí la fotografía principal es de la novia sola, mientras que en Hola se la ve en el coche junto a su padre. Hola sacrifica la comercialidad de un primer plano de la joven en favor de la presencia del padrino, sin duda para resaltar que la noticia reside en el hecho de que es la hija de la séptima fortuna del mundo quien contrae matrimonio. Isabel Sartorius, el ya citado Iñaki Urdangarin y Silvia Abascal son los otros temas de cubierta para Semana.

El segundo hijo de la reina Beatriz se debate entre la vida y la muerte en el hospital después de que se le viniera encima una avalancha mientras esquiaba. El dolor de la soberana holandesa, fotografiada junto a su nuera, y esposa del príncipe Friso, es valorado en Hola y también en Semana como el segundo asunto más importante, por detrás de la boda de la hija del dueño de Inditex. Aunque la mayor parte de la población ignoraba (o ignora), la existencia del accidentado, la historia personal de Friso es como para hacer un biopic, después de que se casara, por amor, y renunciando por ello a sus derechos sucesorios, con la ex novia del capo mafioso más terrible de Holanda, ya fallecido.

Mientras Santiago Segura, en su admirable monólogo en la Gala de los Goya, decía que había que reconocerle al menos el mérito de haber puesto a trabajar a Paquirrín, la troupe Pantoja estaba de vacaciones, motivo suficiente para volver a ver a esta gente, que regresa a las páginas de Hola. El estilismo megachoni que lucen todos en Tenerife contrasta con la limusina negra de aires Vip que les trasladó al hotel Bahía del Duque, uno de los más lujosos de la isla. Isabel viaja con sus hijos, su sobrina Anabel y Jessica Bueno. En las fotografías exclusivas que exhibe la revista en páginas interiores se incluye un partido de tenis, nada que ver con las imágenes de Rafa Nadal y Bar Refaeli para Sports Ilustrated, entre mamá Panto y su hijo. El resto de la familia se apartó mientras peloteaban porque, con buen criterio, intuyeron que Isabel y Kiko con una raqueta cada uno tienen más peligro que un tiroteo en un ascensor. Me dicen que hay vídeo del evento, pero que de momento no ha visto la luz porque lo ha retenido Hola. Me apuesto un kilo de queso a que si llega a Youtube batirá records. Por suerte, les hizo un tiempo horrible y tuvieron que renunciar a bañarse en el mar o la piscina, con lo cual, esta vez no tenemos que ver a Kiko en bañador, aunque, hay que decir que está hecho un galán, que colma de atenciones y besos a no novia. De boda, no sabemos nada nuevo.

No es el caso de Patricia Conde y su guapo millonario: la ex presentadora de Sé lo que hicisteis ha publicado en su blog que contraerá matrimonio con el mallorquín Carlos Seguí: “Después de año y medio juntos, estas navidades pasadas, mi novio me pidió que me casara con él y, por supuesto, le dije que sí. Es el hombre más bueno que he conocido jamás”. La ex de Dani Martín no dice nada de fechas pero Hola pone que “todo apunta” a que se celebrará este verano en Mallorca, donde reside en empresario.

Pero la joya de Hola es, otra vez, un personaje clásico: Ana Obregón. La noticia, aderezada con un reportaje gráfico cargado de buen gusto y Photoshop extremo, realizado en su renovada casa de La Moraleja, y cuyo medido estilismo no está firmado esta vez por la mujer de Alessandro Lequio, es que la estrella de series de culto, como Ana y los Siete, está escribiendo sus memorias. Esta singular mujer (¡Oh, sorpresa!) dice que “dará mucho que hablar”. Me muero por un adelanto de su autobiografía, de verdad, pero mientras tanto podemos entretenernos con alguna de sus perlas. (Yo no puedo evitar recordar a la Bette Davis de ¿Qué fue de Bay Jane?, papel que nuestra Ana bordaría tanto en teatro como en cine). Por ejemplo, Anita dice que ella y sus hermanos, de pequeños, tenían cuarto de juegos, pero que no les dejaban estar en el salón, en una casa que contaba con ¡2.000 metros construidos! “¿La de Somosaguas?”, pregunta el entrevistador, “No, la de Miami”, contesta ella. Luego explica que le ha devuelto los muebles a Lequio (de quien dice que le ha decepcionado), que eran antiguos, y pertenecían a su palacio romano de Torlonia. Ahora Ana quiere un estilo más moderno y minimalista, aclara: “Incluso estoy regalando cuadros a todo el mundo”. Dice: “He hecho dos salones; uno más pequeñito, con chimenea, donde me leo los guiones…”.

Luego desvela que le ha hecho una especie de suite a su hijo Álex (que ahora vive y estudia en Estados Unidos) “para que se sienta muy a gusto y no se marche de casa hasta los 30 años”. El entrevistador le dice que no sabe si podrá conseguirlo y ella contesta: “Pienso que sí. Tal y como está el paro, creo que las madres vamos a tener a los hijos en casa hasta los 30 ó los 35 años”. Luego comenta que le ha recomendado a su hijo que aproveche ahora y se eche “cantidad de novias”, porque, según ella, cuando tenga una de verdad deberá respetarla y tratarla como a una princesa. Entonces le dicen a Ana que el chico no es de salir con muchas, a lo que ella apostilla: “No, para nada, en eso ha salido igual de romántico y tonto que su madre. Tenía que haber salido a su padre”. Luego le preguntan si con la edad el físico ha pasado a un segundo plano ya y ella dice que eso no le preocupó “ni con 20 años”. Con dos bemoles. Más abajo, después de afirmar lo de que es mujer de pocos hombres, va y se pone: “Me han roto tantas veces el corazón, y he conocido tantos tipos de hombre, que los hombres de verdad, los que han dejado huella, no pasan de seis o siete”. (¿Quién será “o siete”?). Luego la cosa empeora, cuando empieza a hablar de su relación con novios jóvenes, y la experiencia que ella les ha aportado, pero para eso tendréis que comprar el Hola.

DIEZ MINUTOS, aparte de los Goya y Urdangarin, lleva como tema principal de portada a Arantxa Sánchez-Vicario: “Obligada a defender a su marido”. También resalta la publicación la situación de Colate, que aparece con su hijo en brazos “pese a los impedimentos de Paulina Rubio”, dice la publicación. Pero lo curioso es que, una vez dentro, rebusco en las páginas de la revista y no encuentro ningún reportaje que respalde el titular de portada, es decir, que en ningún momento se habla de que la cantante mexicana haya puesto “impedimentos” a su todavía marido para estar con el hijo de ambos. Lo que se ve, igual que en Hola (que ni siquiera comenta la separación de la pareja), es a Colate y el pequeño jugando en Miami con Carolina Cerezuela. Por cierto, que esta semana, es Diez Minutos la revista que nos brinda, una vez más, los apartados de “Volcado en” y “Se refugia en”, en los cuales tenemos precisamente a Colate, “volcado en su hijo sin Paulina” y “se refugia en otros españoles”.

LECTURAS remarca la reaparición pública de Silvia Abascal en los Goya y le dedica su portada. Los premios del cine se han valorado de manera muy distinta en las primeras páginas de las cuatro revistas, aunque todas invierten gran parte de su oferta en la gala. Mientras que Lecturas y Semana se han fijado especialmente en la vuelta de la actriz tras sufrir un ictus, Hola resalta a Coronado y Elena Anaya, los triunfadores de la noche, y Diez Minutos opta por una pasarela de vestidos en la que, eso sí, está Silvia Abascal.

Lecturas se ocupa del asunto de las prótesis Pip de Belén Esteban. En media página interior, la revista recoge las declaraciones de la de San Blas sobre sus pechos de silicona: “Es como tener una bomba de relojería”. Al parecer, sus implantes tienen ya más años que el candado de una Mobilette y, aunque no se le han roto, parece que va a provechar todo el lío para hacerse la I.T.V. y, suponemos, que, en torno al restyling, montará un pack de portadas y platós muy nutritivo para su cuenta corriente.

Y, siguiendo con grandes estrellas: Scarlett Johansson es otra protagonista de las revistas esta semana. Ninguna de ellas, que yo haya visto, repara en que la actriz ha cogido unos kilos. Luce bikini en las playas de Hawái, donde ha pasado unos días junto a su nuevo amor, el publicista Nate Naylor, otro que tampoco parece hacerle feos a la prota de Lost in translation, con michelín delantero muy prominente y una preciosa celulitis, a tenor del aspecto que presenta su joven piel, con más hoyos que el Masters de Augusta.

Sara Carbonero, en SEMANA, aparece con un anillaco de compromiso. Se trata de un solitario de Cartier valorado en 3.000 euros que le compró Íker Casillas por su cumple el pasado 3 de febrero. No sabemos si esto significa que la periodista de Tele 5 y Cuatro tiene boda a la vista pero el nombre de la joya, por si aporta, es Solitaire Déclaration D’Amour, en francés, que dan ganas hasta de doparse.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba