'Dragon Ball Super' 1x59 Review: evitando el asesinato de un Dios

Por Diego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

Primero observar, luego actuar

Goku, Bills, Wiss y Shin regresan al décimo universo para examinar la situación y estudiar si realmente Zamasu planea asesinar a Gowasu, el Dios de la Creación de dicho universo, para usurpar su puesto y los anillos del tiempo.
El plan de Bills y Wiss es “provocar” a Zamasu con una nueva pelea contra Goku que jamás llegará. De este modo, dejándole con la miel en los labios por querer luchar contra un “simple humano” despertará su lado más oscuro.

Dicho y hecho. Tras abandonar el planeta de los Dioses del décimo universo, Goku y compañía cotillean la escena desde el espacio para ver si la reacción de Zamasu es malévola. Y es que Bills, al ser un Dios de la Destrucción, y Wiss, al ser un personaje tan poderoso (mental y físicamente), han notado sus instintos asesinos.

Pero antes de actuar necesitan pruebas. Se trata del futuro Kaio-Shin del décimo universo, una falsa acusación antes de emitir un veredicto y un castigo podría crear una guerra entre universos. Si Zamasu intenta asesinarlo, Bills en primera persona, actuará y se interpondrá en su camino. Sólo les queda observar.

Bills, haciendo honor a su sobrenombre de Dios de la Destrucción

Siendo observados como si de un ‘Gran Hermano’ espacial se tratase, Zamasu y Gowasu siguen su particular ceremonia del té mientras comentan teorías sobre el bien y el mal. El aprendiz dice haber estado reflexionando sobre ello y llega a la conclusión de que, para que el bien exista, es necesario el mal.

Gowasu está satisfecho porque al final ha entendido su explicación, pero de lo que no estará tan satisfecho es de que la lleve a tal extremo como está a punto de llevarla.

Zamasu hace un primer amago de asesinato con su espada de Ki. Goku y Shin se impacientan porque ven que en breve tendrán que actuar, pero Bills y Wiss esperan al momento exacto para intervenir. El momento llega, y el asesinato se consuma, pero gracias a la habilidad de Wiss de retroceder unos segundos en el tiempo han podido comprobar de manera 100% fiable las intenciones de Zamasu.

Todos vuelven al planeta de los Kaio-Shin del décimo universo con una pequeña sorpresa: Wiss le coloca una graciosa manopla a Zamasu para proteger a Gowasu del premonitorio ataque. Es entonces cuando Gowasu se entera de las intenciones de su pupilo y cuando Zamasu es pillado con las manos en la masa.

Shin comenta todo el plan que pretendía Zamasu hacer en un futuro: proclamarse Dios, hacerse con el anillo del tiempo, buscar las Bolas de Dragón, pedir la inmortalidad, crear un Goku falso y, finalmente, destruir la humanidad. Zamasu se sorprende al ver cómo conocen su plan y, cabreado, intenta atacar a Goku. Ahí está Bills para defenderlo cumpliendo con la promesa de eliminar a Zamasu si finalmente asesinaba a Gowasu. Sin pestañear, se deshace épicamente del villano.

Trunks se anima a sí mismo

En la Tierra, mientras Vegeta sigue entrenando y Bulma arreglando la máquina del tiempo, Trunks permanece melancólico pensando en haber dejado de nuevo sola a Mai con el peligro de su futuro. No debe preocuparse, ella se vale perfectamente por sí misma.

Trunks Junior, con una personalidad más gamberra que su versión futura (debido a que éste ha sido criado por su padre), le anima a su manera. Le insulta, le planta cara, incluso le golpea. Todo, claro, para animarle al más puro estilo Vegeta. De esta forma, Trunks del futuro consigue motivarse para hacerle frente a lo que está por venir. “Ganaré, no importa quién sea mi oponente”.

Conversaciones entre Zamasu y Black

Aunque el Zamasu del presente haya muerto, el Zamasu del futuro que atacó a Goku y compañía junto a Black sigue vivo. La pareja de villanos sigue hablando y dejando mensajes misteriosos para seguir especulando sobre su verdadera historia y sus propósitos.

Véase: “si matamos a Goku ya, no tendrás cómo hacerte más fuerte. Tenemos que matarlo después de disfrutarlo al máximo” o “es irónico que para llevar a cabo el Plan Humanos Cero haga falta el poder de los humanos”.

“Si un Dios destruye a otro Dios es imposible que no suceda nada”

Estas son las palabras que Bills pronuncia antes de su marcha abriendo la posibilidad de que su acto ha acabado con el Zamasu del futuro y, por ende, con Black.

Recordemos que no funciona así, ya que Trunks cuando viajó por primera vez en la saga de los androides no obtuvo cambios en su futuro, pero claro, con la intervención de un Dios de la Destrucción no lo sabrán. Para ello, ya con la máquina arreglada, volverán al futuro para corroborar la afirmación de Bills.

En el episodio 60 de ‘Dragon Ball Super’…

Como intuía Trunks, su futuro permanece tal y como estaba. Nadie ha desaparecido por haber matado al Zamasu del presente. Esto lo comprueban nada más volver de nuevo al futuro, donde aguardan los villanos a su llegada. Quizás Bills tenía razón y, aunque no lo haya eliminado, otra cosa puede haber cambiado. ¿Su inmortalidad quizás?

Por otro lado, conoceremos por fin la verdadera identidad de Black ya que, según el avance, no es un falso Goku creado por las Bolas de Dragón como se teorizaba.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba