'Glee' 6x05 Review: En busca de nuevos miembros

PorDiego Hidalgo

(¡Cuidado SPOILERS!)

Sue sigue mandando

La sombra de Sue del capítulo anterior (recordemos que se trata de un capítulo doble dividido entre esta semana y la pasada) permanece invariable en el inicio de éste. Por sus santas narices, y en uno de sus cambios de humor, decide cambiar la temática del concurso a Old School y alargar la competición un par de días más para darle tiempo a Nuevas Iniciativas a conseguir nuevos miembros. No se corta al confirmarlo, vamos.

Primer objetivo: Kitty

Rachel y Kurt hablan sobre quién pueden reclutar para el equipo. El primer nombre que les viene es el de Kitty, la capitana de las animadoras y ex miembro del Glee Club. A Rachel no le convence mucho en un principio porque piensa que la va a odiar, y efectivamente, después de tener una primera charla con ella le confiesa a Rachel que su reputación de egoísta le precede. No se equivoca la pequeña Kitty ya que en la quinta temporada, dicho egoísmo por parte de Rachel, resultaba desquiciante para el espectador. Kitty también le dice a Rachel que su nuevo equipo no le motiva nada y que con Will todo era mejor y más prometedor. Recuerda su pasado, sus aventuras y que ya lo dio todo por el Glee Club. No quiere volver a repetir fallos. Sin embargo Rachel, como siempre, no se da por vencida y, tirando de experiencia y promesas futuras, le hace replantearle seriamente su vuelta al Glee Club ya que, citando textualmente a Rachel, “el Glee Club necesita una bitch (no hace falta traducir esta palabra) para mantenerlos en orden”.

Kitty por fin está dentro y como buena bitch, en el buen sentido de la palabra, su primer acto es averiguar cuáles son las canciones que hacen ponerle más sentimental a Sue Sylvester, jurado del concurso. Para ello, Kitty y Rachel se cuelan en el despacho de Sue y entran en la carpeta más segura de su ordenador. Es decir, donde guarda las canciones más emotivas de su vida.

Una vez decidido el cambio de canciones, los nuevos componentes del equipo se quejan ya que apenas tienen tiempo de ensayar y aprenderse los nuevos números. Tirando de espíritu bitch de nuevo, Kitty pone firmes a los nuevos miembros y cumple con el propósito de mantenerlos en orden. En definitiva, Kitty es un futuro proyecto de Sue Sylvester.

Sam sigue hipnotizado

Siguiendo con la hipnosis del episodio de la semana pasada, Sue ordena a Sam que intente convencer a Rachel de que toquen en el concurso tres de las peores canciones que conoce. A sus órdenes, Sam se acerca a Rachel y antes que nada, se lanza sobre ella para intentar besarle. Rachel, confusa, le rechaza y le recuerda lo que se dijeron en el episodio anterior. Sam piensa en lo ocurrido y se disculpa con ella ofreciéndose para lo que quiera. Rachel no se lo piensa dos veces y le pide que reclute gente para el Glee Club.

Segundo objetivo: Spencer

Seguramente el nombre de Spencer todavía no os diga nada, pero es el chico gay que juega en el equipo de fútbol americano y que tiene como deseo ser el nuevo quaterback del equipo. Su otra afición, como no podía ser de otra forma en ‘Glee’, es convertirse una gran estrella del rock. Sam, su entrenador, trata de convencer a Spencer para unirse al Glee Club. Hipnotizado o no, Sam tiene uno de los momentos más cuerdos que se le recuerdan en la serie, y tira de reflexión y motivación para convencer a Spencer, o al menos, para dejarle con la duda sobre si unirse al Glee Club estará bien o no para él. En un principio éste rechaza unirse porque tiene miedo de que se descubra su homosexualidad y que su deseo de convertirse en un gran quaterback se esfume de su futuro, sin embargo, Sam le dice que para ser un gran quaterback tiene que dejar atrás el miedo y no ser un cobarde. Un gran ejemplo motivador: su gran amigo Finn. Spencer está dentro del Glee Club.

Se descubre el pastel del episodio anterior

Uno de los grandes problemas que tienen los protagonistas de ‘Glee’ surgió por culpa de la hipnosis sufrida por Sam y que le llevó a robar el correo de Will culpándole a Rachel por todo. Es por eso que Will decide darlo todo con Vocal Adrenaline, y tras terminar el episodio anterior todos boquiabiertos, Rachel le recrimina en éste el pacto que tenían firmado verbalmente. Más tarde, justo antes de que Nuevas Iniciativas debute en escena, Rachel se disculpa con Will por los malos modales de antes. Y aquí es cuando realmente se descubre el pastel. Will le dice que ella empezó la guerra leyendo su correo y obviamente, Rachel le dice que ella no hizo nada de eso. No les hace falta más de dos segundos para que se les venga un nombre común a la cabeza sobre quién pudo hacerlo: ¡Sue!

‘Saw’ Sylvester

Recordemos, que por alguna extraña razón, otro de los objetivos de Sue en el episodio anterior era que Kurt y Blaine vuelvan a estar juntos. En dicho episodio no lo consiguió, por lo cual, dicho propósito continúa en éste. Su primera aparición, en una cita entre Kurt y su nuevo (y maduro) amigo, Sue intenta sabotearles interponiéndose entre ellos vestida de camarera, sin embargo, las palabras de Sue apenas le afectan al amigo de Kurt y no entra en el trapo. A Kurt le conquista este acto.
Sin darse por vencida, y mientras ve con Becky un vídeo de Kurt y Blaine en el almacén del dolor, Sue cita su nuevo plan: encerrarles en un sitio estrecho donde tengan que mirarse fijamente y pueda volver el amor. Para ello, Sue tira de tópico y les encierra en un ascensor ficticio que sólo crea con dicho propósito. Kurt y Blaine (o Klaine como les llama Sue) entran en el ascensor mientras se dirigen al auditorio para presenciar las actuaciones de sus equipos. Ven un cartel de “ascensor nuevo”, sin embargo, no piensan que puede ser una trampa.

Tras un tiempo encerrados en el falso ascensor (con baño incluido) un diabólico muñeco montado en triciclo (a lo ‘Saw’) con la apariencia de Sue Sylvester hace presencia en el ascensor. Le dice a la pareja que si quieren escapar de allí tienen que besarse. Kurt y Blaine se besan sin sentimiento alguno y el muñeco les comunica que hasta que no haya pasión en el beso no van a salir. Éstos son reacios en un principio y deciden quedarse allí encerrados. Pero es imposible escapar. Tanto tiempo encerrados les da para muchas cosas. Entre ellas, recordar el pasado. Para llegar a su objetivo de una vez, Sue expulsa feromonas vía aerosol para que sus deseos carnales se potencien. Pero tampoco tiene efecto. Blaine, cansado ya de estar allí, le propone a Kurt besarse de una vez y poder así escapar. No significa nada para él, y lo corrobora también Kurt. Por fin se dan un apasionado beso y la puerta del ascensor se abre. Salen a toda velocidad para ver a sus equipos en concurso y donde todo el mundo se pregunta dónde han estado. Pero, tirando de diálogo tópico, “es una historia muy larga”.

El debut de Nuevas Iniciativas

Los Gorriones de Blaine (sin Blaine todavía) interpretan ‘My Sharona’ de The Knack y ‘You spin me round (Like a Record)’ de Dead or Alive; y a continuación, el esperado debut de Nuevas Iniciativas con las canciones robadas que emocionaron (y emocionarán) a Sue Sylvester. Para empezar, ‘It must have been love’ de Roxette y conocida por ‘Pretty Woman’; en segundo lugar, ‘Father Figure’ de George Michael; y por último, ‘All out of love’ de Air Supply. Con todas estas canciones, Sue, obviamente se sorprendió y se emocionó a la vez. Efusivamente, vive y canta cada una de las interpretaciones del Glee Club mientras recuerda fracasos pasados en su vida: elecciones de los EEUU perdidas por los republicanos o castings fallidos de la propia Sue para películas como ‘La Guerra de las Galaxias’, ‘Pretty Woman’ o ‘El precio del poder’. Sin duda, uno de los momentos más curiosos del episodio.

Sue, en la valoración para otorgar el ganador del concurso, no oculta su emoción y tras darle la tercera plaza a los Gorriones, en seguida galardona a Nuevas Iniciativas como los vencedores. Todos los grupos quedan incrédulos con el veredicto, porque es cierto que aunque la actuación de Nuevas Iniciativas sea destacable, el resto de grupos lo hizo realmente mejor. En especial el de Will.

Will y Vocal Adrenaline

Es una de las tramas que se ha desarrollado con cuenta gotas durante este episodio doble y que, seguramente, se desarrolle con mayor profundidad en los próximos episodios. Se trata del frío trato que tienen los alumnos nuevos de Will con él. Si en el Glee Club todo era felicidad y respeto; en Vocal Adrenaline, todo es egoísmo y beneficio propio. Cero sentimientos hacia el profesor. Después de la actuación de Nuevas Iniciativas, Will les aplaude; cosa que no sienta nada bien a su nuevo equipo. Más tarde, y tras quedar segundos en el concurso, el capitán de Vocal Adrenaline se lo recrimina a Will y tras tener una pequeña disputa, confirma que va a ir a por él.

El plan de Sue no ha dado resultado

Ni Nuevas Iniciativas se ha venido abajo viendo el nivel de los demás equipos participantes (es más, les ha servido como motivación); ni Kurt y Blaine se han vuelto a reconciliar. Esto último, como le confiesa al final del episodio a Becky, lo tenía todo planeado y les tiene donde ella quería en un principio. Tirando de chiste-meta (chiste o broma relacionada con la propia trama de la serie y que no tendría sentido en la vida real), confiesa que todavía tienen “seis semanas, probablemente siete, según las preferencias de la cadena” para llevar a cabo dicho plan.

Nuevas Iniciativas: un nuevo comienzo

Es el primer trofeo del nuevo Glee Club y termina el episodio como muchos episodios han terminado en temporadas anteriores: llenando la vitrina con trofeos, y lo que es más importante, formando un equipo sólido y rebosante de actitud.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba