'Fear The Walking Dead' 1x06 Season Finale: ¡sálvese quién pueda!

Por Miriam Ortiz

Voy a tratar de ser un poco menos irónica, más que nada para que no se tergiversen algunas palabras, que si dices que no hay zombies en una serie de zombies se te tiran encima porque sí aparecen, uno o dos, ya estás contradiciendo tus palabras...

Hombre si veis que el titular va a acompañado de una foto en la que aparece un zombie, es que sí hay zombies, pero no hablamos de que se vean o no se vean, sino de su peso en la misma. Es como si hacemos una serie de médicos y nunca ejercen su profesión. Si, ya se que estos dos últimos capítulos de 'Fear the walking dead' eran la calma antes de la tempestad, eso estaba claro, pero tampoco estaría de más un poco de tensión, de crear más preguntas, para que no vaya el capítulo hacia abajo, sino que se mantenga, y la atención del espectador no se vaya a por uvas.

Con este capítulo se cierra la primera temporada de la precuela de “The walking dead”, y como era de esperar el último ha sido el mejor y nos deja con ganas de más. Lo cual no justifica que de seis capítulos solo merezcan la pena dos y medio. Espero que con la segunda temporada veamos más movimiento, sorpresas y alguna respuesta al origen de este apocalipsis zombie.

“The good man”

Finalizamos el anterior capítulo con unos 2000 zombies encerrados en un estadio de fútbol, y así lo comenzamos este último. Estos zombies van a dar juego.
Nuestros protagonistas se preparan para marcharse, otra vez, no sin antes ir a por sus familiares.

Salazar quiere acabar con el soldadito cagón, ya no les sirve para nada, pero Travis lo evita, hasta su mujer sabe que la mejor defensa es un buen ataque.

Ofelia está cabreada con su padre, ha descubierto cosas de él que no le gustan, pero a veces en la vida, dependiendo de las circunstancias, hay que actuar así, hay que sobrevivir.

Ellos ya se están dando cuenta, ven a sus vecinos, tranquilos, viviendo sus vidas, sin saber lo que se avecina. Pero cada uno mira su propio ombligo.

En el puesto de control los helicópteros se preparan para evacuar a los enfermos, la médico está organizándolo todo. La ex de Travis, Liza, le pide que salven a su familia, al menos a su hijo y a su ex.

El soldado le come la cabeza a Travis (no literal, que aún no ha muerto), dando pena porque Salazar es muy malote y le va a matar cuando ya no le sea útil. Le suplica, le dice que sabe que él no es como ellos, que es un buen hombre. Y el tonto de Travis comete su primer error de hombre blando en un mundo de lobos, le deja huir.

Salazar se acerca a la valla tras la que están los militares. Muy tranquilo, pese a que lleva detrás una horda de zombies nunca vista. ¡¡Se han guardado todos los zombies de la temporada para el último episodio!! Mientras el resto están en el garaje. Salazar se mosquea al ver que Travis ha dejado escapar a su prisionero. La compasión aún aguarda en sus corazones neoliberales.

Dejan a los jóvenes en el garaje, porque es peligroso. Como no, el chico tiene que cuidar a la chica, pese a que ella es más fuerte, más lista y sabe conducir, aunque le piden a él que conduzca, sin tener ni idea. Eso sí, la madre se lo dice al oído a su hija “tu cuida de él”. No lo entiendo...

El nuevo Johnny Deep, Nick, y el hombre de negro, Strand, siguen encerrados, uno muy tranquilo y el otro muy impaciente. Este señor es demasiado listo, sabe más de lo que cuenta...y maneja a Nick, y a la mayoría de personas, a su antojo. Al preguntarle dónde vive justifica su adicción a las drogas, es un chico que necesita acción, no una vida acomodada (o aburguesada como dice él) y tranquila en un vecindario de clase media-alta con unos objetivos marcados desde su nacimiento.Esta pareja es sin duda mi favorita de la serie. De pronto se escuchan disparos, militares corriendo de un lado a otro y una alarma de emergencia. Ha llegado el momento de huir. El hombre de negro va a por su llave pero, oh, ¿dónde está?...la tiene Nick, son tal para cual.

La gente corriente ya no existe

Desde la azotea la médica se da cuenta de que el complejo está en peligro y los helicópteros no van a ir a por ellos. Ella insiste en que aún es seguro y pueden aterrizar para salvar a la gente. Al ver que no van a salvarles le dice a la gente que se salve sola, que los que puedan andar vayan a los camiones. Liza también se marcha.

Los protagonistas logran entrar mientras los militares están entretenidos con centenares de zombies.

Mientras tanto los peques de la serie, esos teenagers que pueden darnos grandes momentos a lo Serrano, esperan en el garaje. Ella, para ser una aburguesada, es bastante dura, más que él. Se parece a su padre, en momentos así no todos pueden salvarse, hay que tomar decisiones. Alguien se acerca y ambos se meten en el coche, no saben si son vivos o muertos, mientras esperan tensos la aproximación de esos humanos...que resultan ser unos miserables militares desertores que solo quieren irse por patas, así que les roban el coche, no sin antes darle de leches al pobre chavalillo.

El hombre de negro y Nick salen de su cárcel, mientras todas las personas les suplican que les ayuden a salir. Este hombre se muestra frío e impasible, le dice que no merece la pena intentar salvar a nadie, ¿para qué? Si total acabarán muertos igualmente. “Deja que los demás se queden atrás”. Van a por un coche “...y luego a por Abigail”,”¿Abigail?” pregunta Nick, y nos preguntamos todos. Este hombre es un misterio...

La verja está a punto de ser tirada abajo, los militares no dan a basto, Liza se queda contemplando el panorama sin saber cómo reaccionar, hasta que la valla cae entera y todos huyen.

Nick y el hombre de negro (algún día le llamaré por su nombre, pero le pega mucho más al personaje) siguen avanzando por las instalaciones. Llegan a una sala donde está el militar al que chantajeaba, aún vivo mientras le devora un zombie. No se apiada de él y le remata, unos zombies entran y ellos salen corriendo.

Madison, Travis y los Salazar llegan a la prisión donde tenían a Nick, las personas allí encerradas les piden que les saquen, y les dirán dónde han ido (si no tienen ni idea, ellos no se han movido de allí y que se ha ido con el tipo del traje lo dicen antes de que les saquen, que cortos). Pese a ello Madison y Travis, que ya sabemos que son muy benevolentes (aún) les liberan.

Nick y su compañero de huida llegan a una puerta sin salida, están encerrados y...¡sus padres están al otro lado! Tratan de abrir la puerta desesperadamente mientras unos zombies se aproximan cada vez más. Por suerte Liza tiene una tarjeta de seguridad con la que logra abrir las puertas en el último segundo. Llegan a una cocina y....¡más zombies! Les atacan, pero logran zafarse de ellos entre unos y otros.

Regresan a la sala donde están los enfermos, a ver si la médica les dice cómo pueden salir de alli. Daniel Salazar le pregunta a Liza por su mujer, y tiene que darle la mala noticia. Ofelia se cabrea, quiere ver a su mama, pero no hay nada que ver. ¡Es un apocalipsis por infección, hay que quemar los cuerpos!

Cuando llegan a la enfermería ya no quedan enfermos, sino muertos. La doctora ha acabado con el sufrimiento de todos, solo le resta acabar con el suyo propio. Les dice por dónde pueden escapar, pero ella no quiere moverse de allí, pese a que Liza se lo pide.

¿Qué sabe el hombre del traje?

El hombre de negro les pregunta por su plan, Madison dice que van a ir al este, al desierto, porque creen que estarán más seguros. Él dice que no lo estarán, que vayan con él, al oeste, a su casa junto al mar, donde tiene provisiones. Este tío oculta mucho...estaba preparado de antemano.

Al salir a la calle ven montones de restos incinerados de personas, y Ofelia llora desconsolada.

Al entrar en el garaje no ven a los chicos. Salen por una puerta, tras la que se escondían. Ellos están bien, pero no tienen coche. Y cuando menos te lo esperas, el idiota del militar, Andy, apuntando a Salazar, Ofelia intenta que no dispare, y él la dispara a ella. Travis entra en cólera sobre él y le mete de puñetazos hasta dejarla la cara como un mapa mundi.

Por suerte solo le ha rozado el brazo y no le ha llegado a impactar de lleno el disparo.

Cogen prestados unos coches y salen a la carretera, dirección oeste. Las calles están desérticas, tan solo algún que otro zombie despistado, y coches atrapados en atascos que nunca avanzaron.

Llegan al casoplón del men in black, es hora de relajarse un poco. Madison habla con Nick, le pide disculpas por no evitar que se lo llevaran. Nick dice sentirse muy extraño, porque lleva mucho tiempo dando tumbos, y ahora es el mundo el que da tumbos junto a él. Está preparado para vivir así, está claro. ¿Pero el resto? Deberán ir aprendiendo.

Chris se abraza a su madre, le dice “estaremos bien mama”, y ella le contesta “te quiero Christopher”. Algo le pasa...y Madi la sigue.

El hombre de negro está preparando la maleta y Nick le pregunta que qué hace, “necesito estar en movimiento”, el chico pregunta si ellos pueden quedarse allí en su casa, y el hombre le contesta que no. Entonces le pregunta por Abigail, y que porqué van hasta allí si no se van a quedar. El hombre contesta: “para sobrevivir en un mundo loco hay que abrazar la locura.” Tras este mensaje críptico que Nick no comprende le hace mirar por unos prismáticos, a lo lejos, en el mar, se ve un barco. Esa es Abigail. Su destino.

Liza, los secundarios también mueren

Madi va a hablar con Liza, esta le muestra el mordisco que lleva en el costado. Eso no la transforma directamente, pero la infección la matará, y tras ello se convertirá. Liza lleva una pistola, le pide a Madi que la mate, porque ella no tiene fuerzas, y Travis es un debilucho. Y hablando del rey de Roma....allí aparece, con su discurso de “tenemos medicinas, te curarás”, pero no hay cura posible. Y cuando lo comprende toma por fin las riendas. Se escucha un disparo y todos se quedan expectantes por qué habrá sucedido. Alicia y Chris van corriendo, y el chico ve a su madre muerta.

Travis se acerca a la orilla del mar, hundido, su mujer va a consolarle. Y así es como un hombre de clase media, un burgués del siglo XXI aprende a sobrevivir de nuevo en un mundo lleno de adversidad. Todos están reaprendiendo lo que la naturaleza nos da, y el hombre nos quita.

Con buen sabor de boca se ha despedido “Fear the walking dead”, pese a las críticas de algunos de sus más que flojos capítulos. No podía ser de otro modo, este capítulo tenía que estar a la altura, máxime si lo comparamos con el resto.

Solo seis capítulos han cerrado la primera temporada, y habrá que esperar hasta 2016 para una segunda. Sin duda hay ciertos matices que la han ido mejorando, los personajes avanzan, o sino serían uno más, y ya sabemos cómo acaba la gente normal. La supervivencia hace que veamos cómo se las apaña cada personaje, además de descubrir qué pasa si el mundo se para.

Nos salpican alguna cosa sobre la infección, pero sin llegar a saber cómo se originó (cosa que esperamos se nos empiece a descubrir pronto).

Y nos dejan misterios, como Strand, este hombre impasible que lo sabe todo, pero nada cuenta.

Para los que se han quedado con "hambre"...

Pero no os preocupéis porque, además del estreno de la sexta temporada de “The walking dead” la semana que viene, ya se ha estrenado el spin-off del spin-off, es decir una webserie que continúa las andanzas de “Fear the walking dead” desde otro prisma.

En este caso en un avión. “Flight 462” ya tiene su primera entrega.

Corto pero tenso vídeo que se irá desgranando semana a semana para seguir alimentando nuestras ansias de apocalipsis zombie. Y aprovechando que Halloween está cerca....¡mucho cuidado con las infecciones! Que pueden aparecer por donde menos te lo esperas...

NOTA: El 31 de octubre estarás en Zaragoza? Pues ya tienes una cita en la Zaragoza Zombie Walk.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba