'Girls' 5x08: Regresos, impulsos y el cameo de Guillermo Díaz ('Scandal')

Por Marta Ailouti

No sé si os ha pasado alguna vez. Seguramente. Ese impulso infantil, casi vital, ante ciertas circunstancias que te pide a gritos que corras, que huyas o que te escondas debajo de la manta. Como si al volver todo lo demás fuera a desaparecer. Tal vez funcione, después de todo. Quizás, si eso, mañana será otro día.

Bien es verdad que no es una actitud muy madura, es egoísta y, si te lo hacen a ti, es una auténtica faena. Pero también es humano. Y en este episodio que, con razón, se titula De vuelta a casa –porque al final del día, si hay suerte, hay siempre al menos una casa a la que volver–, es además divertido. O, al menos, a mí sí me lo ha parecido. ¿Y a vosotros?

¡CUIDADO SPOILERS!

Shoshanna, fuera de lugar

La que está de vuelta es Shoshanna, aunque no se siente como si ella lo sintiera así. Tal vez, Nueva York sea la ciudad donde todo es posible, como dice Héctor (hablaremos de él más adelante), pero también el retorno inhóspito, donde la gente no te presta atención al empujar y la soledad, cuando ocurre, es siempre demasiado obvia. Desde luego, el recibimiento de Shosh no podría haber sido más frío. Aunque sí peor (es difícil olvidar la vuelta a casa de Hannah desde Iowa, con Mimi-Rose al otro lado de la puerta).

Sea como sea, la sensación de soledad se acentúa si tenemos en cuenta que la última vez que vimos a Zosia Mamet con el resto del reparto fue en la boda de Marnie, al principio de la temporada. Ella, que aún se pregunta qué hace allí, con un futuro incierto y otra vez sin trabajo, no parece tener tampoco ningún interés en ver a sus viejas amigas. Pero el que sí está, aunque no por mucho tiempo, es Scott. El magnate de la sopa, en realidad, me recuerda un poco a Fran. Ambos parecen cortados por el mismo patrón. Uno demasiado perfecto para este universo de egos, irresponsabilidad e inmadurez que habita en 'Girls'.

El drama irrumpe entre Jessa y Adam

Unos que vuelven y otros que van. Una de nuestras parejas favoritas de 'Girls', la más estable y la más longeva, ha roto. Y no, no me refiero a Hannah y Fran, si a eso se le puede llamar romper, sino a Caroline y Laird. Ni siquiera creo que sea algo definitivo, aunque sí lo bastante serio como para que ella, con una importante depresión postparto, haya salido huyendo, a pesar de la pequeña Jessa-Hannah Bluebell Poem, que ahora responde también al nombre de Sample (Muestra).

Así las cosas, el drama siempre pone en evidencia las carencias de nuestras chicas. Siempre hay una Kitty Genovese. Y Jessa no lo está llevando del todo bien. Mientras Adam, especialmente tenso y preocupado por su hermana, trata de cuidar de su sobrina, la actitud de ella –primero egocéntrica con la llamada de Hannah e infantil después–, no le está ayudando demasiado. Después de todo, puede que Jessa no sea tan diferente a Hannah y, lo que es peor, puede que Adam acabe de descubrirlo también.

Hannah y sus malas decisiones

La otra pareja que rompe, y esta sí definitivamente, es la formada por Hannah y Fran. Quizás él no midió bien las consecuencias. Desde luego, pasar tres meses con tu pareja en una autocaravana en mitad de plena crisis sentimental tal vez no sea la mejor idea. Claro que eso él al principio no lo veía y luego simplemente le estalló del peor modo posible.

Al menos, se me ocurren un millón de formas mejores de romper con tu pareja que encerrarte en pijama en el baño de un servicio de carretera y enviarle un mensaje, a poder ser sin errores gramaticales, al móvil. Pero ninguna tan divertida para el espectador. A fin de cuentas, ¿quién no ha fantaseado alguna vez con huir literalmente de "esa" conversación? La de las rupturas y los reproches.

Por supuesto que Fran, tan políticamente correcto como para insistir en acercarla de nuevo a Nueva York antes de desaparecer del todo, no se merecía tan poco. Pero como si todo lo malo atrajera a lo malo, a partir de este momento, Hannah empieza a encadenar además una serie de otras malas decisiones. Tirada en mitad de la carretera, en algún punto al norte de la ciudad, solo su tercera opción, que es Ray, puede ir a su rescate en su carruaje particular. Un camión de café completamente nuevo que acaba de adquirir.

No sé si repito lo suficiente lo mucho que me gusta Ray (en realidad sí), pero solo él sería capaz de preocuparse sinceramente por el bienestar de Hannah, después de que esta provoque que su camión se salga de la carretera y vuelque, y tras dejarlo tirado y solo, mientas ella se sube con un desconocido que le acerque de nuevo a Nueva York.

El cameo de Guillermo Díaz

El desconocido, en realidad, no lo es tanto. Al menos, para los seguidores de 'Scandal'. Primero fueron Marnie y Desi, que en Hello Kitty fueron contratados para interpretar un tema de la banda sonora de 'Anatomía de Grey'. Ahora, es Guillermo Díaz (Huck en la ficción), quien recoge a Hannah Horvath en mitad de la carretera. La buena conexión entre Shonda-'Girls' es más que obvia dentro y fuera de la pequeña pantalla, donde también desde sus redes sociales productora y actor celebran su breve cameo:

Díaz, hace aquí un poco de Huck, algo excéntrico y nervioso, su personaje en 'Girls' se llama Héctor y se muda a nueva York con todas sus pertenencias, de entre las que sobresale una pistola, que pone en alerta a Hannah, a quien le duelen más las viejas heridas que las nuevas. Pero él, que huye de una relación complicada que intenta dejar atrás, parece inofensivo después de todo.
Al menos, es agradable ver la emoción en sus ojos al contemplar por primera vez a lo lejos las luces de Nueva York. Esa dulce sensación que te invade cuando después de un largo viaje aparece la silueta de tu ciudad y te sientes de nuevo en casa. El mejor sitio para empezar de cero, ¿por qué no?
Y, como siempre, 'Girls' se despide hasta la próxima temporada, con la emisión de un episodio doble del que ya podéis ver el tráiler:

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba