La no boda de Sara e Iker, y la misteriosa ausencia de Corinna, la amiga del Rey, en el corazón de la semana

DIEZ MINUTOS da la gran exclusiva: Telma Ortiz se casa el día de San Fermín. Su novio, el hijo de un político navarro del PP, y muy amigo de su hermana Letizia, se lo pidió hace tres semanas durante un romántico viaje a Asturias. En la información, firmada por Rosa Villacastín, se asegura incluso que la novia vestirá un diseño de Felipe Varela, el modista de cabecera de la princesa. De llamada de portada llevan a Álvaro Fuster, en este caso, amigo de don Felipe. Álvaro se pasea por Londres con su mujer buscando ropa de premamá. Completan la portada el hijo de Ortega Cano, que se ha hecho pintor de brocha gorda, y Anabel Pantoja, quien, junto con su novio Xexu, ha desplazado al Rey, a su amiga Corinna, a la Reina y a los príncipes de Asturias hacia páginas interiores.

LECTURAS se monta el típico reportaje sobre los futuros reyes de España para armar su tema de portada: “Así viven los príncipes su día a día”, titulan. La alfombra roja del Festival de Cine de Málaga y el supuesto romance entre Fran Rivera y Lolita (hace millones de años) completan la oferta de la revista.

Por cierto que, según dijo Joaquín Prat en el programa de Ana Rosa el pasado miércoles 25, Sara Carbonero e Iker Casillas no se casan. Prat se encontró con la periodista en maquillaje de Tele 5 y ella le desmintió la noticia que fuera portada de Lecturas hace unas semanas. “Te autorizo a decir que no es verdad, que no me caso y que no hay boda, que se lo han inventado”, parece ser que le comentó Sara a su compañero. Lecturas aseguró con total rotundidad que el portero del Real Madrid y su novia contraerían matrimonio el próximo mes de Julio, y luego publicaron otra portada en la que insistían y titulaban: “Desvelamos el lugar del enlace”, añadiendo detalles inconcebibles para una noticia que no lo es. Esperemos que la semana que viene la publicación que dirige Luis Pliego sepa estar a la altura del Rey, y pedirnos disculpas a todas las lectoras que compramos las revistas para leer lo que prometían. Por cierto, que el dinero obtenido gracias a los cerca de tres cientos mil ejemplares que vendieron entre las dos semanas, cuyas portadas eran una mentira, o al menos una pifia, podrían devolverlo o donarlo.

HOLA, que por cierto se apresuró a desmentir en su página web la supuesta exclusiva de Lecturas, coincide con esta publicación en portada, y recurre esta semana también a nuestra futura reina en estos tiempos de turbulencias de sangre azul. Lleva a su primera página este insípido peloteo con aires de publirreportaje: “La princesa de Asturias, brillante en su papel. Centro de todas las miradas en una semana de grandes retos”, dice la publicación. Pero si alguna de los dos millones largos de lectoras de Hola quiere ver a la princesa Corinna, que se cambie de revista, aunque a veces digan alguna mentirijilla. ¿Qué es peor en este tipo de prensa: que te engañen o que te aburran?

Una exclusiva de Norma Duval, que va a ser abuela, y está “encantada”, un reportaje con Patricia Rato y Mar Flores, y la vuelta a casa de Miguel Boyer, tras su recuperación, completan su primera página. El gran documento gráfico de la semana es precisamente la primera fotografía del ex ministro a la salida del hospital, un auténtico éxito periodístico de las agencias Target y Código, y de esta revista que, como todo el mundo sabe, es la que mejor paga.

SEMANA es la publicación más valiente en esta ocasión, y la única que actúa con la lógica de la actualidad. Por eso, lleva a su portada a Corinna, “la princesa de la que todos hablan”, con un primer plano de la verdadera protagonista del mes, calado con otra fotografía en la que la aristócrata germana sale besando al Rey en un saludo durante un acto público. La Gran Gala del Festival de Málaga y el papel de Letizia “frente a la tormenta” completan la cubierta.

En páginas interiores, Semana recoge la visita relámpago de Silvia de Suecia a la Reina de España. Este reportaje esconde en alguna medida un trasunto de reinas unidas por el hecho de que sus maridos, Carlos Gustavo y Juan Carlos, se han visto envueltos en escándalos con otras mujeres. Recordemos que el rey de Suecia también pidió disculpas en una ocasión después de que le pillaran en lugares de alterne, para disgusto de su mujer. Por cierto que, según podemos ver en páginas interiores de Semana, Corinna conoce a Urdangarin, con el que aparece, en la misma foto, en unos premios Laureus, en 2006. También dice esta revista que la amiga del Rey compra collares y otras fabulosas joyas, como un espectacular collar de no sé qué piedras de la leche que perteneció a la condesa de Romanones. A mí los premios Laureus siempre me parecieron un negociete de gran nivel, de esos galardones que se inventan para que gente muy importante y/o listilla se forre más que por el noble propósito de aplaudir la labor de los deportistas premiados. Ahora que veo por ahí a Urdangarin y a esta señora todavía me huelen peor. Yo investigaría los premios Laureus, de cuyo comité, por cierto, forma parte la princesa Corinna.

En Semana leo que Carmen Lomana ha declarado: “El peor insulto es que te digan que no trabajo”. La empresaria protagonizará su propio reality en MTV. Pero tiempo para fiestas y para ir a Carmen Navarro, en su coche con chófer, a que le toquen la carita, no le falta…

Las reinas de las mañanas, Sussana Griso y Ana Rosa, cultivan amistades importantes: la primera se fue de compras con María Zurita por la Milla de Oro madrileña y la segunda acudió con María Porto, la mujer de Álvarez Cascos, a una exposición de arte organizada por ésta en El Corte Inglés. Mientras, otra reina del periodismo, Concha García Campoy, dice en todas las revistas: “Estoy cerca del trasplante”. Todos estamos cerca de Concha.

Romina Belluscio y Guti aparecen por todas las revistas y van y se ponen: “Estamos encantados”. Y Borja Thyssen, también compartido en varias publicaciones, insiste en su peñazo de discurso: “No echo de menos a mi madre, ya no es la de antes”. Ni tú, ¡qué narices!

Lo de la calle para Eva González también ha sido recogido por el cuché. Lo de ponerle el nombre de la novia de Cayetano Rivera a una vía pública, por muy guapa que sea esta modelo sevillana, me parece una paletada más bien rancia, y puede llevar a más de uno a que diga un día: “Estoy en Eva González” y que otro le responda: “A qué altura”. Es el peor chiste de mi vida pero no he podido contenerme.

Lydia Bosch y sus pleitos maritales también ocupan algo de espacio en las revistas. En Diez Minutos Lydia fue portada hace días porque había una esperanza a su favor en sus juicios con su ex, pero en esta ocasión, ahora que un juez le impone a ella la muy interesante obligación de devolver todos los muebles que se llevó de la casa de su ex en dos semanas, la revista le dedica un breve. ¿Qué opinará de esto Alberto, su ex? ¿Qué criterio lleva una noticia a la portada, como tema más importante de la semana, y a la siguiente, otra información, de la misma índole y protagonizada por la misma actriz, a ponerla en un inmundo breve?

Por cierto que las disculpas del Rey ocupan un reportaje interior en Diez Minutos, que titula: “11 palabras para la historia”. La revista reconoce así la incuestionable importancia de las excusas públicas de don Juan Carlos. Sin embargo, no lleva el asunto a portada. De hecho, esta semana no aparece ningún miembro de la Familia Real en la primera de esta publicación (Telma es hermana de Letizia, pero nada más). Supongo que si Diez Minutos hubiera existido el día que Cristóbal Colón llegó a América, hubiera titulado el reportaje interior así: “Una palabra para la historia: ¡Tierra!”. Pero no se lo habría llevado a portada. Tal vez sí a los hermanos Pinzones. Tal vez Rosa Villacastín hubiera entrevistado a Rodrigo de Triana, pero en páginas interiores.

Por cierto que, para esta revista, la princesa Corinna (portada en Semana) apenas ocupa aquí un recuadro interior, bajo el eufemístico título de “la amiga más cercana de don Juan Carlos”. Vuelvo a preguntarme cuál es el mecanismo periodístico según el cual una amiga del Rey, causante de uno de los escándalos más importantes de la actual monarquía española en toda su historia, no es, salvo en el caso de Semana, la noticia más importante de unas publicaciones que se supone tienen como señas de identidad los amores de las realezas y los famosos.

Otro de los grandes temas de las revistas de esta semana es el ya comentado asunto Fuster, el amigo del príncipe. Para Diez Minutos, este tema sí merece portada. El posible embarazo de Álvaro Fuster y Beatriz, casados hace apenas un mes, tiene morbo porque, según deduce la publicación, con lógica, y como han sido fotografiados en Londres comprando ropa premamá, y como además en las instantáneas ella se toca la tripita, “podrían estar esperando su primer hijo”. Eso es como decir que se casaron de penalti, y que en esta ocasión no lo tiraron ni Messi ni Ronaldo ni Sergio Ramos, sino el íntimo del príncipe Felipe. La misma información sobre Álvaro Fuster y Beatriz Mira en Hola viene titulada así: “Sorprendente visita a varias tiendas premamá en Londres”.

Una de las noticias más pintorescas de la semana, también merecedora de ocupar un lugar en las revistas, y un trozo de la portada, en el caso de Diez Minutos, llega de la mano del hijo de Ortega Cano. La noticia es que el joven ha encontrado trabajo. Tal y como está el tema, hay que reconocerle al hermano adoptivo de Rociíto Carrasco el mérito: se ha metido a pintor de brocha gorda, y parece que hace chapuzas por la zona de su pueblo junto a un amigo. El chaval, de 18 años, que se había ido de casa de su padre (aunque creo que ha vuelto ya), pronto comprenderá, siendo quien es, y pagando lo que se paga en ese oficio tan honroso, que lo mejor es ir a televisión a contar lo que sea, meterse en algún reality o posar para alguna exclusiva. Yo lo ficharía pero no quiero dar ideas. De momento, vive un romance prohibido (al ex matador no le agrada la relación) con una treintañera marroquí (casi le dobla la edad) que le está cambiando semana a semana y que tampoco me extrañaría que apareciera por algún medio tarde o temprano.

Y hablando de cachorros metidos a estrellas, Kiko Rivera y su bronca con Tele 5 ocupan dos páginas en Diez Minutos. Recordemos que después de que Sálvame de Luxe invitara al ex representante del hijo de Isabel Pantoja, Paquirrín se vino arriba en Twitter y aseguró que no seguiría en “Tú sí que vales”, además de poner “mierda para todos los que trabajan en Sálvame” . Desde el programa, y con la comprensible ironía, contestaron eso de: “No sé qué haremos sin él en la cadena…”. Lo cierto es que han bajado las acciones de Mediaset.
Mónica Martín Luque, que vendió la separación del sobrino del Rey, Fernando Gómez Acebo”, y luego volvió a vender la reconciliación con él, aparece en Diez Minutos diciendo ahora que no ha habido reconciliación. Esta mujer es como un reloj parado: al menos en algún momento del día tiene que decir la verdad.

Diez Minutos publica en exclusiva las primeras fotografías de Adriana Abascal, caracterizada para su papel de una exigente profesora francesa de ballet clásico, en Dreamland, una especie de Fama a la española que se rueda en un colegio a las afueras de Madrid. La serie que podría haber adquirido Mediaset cuenta la lucha de un grupo de personas para alcanzar su sueño en una escuela de talentos, según explica la revista. En el reportaje, firmado por la propia productora encargada del proyecto, Dreamland Comunicación, dicen que la polifacética mexicana, que ya hizo sus pinitos en telenovelas, está “muy ilusionada por volver a ser actriz”. Eso ocurrió antes de los multimillonarios matrimonios de la impresionante miss de Veracruz con los que fueran presidentes de Televisa o Telefónica.

El furor mexicano continúa con Paulina Rubio. La ex de Colate aparece en todas las revistas paseando muy acaramelada por Miami, de la mano, con un chico de pelo rizado, más joven que ella. Sin duda le está sirviendo de consuelo en estos difíciles momentos que suceden a cualquier separación. Colate, por cierto, ha sido fotografiado junto a Eugenia Martínez de Irujo estos días. El ex de la cantante mexicana vivió una relación íntima con la hija de la duquesa de Alba hace años y quedaron como amigos. Pero no hay roce, que sepamos.
“María José Suárez vive su particular pasión turca”, titula Diez Minutos un reportaje de la miss y su novio por las calles de Estambul. Dice la revista que la modelo y el jinete Fernando Sada han protagonizado “imágenes que nada tienen que envidiar a las que describía Antonio Gala en su libro”. No seré yo quien contradiga a la revista, ya que ignoro por completo los detalles escabrosos de las relaciones íntimas de esta pareja, pero en su día me leí, en dos noches, la obra del escritor de Ciudad Real, cordobés de adopción, y… Bueno, voy a abandonar este jardín el que estaba a punto de meterme.

En el apartado de “Se vuelca en…”, nos encontramos a Paulina, quien, según Semana “se vuelca en su trabajo y en su hijo” (y en un novio nuevo…). Eva Longoria, también según Semana, “se vuelca” en el rodaje de los últimos episodios de mujeres desesperadas, y pasa sus ratos de ocio con el reconciliado Eduardo Cruz, con quien llevó al zoo al bebé de una amiga: “Ensayan como papás”, dice el titular. Hola dice que Isabel Sartorius “se vuelca en la promoción de su libro”. Seguramente habrá más “volcados en” pero me da pereza buscarlos. Por cierto, si te lees las revistas y encuentras uno por favor twittea a @vertele.

Y en el apartado de “quién es y por qué sale en la revista”, tenemos esta vez en Semana a Fernando Manso. Si quieres concursar con nosotros, sólo tienes que enviar al Twitter de @vertele la respuesta y decir en menos de 140 caracteres quién es ese señor y por qué está en las páginas de una publicación como Semana. ¡Puedes ganar un montón de followers!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba