'Fargo' 2x09 Review: capitulazo con un plan para enfrentar a todos

Por Diego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

A lo cuento de hadas

Tanto el comienzo, con el “anteriormente en Fargo”, como en el grueso del episodio, mediante voz en off; este paso previo al final de la serie ha estado adornado como si de una historieta o un cuento se tratara.

La primera escena nos contextualiza en la serie gracias a un libro de texto con ilustraciones y una voz en off con el característico acento británico de Martin Freeman, protagonista de la primera temporada (sólo es un guiño). Voz en off, por cierto, que no nos abandonará y que irá narrando las claves del episodio y algunos pensamientos que podrían aparecer perfectamente en cualquier review del episodio. Muy admirable, la verdad.

Ed se ve obligado a aceptar un trato con la policía local

En la cabaña del lago ahora los prisioneros son Peggy y Ed, más bien los arrestados por la policía, la cual ha llegado de todas las partes del condado una vez Lou y Hank les avisaran. Los Blumquist cuentan la versión de los hechos maquillando un poco la realidad (dicen que hicieron rehén a Dodd después de que éste les asaltara en plena cabaña) y también confiesan su plan de intercambiarlo por la protección de Mike Milligan.

Todos los agentes y detectives discuten sobre lo que hacer con la pareja, pero Lou no lo aprueba y le obligan a marcharse de allí. La policía de la zona quiere que Ed acuda a la cita con Mike con unos micrófonos ocultos, pero Lou cree que no está preparado para ello, ¡es una guerra!, una guerra como la que vivió él en primera persona (Vietnam). Por esa razón, aunque tenga mucha menos experiencia en asuntos policiales que los presentes, Lou es el que más de cerca ha vivido estos asuntos armados y cree que errarán en su plan.

Una vez se deshacen de los ideales de Lou, la policía local (junto a Hank y el detective Schmidt, quienes se han quedado para no perder de vista a los Blumquist) le ofrece el trato a Ed a cambio de cargos menores. Ed ni se lo piensa dos veces.

El plan de Hanzee, más perverso de lo que nos imaginábamos

Si en el episodio anterior vimos brotar la bondad que había dentro de Hanzee, en éste se desvanece de un plumazo. Su primer acto: matar al dueño de la gasolinera que avisó a la policía. Allí, Hanzee se cura a sí mismo la herida del tijerazo de Peggy y huye con el coche del propietario a seguir con su plan de… ¿venganza?

La voz en off nos explica explícitamente que cuál ha sido la decisión de Hanzee para traicionar a los Gerhardt. Si venganza, si odio acumulado por todos estos años, si la necesidad de sentirse libre, si la opresión de su pueblo en la zona, etc. Un poco de todo, no vamos a analizar su decisión, mejor disfrutemos con ella.

El siguiente paso en su traición a los Gerhardt (si es que realmente es una traición) es hacer venir a toda la familia al motel de Sioux Falls donde se encontrarán la policía de la zona, Ed y Peggy, y los únicos componentes que quedan de la banda de Kansas City, Mike Milligan y su fiel (éste sí) escudero, con la finalidad de provocar un enfrentamiento épico. Y, ¿qué hará Hanzee para que acuda allí hasta la propia Floyd (aunque le dé la oportunidad de no asistir)? Muy fácil, mintiéndoles al decir que Mike tiene prisionero a Dodd.

El deber llama a Lou Solverson

Lou, antes de ser “desterrado” de Sioux Falls, se detiene en la gasolinera para hacer una llamada a casa en la, ya de sobra conocida, cabina telefónica. Tristemente, una llamada que llega demasiado tarde. Minutos antes vemos como cae desplomada al suelo su mujer y cómo su pequeña se la encuentra en dicho estado.

El agente no sabe lo que ha ocurrido en casa (cosa que no pasaría hoy día con las nuevas tecnologías) y su deber le llama. En la gasolinera encuentra un disparo en el cristal, por lo que entra sigilosamente a examinar las pruebas evidentes que indican que Hanzee ha pasado por allí.

De vuelta a casa Lou recibe un aviso de un nuevo cadáver. Éste se detiene y tras pensarlo dos veces, cambia radicalmente su destino y se dirige a la escena del crimen porque, como le dijo antes a Hank, tiene “un mal presentimiento”. Se trata de Constance, jefa de Peggy, confirmándonos que Hanzee no la perdonó el episodio anterior después de haber sacado tan buena información.

Cuando Lou sale del hotel de la escena del crimen se encuentra con toda la caballería de los Gerhardt en dirección a Sioux Falls. El deber le llama, y como ni su propio Sheriff, ni los demás agentes le contestan (están todos durmiendo), el propio Lou se apresura a seguir el camino de este ejército.

Nueva masacre en Sioux Falls

Clara referencia desde el primer momento de la serie a la increíble escena que está por llegar. Escena que fue la base de esta segunda temporada de ‘Fargo’, es decir, todo surgió a raíz de ella. Una escena que empezó en la primera temporada, precisamente también en su noveno episodio, donde un Lou Solverson entrado en años (interpretado por Keith Carradine) le habla de su experiencia como agente de policía al malo de la temporada, Malvo, centrándose concretamente en esta escena de Sioux Falls.

En el episodio de la primera temporada Lou cuenta que en Sioux Falls vio “algo que nunca antes había visto. Lo llamaría animal, pero los animales matan para comer”. Sin lugar a dudas se refería a Hanzee, quien ha pasado a convertirse en el único protagonista de la serie, en el Malvo de la segunda temporada. Aunque, ¿qué le marcará más a Lou, la matanza en sí o que este acontecimiento le haya impedido despedirse de su mujer (aparentemente fallecida o en estado grave)?

Pero volvamos a la segunda temporada.

Cuando llegan los Gerhardt junto a Hanzee, éste les dice en qué habitación esconden a Dodd. Todos los hombres de la banda, Bear incluido, se dividen por las distintas habitaciones del motel para acabar aparentemente con la banda de Kansas City, pero con lo que acabarán será con todo el cuerpo de policía de la zona. La masacre da comienzo de nuevo en Sioux Falls, esta vez entre propios “blancos” mientras que un “indio” lo observa como espectador.

Los Gerhardt en peligro de extinción

Hanzee se queda a solas con Floyd mientras el resto está en pleno combate, pero cuando se enteran de que están matando a policías en vez de a los integrantes de la banda de Kansas City, Floyd lo entiende todo centrando su triste mirada en Hanzee. “¿Por qué?” se pregunta la matriarca. Y nosotros.

A continuación, Hanzee no tiene otra opción que apuñalarla y acabar con su vida. Este hecho lo observa Bear desde la distancia, quien triste, se dirige hacia ella. En ese momento recibe un disparo en la oreja por parte de Lou, quien acaba de aparecer en escena. El disparo cabrea más si cabe a Bear y, como una bestia, corre hacia Lou hasta tirarle contra el suelo y asfixiarle con sus propias manos.

Mientras tanto, Hanzee, disparando a ambos bandos por igual, se centra en su objetivo número uno: Ed y Peggy. Como la voz en off nos vuelve a recordar, la pareja es el principal objetivo de Hanzee no sólo porque son los únicos testigos de lo sucedido con Dodd, sino que también son los únicos que han visto su “yo” más vulnerable. Un animal como Hanzee no lo puede permitir.

Un loco desenlace protagonizado por un “expediente x”

El caso OVNI ha rodeado de fondo toda la serie mediante apariciones y demás simbología, pero en este episodio por fin se convierte en algo protagonista. Un OVNI gigantesco hace presencia en la masacre del hostal dejando a todos los asistentes boquiabiertos. Unas luces enfocan los puntos clave de la escena: a Bear y a Lou, por un lado; y a Hanzee, por otro.

Ante la confusión, Lou aprovecha para deshacerse de Bear y pegarle un tiro en la cabeza terminando de esta forma, con el único heredero del trono Gerhardt. ¿Quién se ocupará ahora? ¿Charlie?

La confusión del OVNI también permite escapar a Peggy y a Ed de la policía y de Hanzee. Mientras escapan, Ed, como todos los presentes, alucina con la nave voladora pero Peggy le resta importancia brillantemente: “tan sólo es un OVNI, ¡tenemos que irnos!”. Finalmente, Hanzee, cuando ve que la pareja huye de allí empieza a dispararles, cosa que provocará que el OVNI deje la escena inmediatamente.

La aparición de este OVNI supone un “deus ex machina” en toda regla, o lo que es lo mismo, un elemento externo a la historia que favorece al protagonista (Lou) en su final sin ningún tipo de lógica interna. Pero hay que decir que se trata de un “deux ex machina” intencionado porque desde el principio se ha ido manejando esta posibilidad y además, este acontecimiento dota de misticismo, doble sentido, subtexto y metáfora a la historia.

¿El mejor “deus ex machina” de la televisión? Para mí sí.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba