Los 2 millones de euros por la boda de 'Carbonillas' y la extraña pareja Jesús Vázquez-infanta Margarita

LECTURAS dice en su portada, tal y como ya les contó este portal el martes pasado, que Sara Carbonero e Iker Casillas se casan este verano. Ninguno de los dos ha confirmado la boda, aunque el portero de la Selección se ha reído cuando se lo han comentado y ha preguntado con cierta sorna: “Ah! ¿Me caso este verano?”. Marta Porras, la representante de la periodista de Telecinco, tampoco desmiente. Ni afirma. Sea cierto o no, el asunto bulle en las redes y la cifra que se baraja por la exclusiva de la ceremonia no baja de los 2 millones de euros, aunque lo normal es que no haya exclusiva.

El tema Miguel Boyer, convaleciente tras sufrir un derrame, avanza lenta pero esperanzadoramente, dice Lecturas. Y como aquí el que no corre, vuela, aunque sea en Ryanair, el ex novio de Tamara, Tomasso Mussinni, ha volado desde Italia para instalarse en casa de la “sobrina” del ex ministro y ser “su principal apoyo”, según titula Lecturas. Unas páginas más y nos encontramos a Ana Boyer, la verdadera hija del hombre que expropió Rumasa, y hermana de Tamara, en otra noticia: A su ex novio, Diego Osorio, le han condenado por imprudencia tras dejar cojo de por vida a José Antonio Primo de Rivera, por un tiro rebotado, durante una cacería. Cosas que pasan a veces en las cacerías, que diría Miguel Delibes.

En este capítulo de ricos que sufren accidentes que lamentamos, sea cazando, partiéndose la boca en garitos de Nueva York, o esquiando, tenemos a otro noble: Cayetano Martínez de Irujo aparece en Hola, esta semana vestido de jinete, porque su propio caballo le dio un cabezazo durante un entrenamiento y como consecuencia del accidente perdió la memoria. No cunda el pánico: fue momentáneamente. Pero la cosa es que, como el conde de Salvatierra no recordaba que había hecho ya el recorrido a caballo, volvió a hacerlo. Por suerte, antes de que iniciara el tercer recorrido, parece ser que su mozo se dio cuenta de que algo raro estaba pasando. Y rompió el bucle. Entonces, al hijo de la duquesa de Alba le trasladaron a una clínica, donde le sacaron las fotos que publica Hola. Se le ve más despistado que a la Esteban en un museo, pero afortunadamente se encuentra bien. Lo curioso es que el conde de Salvatierra no se cayó del caballo. No entiendo nada de caballos, y desde mi más absoluta ignorancia no comprendo cómo te puede dar un cabezazo un caballo en el que vas montado. Vamos, es que ni a Charlton Heston en Ben-Hur recuerdo yo que su propio caballo le cabeceara. Me pregunto si habrá vÍdeo de esto. O que hagan un documental, o una miniserie…

Al hilo de la serie de Tele 5 sobre la Pantoja (y del incuestionable éxito de audiencia), la revista Lecturas ha resucitado una vez más a Encarna Sánchez. 16 años después de que falleciera la periodista Almeriense, la publicación titula: “Así era la verdadera Encarna”. Y todo porque se supone que mantuvo una relación especial con la madre de Paquirrín. La cuestión es que la locutora de la Cope y de Antena 3 regresa de entre los muertos al cuché gracias a este reportaje, repleto de fotografías entrañables y afirmaciones como ésta, en un sumario de la revista: “Ver a Isabel Pantoja y a María del Monte cogidas de la mano fue un duro golpe”. Ya lo creo. Eran otros tiempos. María del Monte, por parte, es llamada de portada de Semana, donde declara, muy oportuna, que ella no trató a Encarna.

Las fotografías de la infanta Margarita y Jesús Vázquez, que aparecen en todas las revistas, compiten esta vez, junto al polo-vestido fucsia de Marc Jacobs en la Semana de la Moda de París, por el premio al reportaje más flipante. También me encuentro a la pareja Boris Izaguirre – Eugenia Martínez de Irujo en una fiesta organizada por una bebida alcohólica. A éstos les daría el tercer puesto, por muchas razones, una de ellas es que la hija de la duquesa de Alba mide unos 30 centímetros menos que el it boy venezolano. Lo de Jesús Vázquez… Comprendo sinceramente que pasar una tarde celebrando el cumpleaños con la hermana del Rey, ante el dudoso futuro de las monarquías, es como volver a estar con Supervivientes; y además me consta que Margot (así llaman en familia a Su Alteza) es, a sus 73 años, una persona agradable, culta y divertida. Mucho más discreta y prudente que su hermana. Pero no cabe duda de que la mayoría de las lectoras estarán conmigo en que el reportaje es insólito. Yo pienso que si la propia doña Margarita pudiera ver el reportaje también lo encontraría llamativo.

La portada de SEMANA es una vez más la Infanta Cristina, que no ve la luz al final del túnel. No porque se estreche el cerco hacia su chico, ni por los dos millones de fianza que va a tener que soltar. La revista dice que lo que le pasa es que después de decantarse por su marido, está muy sola, y que no vendrá a visitar a sus padres en sus bodas de oro. Los príncipes, al parecer, también pasan de ella. Siempre nos queda la esperanza, no obstante, de que Jesús Vázquez visite Washington y se acerque a verles. No sabemos, eso sí, si el presentador acudiría en esta ocasión con su marido o con la tía de doña Cristina. Y volviendo al tema realeza, la revista publica que Iñaki Urdangarin se lleva de Telefónica 750.000 euros al año; y éstos son legales. No hay como tener un suegro que te eche del país, y en vez de denunciarte, te mande a 6.000 kilómetros por choro, y llame a César Alierta para que enchufe allende los mares. Me imagino al Rey: “Mira César, tienes que colocarme al de la pequeña…”.

En el apartado de “se refugia en…” tenemos en esta ocasión a la modelo Heidi Klum, que se refugia en sus hijos, según ha titulado Semana, que ha optado por los pequeños, aunque también podían haber puesto el clásico “Se refugia en las playas de Malibú”, tras su ruptura con el pedazo de cantante Seal.

DIEZ MINUTOS dedica su portada a Elena Tablada y Ana Rosa Quintana. La ex de Bisbal demandó a varios medios, entre ellos, un programa producido por la empresa de Ana Rosa Quintana, por dar voz a un stripper de Miami que contó con pelos y señales sus encuentros sexuales con la diseñadora. El error de Tablada es que contrató como abogado a Javier Saavedra, que es ese señor que hemos visto a menudo con un sombrero de paja de tertuliano por algún plató, por cierto, incluido el de Ana Rosa Quintana. Queda claro que Saavedra, según el relato de la publicación, es mejor contertulio que jurista. Ahora, tras haberse pasado no sé cuantos plazos y demás movidas legales, Tablada debe pagar 60.000 eurazos de vellón, so pena de ser embargada. La pregunta es, si Saavedra defendía a Tablada frente a la productora de Ana Rosa Quintana, ¿es normal que este abogado pisara el plató de ese programa? Más preguntas sobre Saavedra: ¿Conservará el sombrero que le hizo famoso? ¿Con cuántos años acabó la carrera de Derecho? ¿Será descendiente de Cervantes?

Un caso parecido al que cuenta Diez Minutos es el que protagoniza la hermana de doña Letizia. Telma Ortiz, recordemos, sufrió hace años una irrefrenable necesidad de demandar a medio centenar de medios de comunicación. Perdió y ahora debe pagar las costas. La única hermana que le queda a doña Letizia anda de carreras por ahí con el piloto de Ferrari Marc Gené, un partidazo. Hacen planes con niños, según nos confirma Hola con unas tiernas fotografías.

El caso de Paloma San Basilio esta semana es un evidente ejemplo de abuso del photoshop. La cantante, que saca disco, comparece en Lecturas y en Diez Minutos. En la revista que dirige Luis Pliego, es entrevistada por el gran Jorge Javier Vázquez, y fotografiada por el exquisito Paco Navarro. Más que una entrevista, el presentador de Sálvame charla con su ídolo, su amiga, a la que adorna con halagos. El filólogo empalaga un pelín con su pretenciosa literatura de peluquería sin barrer, pero la verdad es que esta gran artista no merece que le busquen aristas. En las retocadísimas imágenes de Paco Navarro, Paloma San Basilio, que cumple 62 años en noviembre, parece que tiene 40 como mucho. O sea, Diez Minutos megarejuvenece, pero Lecturas, directamente, plastifica.

En Diez Minutos, la intérprete de “Juntos” también está muy retocada pero si alguien se toma la molestia de comparar unas fotografías con otras se dará cuenta de que en las instantáneas que rodean la entrevista de Rosa Villacastín la cantante parece al menos diez años mayor que en las de Lecturas. Por cierto, que Jorge Javier se lleva por su entrevista cuatro veces más que Rosa por la suya. Hagan Cuentas. Sin embargo, la entrevista de Villacas, de usted, es mucho más entretenida y ambiciosa que la otra. Y está mejor escrita. Para hacer justicia a Jorge Javier, y equilibrar su envidiable caché, decir que el de Sálvame tuvo el detalle de meter una larga cuña de su entrevista en el programa, impagable publicidad para Lecturas. Y es que para la estrella de Tele 5 no hay crisis, por mucho que Hacienda le tenga frito al pobre.

Para sobrellevar la crisis, sugiero que esta semana se compren la revista Hola y se lean de cabo a rabo la entrevista que publican con una señora que da titulares como éste: “Aunque también tenga casa en Saint Tropez y París, me encanta Gstaad, porque parece como estar viviendo en un cuento”. Carol Asscher (cuyo nombre en inglés es “el culo de Cher”) es nieta de un proveedor de diamantes de varias Casas Reales (sí, esas honorables familias que llevan siglos sacrificándose por sacar adelante a sus súbditos). Si alguien quiere teclear en Google las palabras Global Witness, Zimbabue y diamantes, puede entender otra visión del asunto de las piedras preciosas, aunque dudo que Culodecher le importe o sepa dónde está Zimbabue. Puede que seguramente su hijo, que estudia en el Institut Rosey de Gstaad, el colegio de la realeza, y que cuesta casi 60.000 euros al año, sepa explicarle dónde se mata y tortura por culpa del comercio de diamantes. La familia Asscher es una leyenda en el universo de las piedras preciosas, y esta mujer, a tenor de las cosas que dice, y de cómo ha amueblado su casa, parece que tiene la misma conciencia social que Mugabe.

No es el caso de Ana Obregón, cuyo padre empezó de labrador, “y luego se puso a barrer en un supermercado”, según cuenta ella en sus memorias, avanzadas en HOLA esta semana. La actriz, que ocupa de nuevo la portada, tiene ganas de contar su vida y no ha podido esperar a publicar la autobiografía. Yo creo que lo que cuenta en la revista es insuperable, aunque comprendo que no hay nada como el placer de leer un libro de 400 páginas, ese olor del papel al pasar la página: el aroma de la buena literatura. No siempre es injustificable la tala de un bosque.

Mientras contamos los minutos para gozar con la pluma de Ana, Hola nos anticipa frases para la historia, perlas cultivadas a lo largo de años y fotografías para coleccionar. Ana, que ahora está en Miami, supongo que escribiendo, dice que los tres hombres que han marcado su vida son el príncipe Alberto de Mónaco, Fernando Martín y Alessandro Lequio. Del polaco cañón que la hizo sufrir y gozar, ése que exhibía como un trofeo en pasarelas y saraos, el chulazo culturista del que presumió, no dice nada.

Volvemos a Mónaco. Según Hola, Alberto Grimaldi se la llevó ante Rainiero… Ella lo cuenta sí: “Me cogió de la mano y me llevó hasta donde estaba su padre y dijo: “Papá, ella es Ana Obregón, la actriz y bióloga española de la que te hablé”. Importante introducir la cuña de bióloga. Un paréntesis: (Charlene, que se encuentra en Australia de homenaje a su Grace Kelly, no ha reaccionado, que sepamos, a las palabras de Ana).

“Voy a leer mis 28 diarios, que empecé a escribir a los 12 años”, ha dicho la actriz y bióloga, y escritora. Si Ana cumple este domingo 57 años, podemos decir que, de media, tarda dos años en llenar uno de los cuadernos que salen en Hola. Pero si descontamos que empezó a los 12 años, entonces concluimos que tarda algo menos. En fin, Miguel Bosé le dio su primer beso de amor, bailó el Danubio Azul con el Alberto de Mónaco y a Steven Spielberg le hizo una paella. “Me gustas mucho, Ana”, le dijo el cineasta. “Pero tengo novia. Tú eres una chica muy especial, nunca podría prometerte nada que te pudiera dar”, añadió el director de War Horse. Y entonces a Ana le entraron ganas de llorar. A mí está pasando igual.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba