‘Community’ 6x08 Review: Una crítica a las superproducciones de Hollywood

Por Diego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

Si por algo tiene tantos seguidores fieles ‘Community’ es por sus guiños cinéfilos. Guiños, que durante esta sexta temporada hemos visto a cuentagotas. Los fans esperábamos un capítulo de estas características. Un capítulo que dejara atrás la vida y los conflictos de los personajes y se centrara en la historia. En una historia cinéfila y cargada de guiños que nos hagan recordar. Y por fin en esta sexta temporada ha llegado algo por el estilo, aunque el resultado no es lo que me esperaba comparado con otros capítulos temáticos (y locos) de temporadas anteriores (¿el peor capítulo de la temporada hasta la feha?). Pero claro, no puedo juzgar la calidad de éste después de llevar siete episodios pidiendo algo parecido. Así que al grano.

‘Chief Starr and the Raiders of the Galaxy’: pre-producción

A diferencia de capítulos donde se empleaba la parodia y el guiño cinéfilo para alabar, en esta ocasión se emplea para criticar. En concreto para criticar estas superproducciones de Hollywood que se convierten en máquinas de hacer dinero (¿casualidad que este episodio tenga lugar la semana del estreno de ‘Los Vengadores’?).

Todo empieza con el fenómeno viral a raíz de un anuncio televisivo donde, el ya actor (negociando con Spielberg, incluso), Chang suelta un chascarrillo que se convierte en la moda del mes. Su “¡HAAAAAM GIRL!” se convierte en el “Yo no he sido” (referencia de ‘Los Simpson’) de ‘Community’. Para aprovechar su tirón mediático, como suele ocurrir en muchas películas de Hollywood (y no sólo en Hollywood), un productor amigo de Frankie (Steven Guttenberg) está dispuesto a invertir en una película que se produzca a partir de unos fragmentos que Chang rodó con Abed tiempo atrás para una película de temática policial. Pero dicho género no vende y el productor decide ambientarla en un lugar donde sí lo haga: el espacio. Aquí se recurre a la coña del fenómeno actual Chris Pratt y algo que sí vende: “dinosaurios, extraterrestres, o algo donde aparezca Chris Pratt”

‘Chief Starr and the Raiders of the Galaxy’: producción

Abed tiene un fin de semana para grabar la película utilizando los fragmentos de Chang. Mediante cromas e incursiones de dobles en diversos planos, logran introducir a Chang (muy jocosamente) en el universo de ciencia ficción al estilo ‘La guerra de las Galaxias’, pero en cutre, protagonizado por Jeff, Britta, Annie y Glip Glop, una mascota diseñada virtualmente y con la voz de Garrett (#WhoIsGlipGlop).


Tanta prisa, tanta imperfección y tanta locura, incluso para Abed, hace que el director pierda totalmente la fe en el proyecto y se deje llevar vendiendo su alma de cineasta al productor y a la masa social. Nuevo palo a esos directores que, al igual que Abed, venden su alma a los grandes estudios cinematográficos (mejor no mencionar nombres). Algo positivo para Abed, es que él lo hace por la posible suma de dinero que podría conseguir para Greendale. Nada de beneficio propio.

‘Chief Starr and the Raiders of the Galaxy’: post-producción

Sobran 7 minutos de metraje que Abed tiene que eliminar en el montaje final. Todos están de acuerdo que la escena eliminada debe ser la última de Jeff. A éste, obviamente, no le gusta la idea e inducido por el odio roba el ordenador y se aleja para montar él mismo la película. Este odio le llega a Jeff debido a sus emociones encontradas mientras rodaba la película. Él sabe que pronto será el único que quede en Greendale. Todos van abandonando o teniendo vidas mejores (¡incluso Chang!), y rodar dicha película, que hasta él mismo reconoce que es una bazofia, se había convertido en su única válvula de escape de la realidad. No podía permitir que cortaran una escena suya entera.

‘Chief Starr and the Raiders of the Galaxy’: el preestreno

Tras una profunda conversación entre Abed y Jeff, deciden ponerle una solución al problema del metraje: eliminar la escena de Jeff, vale, pero grabando una breve escena final donde Jeff, Chang y Glip Glop despiden la película desde el infierno. Ese infierno que arrastró a Abed a grabar tal película.


El preestreno es un éxito… en Greendale, ya que a todo el mundo entusiasma. Especialmente al productor. Sin embargo, a diferencia del mundo real, donde este tipo de películas (dejando a un lado las parodias) triunfan en taquilla, la película de Abed se da un batacazo antes del estreno por “culpa” de Chang, que ya no es famoso en Internet. El productor decide no invertir y no habrá película.

La fama y el éxito es pasajero, como ya le sucedió a Bart Simpson en el capítulo de “Yo no he sido”, pero después de todo, siempre tendrás una familia o un grupo de amigos, al que puedes llamar familia, donde acogerte. Como le sucede a Chang al final del episodio, que ajeno a lo sucedido, vuelve a la mesa de la Biblioteca con su grupo de amigos como si nada hubiese sucedido.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba