'Fear the Walking Dead' 2x01 Review: mejorando el nivel del capítulo piloto

Por David Marañón

El estreno de la precuela más esperada en mucho tiempo, ‘Fear the Walking Dead’, tuvo récords de audiencia. Y, sin embargo, muchas fueron las críticas hacia un piloto que en bastantes ocasiones nos aburrió con una presentación lenta y con una falta de tensión a la que ‘The Walking Dead’ nos tiene acostumbrados.

Sin embargo, el hecho de que se aventuren a realizar una precuela de una de las series más vistas de la historia sólo nos hacía pensar que el producto merece la pena. Y ayer, con el segundo capítulo, pudimos encontrar atisbos de lo que puede ser una gran serie si saben dosificar drama y acción a partes iguales.

(Cuidado, SPOILERS!!!)

El comienzo del caos en L.A.

Hubo un par de escenas que nos recordaron al primer capítulo de ‘TWD’, no tanto por su parecido, sino por hacernos una idea de lo que pudo pasar en Atlanta.

Coches en caravana, gente consiguiendo suministros, policías disparando en medio de la calle y, sobre todo, mucha confusión. Y si algo bueno tiene esta serie es que, aun contando algo que ya sabemos cómo va a terminar, nos sigue dejando una sensación de intriga hacia un futuro incierto, como la de los propios protagonistas.

Partimos de la base de que son dos familias, que unidas, tienen que responsabilizarse también de sus vidas presentes o anteriores. Por un lado, y tras recuperar a Nick del ataque a Calvin, Madison decide hacerse cargo de sus dos hijos, siendo acompañada por Travis para buscar a Alicia. El problema viene cuando descubren que el novio de Alicia está infectado, teniendo que dejarle solo en su casa si no quieren correr el riesgo de contagiarse.

Una vez que Madison reúne a sus hijos, Travis se pone en camino para recuperar al suyo. Por tanto, ambos estarán separados durante el resto del capítulo, teniendo que enfrentarse solos a todo lo que les venga.

A partir de aquí, lo que podemos ver es un colegio abandonado, una ciudad que comienza un caos del que no estaba preparada, y a mucha gente preguntándose qué está pasando. Que, por cierto, aquí hay un fallo de guion importante, puesto que el propio Nick repite varias veces que nadie habla de lo que está pasando, que todos actúan con normalidad, y sin embargo, cuando Travis emprende camino para buscar a su hijo ya vemos carreteras colapsadas, comunicaciones que no funcionan y policías intentando poner un orden casi imposible de conseguir.

Una tensión más intimista y mejor conseguida

Si hay algo a destacar de este capítulo, es que por fin recuperamos esa tensión que hace ya tiempo perdimos en ‘TWD’. No se trata de la misma, puesto que en la ‘serie madre’ se tenían que enfrentar contra unos cuantos miles de caminantes.

Pero aquí vemos las reacciones más inocentes ante un cambio que ocurre delante de sus ojos y que puede afectarles de una manera bestial. El miedo, la ira que con ansias de protección desarrollan, son elementos que cualquiera de nosotros podría vivir y que reflejan de una manera muy correcta.

De hecho, si hay una escena a destacar, es la del colegio. Con Madison buscando medicinas para el síndrome de abstinencia de su hijo y con un Tobías completamente informado de qué hacer en un apocalipsis zombie, vemos el primer encuentro cara a cara, sin coches ni salvadores externos, entre un caminante y uno de nuestros protagonistas.

El clima que consiguen de peligro – aunque sabíamos de sobra que Madison no iba a morir en el segundo capítulo – está bastante logrado, y aunque Madison y Tobías se salvan, posteriormente vemos cómo a Madison le afecta psicológicamente el haber matado ya a dos personas infectadas.

Por su parte, Travis y Liza van en busca de su hijo en común a una manifestación improvisada por un incidente con la policía y un mendigo tiroteado. Lógicamente, los habitantes de Los Ángeles protestan por el hecho de que la policía dispare a gente desarmada y, para ellos, inofensiva. Y es ahí donde vemos otra de las escenas para el recuerdo de este capítulo, y es el inicio del caos.

Un disparo a una chica en la cabeza, los antidisturbios haciendo aparición estelar y la gente comenzando a correr y a encerrarse en sus negocios mientras los habitantes de Los Ángeles comienzan a destrozar la ciudad nos recuerda a hechos que no hace mucho ocurrieron en la vida real en EEUU y aunque el caso no es ni éticamente comparable nos muestra que cosas así pueden pasar en cualquier momento.

El hecho de que una ciudad comience a enloquecer y a perder la razón colectiva no es algo extraño, y en esta serie lo representan de la mejor manera posible.

En el próximo capítulo…

Con un capítulo que termina con Madison rota, Alicia descubriendo lo que ocurre al ver el ataque a uno de sus vecinos y Travis con su anterior familia encerrado en una barbería, en el próximo capítulo se seguirá desarrollando el caos y propagándose a la misma velocidad que el virus.

Como podemos ver en la promo, la ciudad será una cuna de ira, confusión y, sobre todo, miedo. No esperéis a verlo el día 6 para los más trasnochadores o el 7 para los que podéis esperar, el tercer capítulo se estrena el día 13 en AMC, así que toca esperar un par de semanas.

Aquí os dejo el avance el tercer capítulo. No despertéis mucho vuestro hype.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba