'Anatomía de Grey' 12x04 Review: el cómico tren del orgasmo

Por J.C López Sáez

Las reflexiones sobre la edad y las relaciones son el tema de interés del cuarto episodio de 'Anatomía de Grey'. En él vamos viendo que la serie se está decantando más por la comedia que por el drama, favoreciendo que conozcamos más a Amelia y Maggie, que conforman un extraño trío junto a la protagonista, y que la trágica muerte de la 11ª temporada supuso un antes y un después.

Los cambios han producido que parezca que estemos ante una ficción completamente nueva, reconociéndola únicamente en los casos médicos. Y es como si comenzáramos de cero, lo que es una estrategia arriesgada, pero que poco a poco está encontrando el nuevo rumbo.

Ver a Meredith como matriarca de todos sus amigas, cuando siempre ha sido más una persona solitaria que solamente se apoyaba en Christina. U observarla ejerciendo de hermana mayor de las dos disparatadas Amelia y Maggie, que son el contrapunto perfecto para ella, deja constancia de lo poco que queda de aquella Meredith que se acostó con su profesor en el primer episodio.

(¡Cuidado spoilers!)

Un accidente en un bus que transportaba a un grupo de ancianos hacia su crucero, es la trama principal de un episodio que invita a los personajes a replantearse sus situaciones. Vemos cómo los pacientes continúan viviendo como eternos adolescentes, y cómo los protagonistas se contagian de esa buena energía que desprenden, y que afecta de diferente forma a cada uno.

Nunca es tarde

Arizona continúa haciendo ver que no le afecta ver a Callie feliz con otra, y se alía con April ahora que ambas se sienten solas. Como dije anteriormente, el personaje parece perdido y que va deambulando por el hospital, hasta que la charla con un paciente que planea casarse a los 90 años, le hace recuperar la esperanza de encontrar a alguien con quien pasar el resto de su vida. Pero a April, le sucede lo contrario, no quiere pensar en la posibilidad de no vivir junto a Jackson

El nuevo estado

Meredith se asombra al ver como una paciente de más de 80 años continúa activa en lo que a sexo se refiere, y se da cuenta de que no había pensado en el tema desde la muerte de Derek, pero no por falta de tiempo o descuido, sino porque siente que no lo necesita. Grey determina que esa etapa de su vida ha finalizado, y no siente la necesidad de encontrar un nuevo compañero, sino que su dedicación a la familia y a su trabajo, son los que complementan al 100% su nueva vida, y sobretodo, que vuelve a ser feliz.

El tren del Orgasmo

Maggie acabó liándose con uno de los residentes y ha vivido una maratón sexual durante toda la noche, algo que parece muy poco propio de ella, y que le ha dejado hasta agujetas por todo el cuerpo.

La hermanastra de Meredith parece desatada ante tanto orgasmo, y no puede evitar comportarse como una quinceañera cuando ve a su amante.

Sin normas

La parte educativa tiene cada vez más importancia en el hospital, desde el que no soporta ver como cortan un cerebro, hasta el momento en el que habalr con los familiares de un paciente fallecido.

Owen ve en la entrada de los ancianos una oportunidad educativa para que sus alumnos se enfrenten al desagradable momento de comunicar un fallecimiento a familiares, y ordena a los residentes a que pongan en práctica las normas antes de hacer el discurso. Pero Meredith decide plantarle cara por ser un tema demasiado personal para ella, y por estar en contra de que los alumnos sigan una especie de guión en un momento tan delicado.

Sus caras no se borrarán de la memoria de la persona a la que comunicarán la mala noticia, y pide que se lo tomen en serio y sean lo más comprensivos posible.

Por otro lado, Amela fuerza a Stephanie a levantar a una paciente que ha sufrido una operación cerebral reciente, aún significando un esfuerzo sobrehumano en su estado. Edwards se niega en rotundo al ver a la paciente sufrir y envía a Jo en su lugar.

Amelia, que se siente traicionada por su aprendiz, reprocha a Stefanie su decisión y fuerza a Edwards a revelar que en el pasado pasó lo mismo que la paciente, y es incapaz de hacerlo por los recuerdos que tiene de su infancia.

Amelia acaba valorando aún más a Edwards, pero Jo piensa que es otra de las estrategias de su amiga para salir inmune de la situación, llegando incluso a delatarla por considerar que es poco ético recurrir a un tema tan delicado buscando beneficio.

Aguafiestas

Terminada la jornada, Amelia prepara una cena donde acuden todos, y donde se espera impacientemente a que Callie llegue con su nueva novia, que resulta ser la doctora que trató a Derek la noche que murió.

Un magnífico cliffhanger que deberían haber utilizado en la mid season.

Podrá Meredith cenar animadamente con la persona que mató a Derek?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba