El Barça juega, contra el Manchester, su séptima final de Champions en busca de su cuarta victoria

La cita, el sábado. El lugar, Wembley, la Catedral del fútbol mundial. En este marco el F.C.Barcelona juega la séptima final de la Copa de Europa de su historia. El escenario es incomparable,; el rival, un histórico del fútbol europeo, el Manchester United.

La Copa más deseada

La relación del Barça con la Copa de Europa ha sido agridulce. Desde la primera edición, en la temporada 1955-56, hasta 1992, el Barcelona sólo había sufrido tropiezos en la máxima competición europea.

Aprovechamos hoy para repasar las cinco finales anteriores. Esta mirada al pasado nos sirve para darnos cuenta de lo difícil y complicado que es ser campeón de Europa.

Los balones iban a los postes de la portería: Berna, 1961

Comenzaba la década de los 60 y en los cinco años anteriores, la superioridad del Madrid de Di Stéfano había sido tremenda. Los blancos se habían adjudicado la cinco primeras Copas de Europa desde su nacimiento y en Barcelona peleaban para tener el preciado trofeo. Al fin llegó la oportunidad en la temporada 1960 - 61.

En aquella temporada, que estrenaba década, el Barça tenía un equipazo. El portero era el mítico Ramallets y el equipo azulgrana era una constelación de estrellas, donde destacaban los húngaros Kubala, Kocsics y Czibor, además del brasileño Evaristo y el gallego L. Suárez.

El 31 de mayo del 1961, en Berna, se jugó la final de la Copa de Europa entre el Barcelona y el portugués Benfica, que dirigía el inolvidable Bela Guttman.

[youtube _rxSdUZbDzA]

Un vídeo de la ESPN de la final de Berna

Fue la final de "los palos". El Barcelona mandó varios balones a los postes y, para mayor infortunio, su gran portero Ramallets se metió un gol en propia puerta.

El Benfica de Aguas, Coluna y Cavem, ganó 3-2 y fue una gran decepción para toda la afición barcelonista y la multitud de españoles que los apoyaban.

Se perdió el partido en la tanda de penaltis: Sevilla, 1986

Tuvieron que pasar, nada más y nada menos que 25 años para llegar a otra final, esta vez en Sevilla en 1986. La ciudad andaluza se volcó apoyando al Barcelona, acompañando a los miles de barcelonistas que se trasladaron a la capital del Guadalquivir para apoyar la segunda final de su historia de la Copa de Europa.

Todo parecía a favor. Era en casa, en su propio país, con la gente entregada y ante un rival, el Steaua de Bucarest, que en aquel momento parecía un equipo menor, pero que con los años supimos reconocer y valorar.

Los rumanos montaron una tela de araña, un partido muy defensivo, y el Barça fue incapaz de hacer un gol en los 90 minutos de partido y en los 30 de la prórroga.

Era el Barça post-Maradona, que dirigía el inglés T. Venables y que tenía en Schuster, Carrasco y Archibald a sus principales estrellas.

En los penaltis, el portero Duckadam fue el héroe, deteniendo cuatro lanzamientos. Por contra, el portero del Barcelona, el mítico Urruti, sólo pudo detener dos y la Copa viajó a Rumanía contra todo pronóstico.

[youtube qlCUNL3yQN0]

La televisión rumana recuerda la tanda de penaltis dramática

El Barça de Cruyff triunfó en Wembley 1992

A la tercera fue la vencida y 6 años después de la final de Sevilla, el Barça jugaría en Wembley de nuevo una final de la Copa de Europa.

Era el Barça de Johan Cruyff, que a partir de aquel día se le conocería como el "Dream team".

Gracias a un tiro libre de Ronald Koeman, en la prórroga de aquella final ante la Sampdoria de Génova italiana, se escribió con letras mayúsculas su nombre en la historia de los clubes que han ganado la máxima competición continental a nivel de clubes.

[youtube zBm3APl3cpU]

El gol de Koeman significó la primera Copa de Europa de la historia.

Aquella victoria de Wembley cambió la fatalidad de los azulgrana en las competiciones finales de Champions.

El final de la era Cruyff

Sólo dos años después, el Barça volvió a una final de la Champions League.

Aunque Johan dejó el Barça en 1996, el momento que marca el declive es el 18 de mayo de 1994 en el estadio Olímpico de Atenas.

El "Dream Team" acababa de ganar su cuarta liga consecutiva y se disponía a jugar la segunda final de la Copa de Europa con Johan en el banquillo.

El rival, el Milán de Fabio Capello, un equipo que ya no tenía el brillo de la época de Sacchi, pero que era tremendamente competitivo. Con jugadores como Desailly, Savicevic o Massaro, y eso que ese día jugó con la baja fundamental del líder de la defensa, Franco Baresi.

[youtube PrKqYHCxavc]

Os dejo un vídeo de la Sky Sports con los goles de aquel partido.

El Barça era favorito, pero el exceso de confianza, la euforia tras haber ganado la liga el sábado antes (fue la liga en la que Djukic falló el penalty que le hubiera dado el título al Depor), y el mal partido de jugadores como Zubizarreta, Stoitchkov o Romario, junto a la no alineación de Laudrup (había firmado ya con el Madrid y Cruyff le castigó), provocaron que el partido fuera un paseo para el Milán, que venció por cuatro goles a cero.

El Barça de Rijkaard toca la gloria

En el año 2003, Joan Laporta ganaba las elecciones a la Presidencia del Barcelona y seguía confiando en la escuela holandesa para el banquillo. Llegaba Frank Rijkaard, probablementeentrelos 6 mejores jugadore holandeses de la historia, pero con todo por demostrar en los banquillos.

Rijkaard tuvo un primer año difícil, que arregló a partir de Navidad. Un segundo y tercer año maravillosos, y un cuarto y un quinto en el que se le fue el vestuario de las manos, y no tuvo el buen final que merecía su legado como técnico.

Estamos en su tercer año. El Barça jugaba la final de la Champions en París ante el Arsenal de A. Wenger. Era el 17 de mayo de 2006, y de la mano de Valdés, Puyol, Ronaldinho, Deco y Etoó, principalmente, con unos jóvenes Iniesta y Messi, y con Xavi casi toda la temporada lesionado, conseguía vencer por dos goles a uno, y llevar a las vitrinas del Camp Nou la segunda Copa de Europa de la historia del club.

[youtube 1oQ5QR6k56Q]

Aquí os dejo un gran vídeo con los tres goles de aquella final, narrados por el gran Alfredo Martínez en Onda Cero.

Pep toca el cielo hasta el momento

Laporta tomó la dolorosa decisión de prescindir de Rijkaard, y de dos de los futbolistas clave de del equipo en esa época, Ronaldinho y Deco. La decisión también afectaba a Etoó, pero el camerunés deseaba quedarse y poco a poco se fue ganando al técnico.

En el primer año de Guardiola en el banquillo, temporada 2008-09, el Barcelona batió todos los récords, alcanzando seis títulos.

Sin lugar a dudas, el momento culminante de la temporada fue el 27 de mayo de 2009, en el estadio Olímpico de Roma. Esa noche se jugó la final de la Champions entre el Barça y el Manchester de Cristiano Ronaldo.

[youtube RdopXlY4WEw]

Aquí tenéis los goles del partido, transmitido por Antena 3tv y narrado por J.A.Luque.

El Barça, salvo el primer cuarto de hora, fue dueño y señor del partido. Ganó dos a cero, con tantos de Etoó y Messi, logrando la tercera Copa de Europa de la historia del club, consagrando a su técnico en el primer año en el banquillo, y dejando un estilo de juego que asombró al mundo.

El sábado en Wembley, ante el Manchester United de nuevo, la posibilidad de lograr la cuarta. Suerte!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba