'Dragon Ball Super' 1x02 Review: llega el turno de Vegeta

Por Diego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

Después de un episodio de transición… otro episodio de transición

El primer episodio de ‘Dragon Ball Super’, nueva (y esperadísima) serie del universo Dragon Ball, situada temporalmente después de la victoria frente a Majin Buu en ‘Dragon Ball Z’ y mucho antes del comienzo de ‘Dragon Ball GT’; empezó con el típico episodio de paz de ‘Dragon Ball Z’ entre saga y saga. Es decir, esos episodios que nos muestran a los personajes en situaciones cotidianas para enseñarnos que ellos también tienen su vida personal más allá de las batallas y que al fin y al cabo son humanos. Bueno… ya me entendéis.

Durante el episodio pudimos ver a Goku en un día de duro trabajo ayudando en temas paternales y agrícolas con su hijo menor Son Goten, el cual parece que cobrará importancia como su hermano, Son Gohan, cuando era pequeño en ‘Dragon Ball Z’. Además de la trama con su padre, Goten también comparte protagonismo con su gran amigo Trunks (seguro que veremos de nuevo a Gotenks/Gotrunk) con quien vivirá alguna que otra aventura/travesura como ya hicieran en el piloto (trama episódica algo infantil, por cierto).

Como hay tanto personaje en la saga de Dragon Ball, todos no podían tener cabida en el primer episodio. Los grandes olvidados fueron: Krilin, Piccolo y, concretamente, Vegeta, quien protagoniza este segundo episodio, también de transición aunque con un gran avance del villano del cual hablaré más adelante.

Vegeta, protagonista del episodio

El segundo episodio de ‘Dragon Ball Super’ funciona paralelo al primer episodio, ya que si en el primero veíamos a Goku en su vida más cotidiana, en éste haremos lo propio con su rival/amigo Vegeta.

Vegeta viaja con su mujer, Bulma, y su hijo, Trunks, a una especie de isla comercial con tiendas, restaurantes y ocio nocturno. Pero claro, conociendo a Vegeta, su expresión de odio, antipatía y vergüenza ajena le acompaña durante todo el día hasta que no puede más y termina explotando. ¿Cuándo? Cuando un animador le empuja a marcarse un baile delante de toda la gente.

Vegeta huye de allí y deja solos a Bulma y a Trunks, quien le agradece que haya pasado el día con ellos y sobre todo, que haya durado tanto tiempo allí. Es que Vegeta, en el fondo, detrás de esa máscara hostil esconde a un gran padre de familia sin olvidar, por supuesto, su orgullo y su naturaleza saiyan.

Vegeta y Goku nunca dejarán de entrenar

Esta naturaleza saiyan obliga tanto a Vegeta como a Goku a mantenerse siempre en forma para superarse a sí mismo, y en el caso de Vegeta, superar a Goku cueste lo que cueste. Y eso que en ‘Dragon Ball Z’, tragándose su orgullo, reconoció que Goku es el mejor.

Después del día familiar, Vegeta se dispone a entrenar en la nave/gimnasio diseñada por los padres de Bulma en la que puede aumentar la gravedad terrestre. Goku, por su parte, viaja con su teletransporte (Shukanido) al planeta de Kaito para entrenarse igualmente. Por cierto, ¡vemos a Goku con chándal! Algo nunca visto en la serie, la verdad.

Y aquí dejamos a estos dos grandes saiyans entrenándose para la nueva amenaza que se les avecinará próximamente… el Dios de la destrucción.

Bills confirma que la destrucción es lo suyo

Después de destruir medio planeta en el primer episodio (simplemente por el mero hecho de no gustarle un plato de comida) Bills, el Dios de la destrucción, vuelve a la carga en este segundo episodio en un primitivo planeta.

Su siervo, Wiss, se dispone a conseguir un poco de carne de dinosaurio cazada por un héroe local del primitivo planeta habitado por una especie de Minions. El héroe defiende lo que es suyo y logra transformarse en su forma guerrera para protegerlo. Le hace frente a Wiss pero Bills hace presencia y se encarga de pelear contra el ser primitivo en una desnivelada batalla. La primera de ‘Dragon Ball Super’, por cierto. Después de esto, Bills se queda sin probar la carne de dinosaurio y con una pequeña bola de luz destruye todo el planeta demostrándonos su inmenso poder.

Precuela y ¿reboot? de la Batalla de los Dioses

‘Dragon Ball: la batalla de los Dioses’ es la película que sirvió como punto de partida para resucitar la saga de ‘Dragon Ball’ después de la cuestionada serie ‘Dragon Ball GT’. Esta película comparte con ‘Drabon Ball Super’ su espacio cronológico y lo que es más importante, su villano.

Bills, el Dios de la destrucción y el villano más fuerte hasta la fecha, despierta de un largo sueño después de tener una premonición: ha visto un guerrero que puede hacerle frente al cual bautiza como Super Saiyajin Dios. En la película, Bills acude al planeta Tierra para enfrentarse a ese Super Saiyajin Dios y por ahora, en lo que hemos visto de serie, ‘Dragon Ball Super’ es una precuela muy próxima en tiempo a ésta película donde Bills se dirige a la Tierra y donde Goku se entrena en el planeta de Kaito. Veremos si también es un reboot o no. Es decir, si la batalla entre Bills y el supuesto Super Saiyajin Dios es similar a la película o toma un ritmo diferente.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba