'Castle' 7x15 Review: el cazador cazado

Por María Hernangómez Sáez

Recordamos, parece que Jerry Tyson ha vuelto, el 3XK, acompañado por la enigmática y un poco aterradora Dra. Nieman, ¿pero es él o no? ¿O es realmente Michael Boudreau al que han cambiado la cara? Pero lo importante es, ¿dónde está Beckett que fue secuestrada al final del último episodio?

Todas estas preguntas tienen su respuesta en este episodio, ¿comenzamos?

(¡Cuidado SPOILERS!)

Buscando a Kate desesperadamente

Comienza el episodio con un coche derrapando, con Castle (Nathan Fillion), Esposito (Jon Huertas) y Ryan (Seamus Dever) bajando del coche y buscando a Beckett (Stana Katic) por todas partes. El móvil de la policía está apagado pero encuentran su coche, con el aterrador mensaje: “Help me!” (¡Ayúdame!) escrito en la ventanilla trasera. Sabe que iba a la llamada de Amy Barrett, que puede ser otra víctima o estar compinchada.

¿Lo mejor? Ir a hablar con los presuntos culpables, Boudreau (Michael Mosley), que recibe a Castle y Ryan como si nada, pero por supuesto se hace el loco, no sabe nada de Becket y tiene la coartada perfecta porque estaba en la comisaría, pasando lo mismo con la Dra. Nieman (Annie Wersching) a la que va a ver Espo.

Vuelven a la comisaría, donde les dicen que el teléfono de Amy no ha podido ser rastreado porque también estaba apagado, con la capitana Gates (Penny Johnson) teorizando sobre la posibilidad de que Boudreau sea realmente él, para esconder de esta manera el verdadero paradero de Jerry Tyson, a lo que Castle responde que no, que se ha dejado detener y entrar en su casa, porque es el juego lo que le gusta, no el asesinato.

Help Me!

De nuevo esta frase aparece en escena, pero esta vez con una llamada que recibe Richard con la voz de Beckett, consigue rastrear la llamada y al llegar a la cabina encuentran un sobre con una grabadora… otra trampa del 3XK, porque la conversación que ha escuchado Castle estaba hecha a partir de frases sueltas de Beckett, de un mensaje que envió cuando éste estaba desaparecido, por lo que cada vez está más seguro que la presa es él y no su esposa.

Nuevas pistas, ya que un testigo vio a una mujer parecida a Kate en una silla de ruedas, inconsciente y con una persona con capucha, por lo que no le vio la cara, pero sí una furgoneta roja donde la metieron, eso sí, sin fijarse en la matrícula, pero empiezan a buscarla por todas partes.

Castle no sabe estar quieto

Era difícil imaginar que Richard se iba a quedar de brazos cruzados después de saber que Beckett estaba secuestrada por su culpa, así que, ¿qué mejor manera que ir a pegar al presunto asesino? Eso sí, se pone un gorro que debe dar la invisibilidad porque no le ven los policías en la puerta que están vigilando a Boudreau. Pelea, dudas, ¿es o no el 3XK?, el jura y perjura que no, Castle saca la pistola (eso sí, el otro le iba a atacar con una tabla con tornillos que siempre hay una en todas las escenas violentas, no sé por qué), hasta que entra la policía y se llevan detenido a Castle.

Boudreau presenta cargos, por lo que tienen que ficharle, con más miradas y sonrisas de lo más sospechosas por parte del acusador. Eso sí, después de ser fichado, Castle tiene la conversación que más tarde sabemos que será definitiva con la capitana Gates, que le reconoce que una vez preguntó a Beckett que qué veía en él y esta contestó que “él ve la historia” y para verla, tiene que ser él el que entre en la cabeza del asesino y no al revés como está pasando.

Sentimientos de culpabilidad

En este caso hay muchos afectados, no solo la pareja protagonista como veremos más adelante. Ryan avisa que Boudreau ha huido al volver a casa de la comisaría y que la Dra. Nieman también ha desaparecido, momento en el Castle recibe otra llamada del 3XK reconociendo que es él, puesto que le dice que lo que más le gustó fue el dolor en los ojos del escritor cuando estaban cerca.

Richard intenta convencerle que le coja a él, pero el asesino es de lo más claro al decirle que si le mata, sólo le mataría una vez, y que de esta manera lo hace una y otra. Cuelga, rastrean la llamada y procede de ¡casa de Castle! ¿Estarán en peligro Alexis (Molly C. Quinn) y Martha (Susan Sullivan)? Parece que no a pesar de los gritos que se escuchan cuando llega la policía, ha sido todo una falsa alarma, pero por si acaso Richard las manda a Europa.

Ryan y Castle hablan, el primero se siente culpable por no haber acabado con él en el motel, pero Richard reconoce que ninguno de los dos tiene culpa de nada, sólo el 3XK.

¡Es una trampa!

Encuentran la furgoneta abandonada en una nave y ven por las ventanas que hay una mujer atada, ¿será Beckett? Entran en la habitación, la ven atada a una silla y les dice que es una trampa, cuando se dispara un arma y ¡la mata!

Castle corre, la pide perdón, pero cuando levanta la cabeza… ¡No es Beckett! Una puerta se cierra, un ojo se abre (al más puro estilo ‘Perdidos’), unas muñecas se estiran… ¡Por fin vemos a Kate en este episodio! Eso sí, está amordazada y en una camilla, en una habitación que parece un quirófano con ordenadores y cámaras por todas partes, por supuesto acompañada de la Dra. Nieman que dice que es momento de empezar, ¿pero el qué?

Hay que cambiar el juego

Castle se da cuenta que están jugando como quiere el 3XK y que hay que cambiarlo. ¿La mejor manera? Ir a ver a su compañero de celda, Marcus Gates (Lee Tergesen) e intentar sacarle información sobre los lugares dónde le gustaba ir. No hay que olvidar que éste está en la cárcel por culpa del 3XK pero piensa que está muerto, al decirle que no, le pide que le saque de la cárcel para decirle dónde ir, pero Castle sólo le puede ofrecer “Revenge”, (no la serie, sino venganza).

Castle actúa de nuevo por su cuenta, va a la casa de la montaña que le había dicho Gates, eso sí, equipado con pistola, prismáticos, etc. y cuando llega ve a Amy Barrett saliendo de la casa a fumar y ésta le ve, camina hacia él, pero la pilla por detrás y la ata. Ésta dice que está sola, que tiene que esperar a que todo acabe allí. Castle no la cree y la mete en el maletero.
Cambio de cara

Mientras tanto, vamos viendo el plan de la Dra. Nieman, que es quedarse (literalmente) con la cara de Beckett, mientras la cuenta que conocer a Jerry Tyson fue su salvación. Lo de cara no era de extrañar con la fijación que ha tenido con sus rasgos en los anteriores capítulos, pero lo que no puede copiar es la cabezonería de Beckett, que mientras habla con ella suelta un tornillo de la barra que la sujeta y está descosiendo la cinta que la ata la muñeca.

Por su parte, Castle ha entrado en la casa, donde parece no haber nadie, hasta que entra en una habitación donde hay un ordenador que conecta directamente donde está Beckett, momento en el cual aparece Tyson y le tira con una descarga eléctrica. Llama a la doctora y le dice que espere su llamada, está claro que quiere que Castle vea en directo cómo le quitan la cara a su mujer.

Juegos mentales

Todo este caso del 3XK ha estado marcado por los juegos mentales en los que Castle parece haber sido siempre el perdedor, hasta este momento, donde (aunque no es por hacerme la lista, pero lo suponía) sabemos que Castle ha estado en todo momento acompañado por Ryan y Esposito. Conversaciones que intentan derribar al otro, con Richard hablando de que Tyson lucha contra su incompetencia y no contra él, que sólo quería demostrar que era más listo que él y controlarle.

Pero el listo, como ya sabemos, ha sido Castle, que se ha dejado llevar hasta allá para pillarle y encontrar a Beckett, todo ello con ayuda de un micro en el oído y que lo que quiere es verle morir, cosa que sucede en ese momento cuando recibe un tiro desde el exterior por parte de Espo. Se acabó el 3XK, pero ¿y Beckett?

La Dra. Nieman está nerviosa porque no ha recibido la llamada de Tyson, aunque decide empezar la operación de cambio de rostro. Pero Beckett ya se ha soltado y la sujeta por la muñeca. ¿Lo siguiente que vemos? A una mujer de espaldas ensangrentada con otra a sus pies… se da la vuelta y es Kate, asustada, nerviosa y con cara extraña, pero se abraza con Castle, aunque a muchos nos ha hecho pensar que la doctora había cumplido su objetivo y la había quitado la cara (algo harto complicado para hacerlo en 5 minutos, por otra parte).

Happy Ending

Final feliz con Beckett llegando a la comisaría con todos aplaudiéndola, Lanie (Tamala Jones) abrazándola y el juego entre la capitana y Castle, al decirle que sigue con cargos por haber atacado con pistola a Jerry Tyson… Hay un pero, serán 1.000 horas de servicios comunitarios, pero no limpiando calles, sino volviendo a la comisaría como consultor. Castle’s Back!
Terminamos con Castle y Beckett en casa en la cama, con el escritor diciendo que no sabe cómo no se volvió loca cuando él desapareció y que piensa qué pasó esos dos meses todos los días, lo que nos deja la puerta abierta a saber qué paso con este tema antes de que finalice la temporada.

Pero parece que no va a ser en el episodio del próximo martes, porque parece que la pareja se va a Marte… no decimos más.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba