Especial Narconovelas | Diferencias y similitudes entre 'El señor de los cielos' y 'La reina del sur'

Por Betty M. Martínez

¿Casualidad? ¿Coincidencia? ¿Oportunidad? ¿Oportunismo? No sé qué habrá pasado la semana pasada en el departamento de programación de Atresmedia, pero está claro que la palabra narconovela se mencionó en algún despacho. Sólo así se explica que el jueves Nova pusiera fin a la primera temporada de ‘El señor de los cielos’ y justo 24 horas después Atreseries arrancara la reposición de ‘La reina del sur’.

Fuese como fuese, lo cierto es que esa situación nos permite analizar esas dos narconovelas.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Pero antes de empezar a ver lo que las diferencia y las asemeja, un par de comentarios. El primero, espero y deseo que el adiós de ‘El señor de los cielos’ sea un simple hasta luego. Por ahora hemos visto solo la primera temporada y me parecería muy injusto que nos privaran a los espectadores de conocer el destino de Aurelio Casillas tras regresar de entre los muertos.

El segundo, me alegro de que repongan ‘La reina de sur’. Pero, ya puestos a aprovechar la coyuntura mediática para recuperarla, de verdad, ¿por qué no emitir la versión completa y evitar ese extraño ejercicio de corta y pega llamado serie? Si Telemundo emitió 63 capítulos, ¿por qué en España tenemos que ver sólo doce?

Viejos conocidos

Pero entremos en materia. Si la programación de ambas historias ya resulta curiosa, la relación entre sus protagonistas también tiene su enjundia. Resulta que Aurelio Casillas es interpretado por Rafael Amaya, quien, a su vez, interpreta al “Güero” Dávila, que es precisamente quien provoca que Teresa Mendoza acabe convertida en ‘La reina del sur’.

No me diréis que no es una casualidad curiosa. Y no entremos a comentar el hecho de que el jueves estuvimos en el velatorio de Aurelio Casillas y el viernes vimos morir al “Güero”.

No se me puede olvidar otra curiosidad. Resulta que Gabriel Porras, el incorruptible Marco Mejía de ‘El señor de los cielos’ es un sicario de lo más sanguinario en ‘La reina del sur’. Definitivamente el mundo es un pañuelo.

Similitudes y diferencias de los protagonistas indiscutibles

En fin, sigamos con los protagonistas porque entre los personajes de Aurelio y Teresa hay más puntos en común. El principal es que ambos son el eje central de sus respectivas historias.

En ‘El señor de los cielos’ absolutamente todo gira en torno a Aurelio Casillas. Es la argamasa que mantiene el edificio en pie. Sin Aurelio no tiene sentido la trama ilegal porque es el narco de narcos. Ni la trama policial porque a quién van a perseguir los buenos más que al mayor traficante de cocaína del país. Ni la trama sentimental porque no hay mujer que no haya pasado por su cama. Ni la trama de la competencia porque absolutamente todos los jefes de los demás cárteles quieren acabar antes o después con él. En resumen, hay muchos personajes de lo más variado, pero todos tienen en común un único punto: Aurelio Casillas.

En ‘La reina del sur’ pasa prácticamente lo mismo. Todos los personajes van entrando o saliendo de la trama en función de la relación que mantienen con Teresa. Ella es el planeta alrededor del que giran todos los satélites sean sus amigas del alma (que la verdad es que consigue tener unas cuantas a pesar de los problemas que arrastra), sus amores, sus aliados, sus enemigos o sus perseguidores.

Sin embargo, hay algo que diferencia profundamente a Aurelio y Teresa. Al primero lo conocemos desde el minuto uno como lo que es: un narco capaz de cualquier cosa con tal de conseguir más dinero y más poder. Lo detestamos casi desde la primera secuencia. Podría decirse casi que es el ejemplo perfecto de anti-héroe y no digamos ya de anti-galán.

Sin embargo, la historia de Teresa arranca de una forma muy diferente. Al principio Teresa no es más que una mujer enamorada del hombre equivocado, que, en un momento determinado, tiene que tomar decisiones sobre la marcha que no siempre son las más acertadas. Es más, en los primeros capítulos los espectadores llegamos a empatizar con Teresa porque la vemos como víctima de las circunstancias. Sin embargo, Aurelio nunca consigue despertar esa simpatía.

Corazones con muchos inquilinos

Ambas historias comparten también la característica de que el apartado del romance adquiere una nueva dimensión. Los protagonistas no se pasan toda la historia suspirando por un único personaje, sino que a su corazón van llegando nuevos inquilinos.

En el caso de Aurelio habría que matizar el párrafo anterior. Después de todo lo visto, yo me atrevería a asegurar que Aurelio no ha querido a ninguna de las mujeres que han pasado por su vida. Quizá en algún momento sí llegase a amar a Ximena, pero la mayor parte del tiempo ella no es más que es la madre de sus hijos. A Irina, la rusa, se limitó a utilizarla. Era su conexión con el poder político y, aprovechaba para pasar buenos momentos, pero hasta ahí. Su historia con Matilde aún no he conseguido tenerla clara.

He dejado para el final a Mónica porque de todas las mujeres que han pasado por la vida de Aurelio me parece la más interesante. Probablemente Mónica haya sido la que más lo ha querido. Solo así se explica que no fuera capaz de vengar la muerte de sus dos hermanos. En cuanto a lo que sentía Aurelio por ella, es desconcertante. Por momentos parecía que era la verdadera mujer de su vida, con la que mejor se entendía, pero quedó claro que era un espejismo o tal vez no. Por cierto, absolutamente impresionante Fernanda Castillo.

En cuanto a Teresa Mendoza, por su vida también van a pasar varios hombres, pero, a diferencia de Aurelio, ella sí los quiere. En el primer capítulo nos queda clarísimo lo que sentía por el “Güero” y en breve asistiremos a su romance con Santiago Fisterra (ya tiene guasa que un gallego se llame Santiago y se apellide Fisterra).

Podría debatirse si “el gallego” es el auténtico gran amor de Teresa, pero lo que está claro es que este personaje es el que le abrió a Iván Sánchez las puertas de su brillante presente y prometedor futuro en el género de las telenovelas. Yo me voy a callar lo que opino sobre su acento gallego única y exclusivamente porque su feeling con Kate del Castillo funciona y muy bien. Y no voy a decir nada sobre el papel que interpreta Miguel de Miguel porque, si lo hago, le cuento la serie a quien no la haya visto.

Conexión con el poder

Ambas historias tampoco se andan por las ramas a la hora de abordar la relación entre el narcotráfico y el poder político.

En ‘El señor de los cielos’ Aurelio consigue progresar en el negocio gracias a su alianza con “el letrudo”, es decir, el general Jiménez Arroyo, el mandamás en la lucha contra el narcotráfico en México y jefe directo de Marco Mejía. Pero Aurelio va más allá y cuando “el letrudo” ya no le sirve, decide buscar aliados más fuertes y acaba “asociado” con el primo del presidente de la República. Es más, esa relación de tú a tú con el poder político probablemente fuera la causa de que Aurelio perdiera el norte y olvidara su verdadera posición en el sistema. Solo así se explica la surrealista propuesta que le envió el narco al nuevo presidente.

En ‘La reina del sur’ esa conexión entre el narcotráfico y la política tiene nombre y apellido: Epifanio Vargas. Este personaje tiene tantas caras como le convenga a sus intereses: lidera el cártel, pero tiene una prometedora carrera política. Ordena matar al “Güero”, pero ayuda a Teresa.

Voy a confesar algo. Cuando la versión serie empezó a defraudarme (es decir, cuando me di cuenta de que faltaban partes muy importantes en la trama), seguí el resto de capítulos única y exclusivamente para disfrutar de la interpretación de Humberto Zurita. Me sigue maravillando que uno de los mejores galanes que he visto sea capaz de cambiar con tanta habilidad de registro. Muchos de los jóvenes actores que ahora empiezan a destacar deberían tomar a Humberto Zurita como modelo no sólo de lo que debe ser un galán, sino, sobre todo, de cómo debe evolucionar hasta llegar a ser un primer actor de alto nivel.

En fin, sea por casualidad o por oportunismo, lo cierto es que Atresmedia nos ha dado la oportunidad de ver dos buenos ejemplos de narconovela. Eso sí, insisto, sería muy de agradecer que no se olvide de las demás temporadas de ‘El señor de los cielos’ y, sobre todo, que algún día se decida a emitir ‘La reina del sur’ completa. Respeto a la audiencia se llama eso.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba