'Arrow' 3x12 Review: Un regreso precipitado

Por David Cabrera

Y de pronto todo lo bueno construido se derrumba. Sin duda alguna es esta frase y no otra la que resume lo que ha sido el tercer capítulo de ‘Arrow’ tras el parón navideño. Los guionista tenían absolutamente todo a su favor para hacer de este uno de los mejores episodios de la serie y lo único que han logrado es que al espectador le vuelvan a surgir dudas sobre la calidad del producto. Aunque hay partes salvables hay que admitir que ha sido un regreso muy poco épico.

(¡Cuidado Spoilers!)

Lo que prometía ser toda una declaración de intenciones por parte de los guionistas y de la cadena se ha quedado en un nuevo espejismo, que solo hace reafirmar las evidentes carencias que tienen a la hora de crear una trama verosímil. Empezando por la línea temporal del argumento principal que a mi parecer no cuadra. ¿En qué momento ha pasado Laurel a ser quien cubra a Roy? ¿Cómo ha podido recuperarse tan rápido Oliver Queen sin ningún tipo de tratamiento medico? ¿Han pasado sólo dos o tres semanas desde que el ‘team arrow’ decide seguir sin su líder y ya son capaces de detener a Brick?

Recordemos que en el episodio pasado Laurel era un completo desastre y ahora es toda una superheroína. Sé que el interés por renacer este personaje es muy grande pero no se puede dar un salto cualitativo de este nivel de un capítulo a otro. Por otro lado tenemos a Thea Queen, en el capítulo anterior veíamos como era ella la que le decía a Merlyn que se quedaran para luchar y ahora en este es ella la que le pide que no pelee.

¿Dónde está Diggle?

Me he percatado, desde que ‘Arrow’ volvió del parón, que Diggle ha pasado de ser el hombre que cubría las espaldas al justiciero a ser el becario de Felicity. No entiendo por qué se queda en la guarida cuando es el que más experiencia tiene en la batalla. Esto demuestra las carencias que tienen los guionistas a la hora de crear un escena con más de dos personajes principales. Entiendo que necesitan construir el personaje de ‘Black Canary’ y potenciar a ‘Arsenal’ pero no a costa de destruir a uno de los pilares fundamentales de la serie.

No creo que este sea el camino a seguir con Diggle y mucho menos si tienen pensado hacer un capítulo en el que vuelva a aparecer ‘el escuadrón suicida’ o un capítulo en el que se case. Ya que lo espectadores van a estar desconectados emocionalmente con el personaje y va a parecer que es un capítulo de relleno. Además carecería de toda lógica una boda en medio de tantas amenazas de muerte hacia todos los personajes principales de la serie.

Las tres caras de Thea Queen

Como vengo comentando en las últimas ‘reviews’ el personaje de Thea está cada vez más perdido. He llegado a teorizar sobre la idea de que la más joven de los Queen sufre algún trastorno bipolar. Vemos como este personaje presenta tres perfiles distintos según les convenga a los guionistas. Por un lado tenemos a Thea Queen, la mujer rebelde, que se enfrenta a todo por encontrar la verdad, la que no tiene miedo, la que decide dejar todo por ir con su verdadero padre, aquel que mató a su padre de toda la vida. Por otro lado tenemos a la Thea Queen que vive en un mundo paralelo y que sabe perfectamente que Felicity y Roy trabajan para Arrow, que están siempre con Oliver, que este ha desaparecido y que a su vez tambien ha desaparecido el justiciero pero que ni por asomo se le ocurre pensar que ambos son la misma persona. Y por último tenemos a la Thea Queen sumisa, la que vemos en este capítulo.

Vemos como a pesar de estar entrenada para no sufrir miedo y para encontrar la verdad, no es capaz de reprocharle a Malcom que ella también ha perdido mucho por su culpa y que no por eso va por ahí matando a gente, que no es capaz de impedírselo a la fuerza y que no es capaz de salir a la calle a ayudar a todos aquellos que lo están pasando tan mal por culpa de Brick y sus secuaces. En definitiva otro personaje que corre el riesgo de ser atravesado por una flecha o por una espada si no son capaces de encontrarle un hueco en la trama.

Un villano menos

Volviendo a la trama principal vemos como aquel Danny Brickwell que parecía inmortal, indestructible, invencible e incluso más inteligente que la propia Felicity cae de la manera más simple, de manos del pueblo y de dos aspirantes a superhéroes. Vale que los que ponen el punto y final a su reinado del terror son Malcom y Oliver pero no pueden hacernos creer que la batalla se ganó de una forma tan sencilla. No pueden hacer que el espectador de por hecho tantas cosas en este episodio, como que todos los maleantes que han capturado en los últimos ocho meses y que ahora están del lado de Brick han sido detenidos por la gente de los Glades.

No pueden hacernos creer, por otra parte, que Oliver se ha recuperado del todo tras haber sido atravesado por una espada. En definitiva, no pueden hacer que el espectador de por hecho tantas cosas porque no es de eso de lo que trata una serie como esta, no pueden intentar hacernos creer que va más allá, y si quieren hacerlo pues que creen una atmósfera verosímil en la que el espectador se pueda constituir un debate interno.

El regreso de Oliver Queen

Cuanto más veo el episodio más me posiciono en el pensamiento de creer que Oliver Queen les hace más mal que bien. Con esto no quiero decir que deban eliminar al protagonista, sino que deberían potenciar, como estaban haciendo hasta ahora, a todos los personajes y preocuparse menos por hacer entender al público que Oliver Queen es ‘el héroe’, que por mucho que se empeñen no es ‘Batman’. Dejando a un lado el empecinamiento que tienen en alzar la figura del protagonista pasemos a comentar la que viene siendo, a mi forma de ver, la peor escena de reaparición de un personaje televisivo.

A medida que iban pasando los minutos del episodio me vino a la mente una pregunta, ¿no volvía Oliver en este episodio? El tiempo fue pasando y poco a poco iba entrando en el capítulo, entendiéndolo, incluso queriéndolo, hasta que de pronto hace su aparición. Una simple flecha bastó para que todos entendieran que había regresado. Sin ningún tipo de plano o música épica en el que se viera al encapuchado sobre una azotea o sobre algo que lo eleve para mostrar que había vuelto.

Lo siguiente que sabemos de él es que encuentra a Malcom a punto de matar al verdadero asesino de su mujer, Danny Brickwell. Con apariencia de dolorido le hace ver a Malcom que puede ser mejor persona y que matando solo va a conseguir poner otro nombre más en la lista. Obviamente, es Oliver y no Thea el que hace recapacitar a Merlyn. Aquí que cada uno vuelva a sacar sus propias conclusiones.

Por último tenemos el reencuentro de Oliver con Felicity, que al parecer es la única que sigue teniendo los pies en la tierra. Me parece muy justo decir que el capitulo se salva al final cuando es la propia Felicity la que no entiende nada de todo lo ocurrido y de como de pronto, de la noche a la mañana, han olvidado todo lo malo que ha hecho Malcom Merlyn y cómo ahora están dispuestos a colaborar con él. De nuevo es ella la encargada de desmontar al héroe.

Sin duda un capítulo que deja muchos frentes abiertos, como viene siendo ya costumbre en la serie, y que deja con ganas de más, pero esta vez no por la calidad del episodio sino por la esperanza de que vengan tiempos mejores. A todo esto, ¿dónde está Ray Palmer?

En el próximo capítulo…

En el próximo capítulo podremos ver como Oliver vuelve a las calles para derrotar a una de sus némesis más conocidas, ‘Vertigo’. Además, según la promo canadiense, por fin Thea Queen sabrá la identidad de Arrow y por su parte Laurel va a tener que enfrentarse a su mayor miedo, no estar a la altura de su hermana Sara.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba