"La exclusiva de Hola aporta más al Urdangaringate que los Telediarios"

Datos de difusión en quiosco:

Hola baja 6.000 ejemplares (respecto de la semana anterior) con la portada Isabel Preysler y sus hijas

Diez Minutos sube 6.000 (respecto de la semana anterior) con la portada Letizia muy delgada pero sana

Semana baja 1.000 (respecto de la semana anterior) con la portada Iñaki en su peor momento

Lecturas sube 5.000 (respecto de la semana anterior) con la portada Qué come Letizia

La Reina visita a Urdangarin en Washington mientras que el Rey podría darle un toque a su yerno en el discurso de Nochebuena… ¿Discrepancias en la Casa Real?

EMPEZAMOS con Hola, que aporta una información sobre la Reina e Iñaki Urdangarin muy importante. Los telediarios no recogen las noticias que salen en las revistas del corazón porque se supone que eso les desprestigia. Pero desprecian con esta actitud a sus espectadores. Al menos, en ocasiones como ésta: la exclusiva que ha comprado la revista Hola esta semana aporta más información al Urdangaringate que todos los titulares de los periódicos y todas las columnas de opinión, auténticos ríos de tinta que no desembocan en ninguna parte. Las fotografías retratan a la Reina en Washington, visitando a su hija, a sus nietos y a su yerno, su presunto yerno, podríamos decir, pues se comenta que podría alejarse de la Familia Real para no perjudicarla si prosiguen las acusaciones de las que se supone tendrá que defenderse.

El semanario se ha gastado la pasta esta semana en comprar todas las fotografías de todas las agencias para convertir en un reportaje exclusivo esta joya: el apoyo explícito de doña Sofía a su hija, por supuesto, y a un muy cuestionado Urdangarin. No cabe duda de que la reina, sonriente, igual que Iñaki y su mujer, sabía que les estaban fotografiando. O sea, se ha dejado retratar para dejar constancia de que ella sí es, ante todo, la madre de Cristina, la abuela de sus nietos y, mientras no haya más información, la suegra de Iñaki Urdangarin.
Mientras el Rey, con su antifaz, aplaudía en el tenis a los héroes de la copa Davis, acompañado por su hijo Felipe, la abuela griega acudía al rescate de la imagen de los suyos, y pasaba el fin de semana en EEUU, aprovechando que tenía un acto en Nueva York, la gala anual de la Queen Sofia Spanish Institute. Allí, por cierto, entregó varios premios, uno de ellos a Javier Bardem. El arisco actor español, que no vistió el esmoquin exigido en el acto, hizo un comentario públicamente sobre su poca simpatía hacia la monarquía, aunque no rechazó el galardón. Más allá de la libertad del marido de Penélope Cruz de decir lo que quiera y vestir como le parezca, a mí este tío me empieza a parecer un poco cantamañanas. Buen actor, gran actor, pero un cantamañanas.

DIEZ MINUTOS dedica su portada también al asunto. Titulan: “Cristina ve peligrar su matrimonio”. Y matizan que “aunque está muy enamorada, la presión por los dudosos negocios de Iñaki y el miedo a que afecte a la monarquía, podrían perjudicar su relación”. La fotografía de la Infanta que pone esta revista en portada es la de una Cristina seria, podría decirse que preocupada. En Hola, en el reportaje que hemos comentado, Cristina tampoco sonríe; sí lo hacen la Reina y Urdangarin.

Apunta Diez Minutos en páginas interiores un dato interesante: es posible que el Rey haga una referencia en público al asunto de su yerno. Y, según la revista, podría ocurrir incluso estas mismas navidades, incluso en el mensaje televisado del Rey, el día de Nochebuena. Más allá de la tesis de Diez Minutos, imposible eludir la pregunta. ¿Habrá referencias del Rey sobre este tema? ¿Puede el Rey mirar hacia otro lado? ¿O llevará las gafas de Caiga Quien Caiga todavía el día 24?

Bromas aparte, resulta muy llamativo que periodistas cercanos al Rey hayan explicado que su Majestad estará siempre al lado de la justicia si se llega a imputar a su yerno, y éste es condenado (Diez Minutos habla de hasta 15 años de cárcel) y que la Reina visite Washington en estos momentos y se deje hacer fotos de cena con Urdangarin. ¿Estamos ante una visible discrepancia de la Reina y el Rey, visible digo a través de las revistas y los medios? ¿Qué se habría dicho si el que hubiera visitado a sus nietos, a su hija y a Iñaki en Washington hubiera sido el Rey?

SEMANA coincide con Diez Minutos. Dedica también la primera a Cristina de Borbón y titula: “El difícil papel de Cristina”. El subtítulo es: “Entre el deber y el amor, se enfrenta a la delicada situación de Urdangarin”. En la fotografía que propone Semana vemos a una infanta entre sonriente y preocupada.

También recoge esta publicación la entrega de premios que presidió la Reina en Nueva York. “Como madre y abuela”, dice la revista, “es indudable que el corazón de doña Sofía estaba a 370 kilómetros, la distancia que separa la Gran Manzana de Washington”. En efecto, acierta Semana. El corazón de la Reina estuvo en Washington, y su cabeza, su real tronco y sus reales extremidades, como recoge Hola en exclusiva. Sin embargo, Semana indaga en el interior de doña Sofía y dice que “en su interior sufre por una situación que podría perjudicar gravemente a la Corona”.

Menos mal que en medio de todo este lío se ha metido Laura Ponte, que va y se pone: “Ojalá Urdangarin salga de todo esto”. ¡Qué sería de la Familia real sin estos apoyos! La ex de Beltrán Gómez Acebo (sobrino del Rey) hizo esta declaración en una presentación de camisetas muy cool, y cobró por ir. Aunque eso no lo dice Semana, que conste.

El bloque monarquía lo completa en este número, como no podía ser de otra manera, Letizia. La princesa, cuyo reportaje de brillos y sonrisas está colocado justo antes del que dedican al sufrimiento de su cuñada Cristina, “deslumbró en una entrega de premios”. La verdad es que esto de la crisis debe ser más llevadero si te pasas la vida entregando premios.

Magnífico el reportaje anti glamour que hace Semana de la fiesta organizada por Tele 5 para recuperar anunciantes después del asuntillo de La Noria. La publicación recoge parejas como la formada por Jessica Bueno y Kiko Rivera. Ella, muy mona, pero queda totalmente descreída, desde el punto de vista del estilo, cuando se abraza a un hijo de la Pantoja de traje, sin gracia, sin belleza, con sonrisa lamentable. Jorge Javier Vázquez y Terelu, más amigos que nunca, compensan, gracias a Dios, la falta de chic.

Y hablando de gente chic, no puedo olvidarme de María del Monte, que pasa de su ex amiga Isabel Pantoja y dice que ella se tomará las uvas en TVE. Siempre ha sido clásica, como yo.

LECTURAS ha querido desmarcarse de todo el lío de Urdangarin y la Familia Real y dedica su portada a su aliada Belén Esteban. Sí Hola es la revista de cabecera de la Corona, Lecturas es la revista de cabecera de la princesa del pueblo. Esta mujer dice que “Jesulín no quiere igual a sus tres hijos”, lo cual nos llena de pesar. Las declaraciones recogidas por Lecturas las hizo Belén en su programa de Tele 5, donde este año se las ve y se las desea para mantenerse en el estrellato. Este año, como ya adelantó Vertele, la princesa de Paracuellos ha sido sustituida por la Pantoja y su hijo, aunque Jorge Javier mantiene la plaza. Ya les aviso que, teniendo en cuenta que la cosa en el clan Esteban está de capa caída, dentro de poco tiene que estallar un belenazo que alimente el monstruo.

Para compensar tanta gente de barrio, como yo, Lecturas dedica alguna página a la sangre azul: Eugenia Martínez de Irujo corre el riesgo, con el botox que lleva alrededor de la boca, de que alguien que vaya a echar una carta, la meta por error en la boca de la duquesa de Montoro. Mientras, ella, que además de tener mucha nobleza, tiene mucha marcha, se deja levantar la camiseta por un joven que la saluda efusivamente. ¡Si es que se está mejor solo! Más libre. Y encima ahora mamá les ha dejado la pasta y está entretenida con el jovencillo de su marido.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba