"Urge un cambio de estilismo en los Pantoja, y el reality de los Iglesias-Preysler a lo Alaska y Mario"

LECTURAS insiste en su gran exclusiva: la boda de Sara Carbonero con Iker Casillas llega este verano. Ni la periodista ni el portero han desmentido el enlace, aunque tampoco lo han confirmado. Sin embargo, la revista da tantos detalles que resulta inverosímil pensar que una publicación de esta solera no esté convencida de lo que dice. La revista afirma rotundamente que se casan en la finca Montealegre, cerca del pueblo toledano de la novia. Y da detalles de los invitados, que cifra en 900. Apuntan también que es posible que sea una ceremonia civil, ya que el madridista no está bautizado. Fijan el precio máximo del menú en 114 euros por persona. Entre los afortunados que estarán en el fiestón, Lecturas incluye a Paula Echevarría y Bustamante, Rafa Nadal y su novia, a la selección española de fútbol y a medio Real Madrid, a Fernando Alonso, a Santiago Segura… Por supuesto, que sepamos, ninguno de estos ilustres famosos ha dicho una palabra al respecto. Vamos, que Lecturas lo tiene muy claro o esto más que una información sería periodismo-ficción.

En DIEZ MINUTOS, igual que en Semana y en Hola, dicen que los Carbonillas ni confirman ni desmienten lo de su boda, mientras que Lecturas adelanta todos los detalles del enlace, con ese amplio reportaje sobre el lugar donde se celebrará. Está claro que Lecturas se fía de su fuente y que si finalmente aciertan, los demás están a por uvas. Ahora que como al final no se confirme… ¡A ver si les van a retirar la licencia!

Diez Minutos no se aventura como Lecturas y prefiere contar lo que ha ocurrido en lugar de lo que va a ocurrir. Por eso se ocupan de Isabel Pantoja, que decora la portada con su siniestra tristeza crónica. La revista cuenta lo mal que lo ha pasado la tonadillera con la serie que Tele 5 ha emitido (luego sacan a Eva Marciel, la actriz que ha interpretado su papel, entrevistada en páginas interiores). Esta Isabel Pantoja, esta mujer, esta viuda de España, amiga de Encarna Sánchez y de María del Monte, ex novia del corrupto Alcalde de Marbella, artista antigua ya, pero que llena teatros hasta con gripe, es una tristeza andante, un canto a la amargura. Yo la veo peor que cuando murió su marido. Su situación procesal y económica (por la que le puede caer), que su madre esté ya mayor, la humillación permanente a la que le está sometiendo Tele 5 (ahora entrevistan a Julián Muñoz), la cadena para la que se ha visto obligada a trabajar, tener un hijo tan poco modélico, y una vida de pareja inexistente, son cosas terribles que le ha tocado soportar, pero hay un detalle importante que no se justifica: la pinta que lleva siempre. Hay que cambiarle el estilismo a Isabel Pantoja. Hay modos mucho más dignos de llevar un resfriado. La coleta, la manta esa que se echa encima, las gafas demodés, ese peinado coletero… Esta mujer es mal fario. A todos los que tuvieron el coraje de empezar el 2012 con esta señora deseándoles suerte, que se atengan a las consecuencias. Por cierto, Jessica y su hijo tampoco visten bien.

Yo a ésta miss la liaba con Mario Vaquerizo, que la iba a llevar vestida como a una modernaza. Y seguro que a Alaska ni le importa. Los Pantoja, si no cuela lo de Vaquerizo, a lo mejor podían fichar un personal shopper a medias y que pague mamá. Teniendo Zara, HyM o Top Shop... ¿Dónde se viste Pantoja? ¿En el Decatlón? Yo creo que esta mujer se viste en el Sepu. ¿Dónde habrá un Sepu para poder disfrazarse de Pantoja? Yo creo que ni en Cuéntame.

Cambio de tema: el mejor columnista especializado en corazón es sin duda Ángel Antonio Herrera. Ya me lo dijo Paco Umbral hace muchos años. Y el tiempo le ha dado la razón al enorme escritor que tanto echo de menos en la contra de El Mundo, a diario. Mariñas es más trabajador, y más atrevido, da más noticias y se equivoca más, pero escribe regular tirando a peor. Luego tenemos al director de Lecturas, que mejora día a día. La cuestión es que Ángel Antonio escribe muy bien, pero en su columna de Diez Minutos habla sobre todo de la última portada de Hola, la de Ana Obregón. Algo no va bien si el periodista que cada semana pone el broche de oro a una publicación, acaba hablando de la gran exclusiva de la competencia. Pero claro, ¿de qué iba a hablar? No obstante, reflexionemos.

Ya se pensará ahora hablar de la hija semisecreta de Chábeli en su próxima colaboración. Por cierto, que una de las llamadas de portada de Diez Minutos es una foto de Colate y Ana Obregón (las dos últimas portadas de Hola), que se fueron de fiesta para celebrar el 40 cumpleaños del ex de Paulina Rubio. Volviendo a la columna de Ángel Antonio, en su texto apunta un interesante dato: que la familia del fallecido Fernando Martín está que echa pestes con la autobiografía de la fantasiosa Ana Obregón, y con el hecho de que la bióloga y actriz, y escritora, airee el amor que compartió con el jugador de baloncesto. En el entorno del deportista desaparecido dicen, según Ángel Antonio, que el verdadero amor de Fernando fue Blanca Suelves. Pero ésta no es de hablar, así que yo sugiero que vayan todos a ver a Anne St Germain (Ana Obregón ya sabe cómo funciona eso), donde, además de llevárselo muerto, a lo mejor puede que resuelvan el asunto. Además, creo recordar que Fernando Martín hablaba inglés muy bien. Estuvo en la NBA.

En la multitud de temas compartidos por todas las revistas, destacan esta semana las fotos del ex presidente del Gobierno, de escapada romántica, en zapatillas, por la ciudad de la luz. Sí, las revistas comparten esta semana a Zapatero y su mujer, de compras por París. Lo que me parece más comentable de esto es que se vayan allí a comprar en Zara, porque José Luis lleva una bolsa de Zara, con lo pesado que es cargar bolsas por los aeropuertos. Este hecho, sin aparente importancia, resume la gestión de Zapatero en sus ocho años de gobierno: él se va a París a comprar a Zara. Total, hay más Zaras aquí, ¿no? Un dato más: si la bolsa es de Zara, la ropa que llevan no es para sus niñas góticas. Para eso, mejor que vayan a Camden Town, en Londres.

Otro compartido que vemos aquí y allá es el ex duque de Lugo, que celebró con sus hijos el Día del Padre. La revistas le comparten a él; y él comparte a sus hijos con doña Elena. Antes que nada: ¿Es que Jaime de Marichalar no tiene a nadie que le diga que los coloridos pañuelos que lleva anudados al cuello no le hacen ningún bien? ¿Es que no tiene otra manera de hacernos creer que es un tío con estilo? Al menos, en los funerales no se lo pone, como en el de la condesa de Ofalia, que sale en Hola. Por cierto que la hija mayor de los reyes dejó disfrutar a Jaime con los niños y se marchó a esquiar a Baqueira Beret. Insisto: ¡Qué bien llevan la crisis algunos!

Chábeli aparte, lo que más me pone de Hola es el tándem Palomo Linares y su ex mujer, cada uno con su ligue en una esquina de la portada de Hola. Son como ligues compensados. Marina Danko ya ha sustituido al torero que ha sido el hombre de su vida hasta hace poco. Ha sido con su primo, un piloto de aviación con el que parece llevarse más que bien. Se les ve tan románticos en Venecia. ¡Qué suerte el fotógrafo que les pilló en la ciudad de los canales! ¿O es que alguien le avisó y se ha llevado parte de los 75.000 eurazos que Hola ha pagado? Tampoco estaría mal, así ya se puede una pagar viajes románticos. Aunque, pensándolo mejor, si éste es piloto, tendrá los viajes gratis, digo yo. Lo de Sebastián Palomo es con una joyera, otra joyera, pero ya le habíamos visto, y además… ¡No están en Venecia!

El exclusivón de esta semana en HOLA es Chábeli, que nos presenta a la hija que tuvo en modo embarazo secreto. Veo que para sus padres, sobre todo para Julio Iglesias, tener nietos no es como para todo el mundo, porque siguen sin ir a ver a la nena. Será porque entre unos y otros son miles. Entre maridos, ex maridos, hijos, nietos, hermanos y tal y cual, podían hacer un reality, que ríete tú de los Vaquelaska. Pero, aun así, aunque sean tantos los Iglesias Preysler, ¿qué abuelo o abuela, con posibles, no viaja lo que haga falta para conocer a una nieta y estar con su hija recién parida. ¿Recién parida? Bueno, ya ha pasado un tiempo. ¡Tanto más! Todavía en el caso de mamá Preysler, que está a los pies de la cama de Boyer, que está muy, muy, muy malito, se disculpa. Pero Julio, que se puede pillar el avión de su querido hijo Enrique cuando quiera.

Paulina se ha quedado a gusto con la contestación a Colate en el tema del divorcio. También en Hola. La revista da todos los detalles, que yo resumo en que están en pie de guerra y esto no ha hecho más que empezar. Me cuentan que si la batalla por el dinero y la custodia del niño se recrudece podría saltar a la palestra alguna afición impublicable de Paulina que buena parte del entorno de la ex pareja conoce, y que permanece oculta porque nadie está libre de pecado, pero que se tirarían a la cara en los juzgados si hiciera falta… Y también me da la nariz que cuando a Colate se le gaste el dinero de la exclusiva que concedió a Hola podría empezar a desfilar por otros pagadores, para aguantar el tirón hasta que los jueces le den la mitad de la fortuna de Paulina. No lo tiene fácil porque parece que había firmado un contrato prematrimonial curioso. También me cuentan que Paulina, y sobre todo su madre, que se apellida Dosamantes, quieren poner a parir a Colate, pero que les han aconsejado que se repriman. Entre el divorcio y los terremotos andan de los nervios, allá por México.

Para compensar tanto desamor, y tanto movimiento de tierra, tenemos una pareja joven y bien avenida, la bonita apuesta de la portada de Semana. La revista retrata las sonrisas profidén de David Bustamante y Paula Echevarría para celebrar sus siete años de amor. Yo no me acabo de creer tanta felicidad. Ya lo dije con Paulina y Colate (está escrito). No digo que Paula y Busta lleguen a eso, pero yo sé que han tenido alguna gorda. La cuestión es que se conocieron el 17 de marzo de 2005. (Aunque hasta el 22 de julio no celebran su séptimo aniversario de boda). Aun así, es suficiente noticia para Semana como para ocupar la primera página. Probablemente, porque tenía foto y no se les ocurrió nada mejor, y a bajo preci, que está la cosa muy difícil. En Lecturas y Diez Minutos, que recogen el aniversario en páginas interiores, aparece Paula sin tanta sonrisa, como si ese día no hubiera tomado su Activia, o no le hubiera hecho efecto. O algo así.

Completan la oferta de portada de Semana: Terelu con su novio, “su gran apoyo” (para superar el cáncer de pecho del que se está curando), Íker y Sara, que “pasan” de los rumores sobre su boda, y los cuatro delitos que le imputan a Urdangarin: Malversación, fraude, falsedad y prevaricación. O sea, que si le sentenciaran podría hacerse un rosario de condenas, y lo mejor: podremos llamarle chorizo sin problemas.

En Semana aparece una entrevista con la gran Susanna Griso firmada por la Agencia Efe. La presentadora de Espejo público dice cosas agradables, muy previsibles y casi siempre aburridas. Por desgracia, no le han preguntado por su futuro. He echado de menos lo de: ¿Cuánto tiempo piensas seguir aguantando la presión de un programa diario? O esa otra de: ¿Te gustaría hacer un programa semanal que te permitiera llevar una vida más relajada? Pero qué le vamos a hacer. De todas formas, a lo mejor no las hubiera contestado.

En el apartado de “Volcada en…” tenemos esta vez a Carla Bruni, que aparece en SEMANA “Completamente volcada en el cuidado de su hija”. Las imágenes retratan a la primera dama francesa, algo más rellenita y descuidada, llevando al pediatra su hija, a la que da el pecho aún, a sus cinco meses. (O sea, la niña sí que vive volcada en su madre).

Paloma San Basilio vive volcada en las revistas: sigue en campaña por todos los medios porque publica disco, aparece en Semana más natural que la anterior en Lecturas o Diez Minutos. Aquí, el retoque es menos exagerado y el maquillaje es excelente, aunque también parece que tiene su hija Ivana es su hermana. Me alegro por ella, por Paloma, una abuela muy rejuvenecida. Pero si alguien quiere hacerse una idea de la realidad, puede fijarse en la fotografía del reportaje sobre el adiós a Paco Valladares, al que acudió Paloma San Basilio del brazo del actor Pedro Osinaga. Por cierto, que gracias a ese reportaje he podido constatar que la ex presentadora Rosa María Mateo sigue con el actor Miguel Rellán, porque acudieron juntos al tanatorio.

Pero lo mejor de Semana es, sin duda, el chiste de Gallego y Rey, en la página 106, sobre el globo que se cogió la Reina con su real Marido, esta vez en público, cuando don Juan Carlos no paraba de hablar. Vale la pena comprar la revista aunque sólo sea por eso. El talento de Gallego y Rey, cuando están sembraos, es digno de admiración.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba