'Jane The Virgin' 2x06 Review: ¿Nuevas oportunidades para Jane, Rafael, Rogelio y Petra?

PorBetty M. Martínez

Desde el nacimiento de Mateo en 'Jane The Virgin', hemos sido testigos de la lucha entre la faceta de Jane como mamá y su vocación de escritora. Fue un gran avance que decidiera retomar los estudios, pero si tomar la decisión fue difícil, su puesta en práctica ha sido muy complicada. ¿Lo vemos?

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

El difícil reto de la conciliación

En la teoría todo estaba perfectamente planificado. Cuando Jane estuviera en clase, Rafael cuidaría de Mateo y si él no podía, Alba o Xiomara se encargarían. Visto así, nada podía salir mar. Pero. Siempre hay un pero.

No creo que nadie ponga en cuestión ni la aptitud ni la actitud de Jane como madre, pero esta semana ella misma ha dudado y mucho. Primero, Jane ha faltado a muchas de las clases para mamás para ir a las clases de escritora y, obviamente, se ha perdido momentos. La mayoría eran anecdóticos, pero aun así se sintió mal. Pobre. Aún no sabía lo que venía después.

En una consulta rutinaria a Mateo le diagnostican plagiocefalia. Tiene solución, dice la doctora, pero Jane sólo parece escuchar las causas de la enfermedad. Suele producirse cuando los bebés pasan mucho tiempo tumbados de espaldas. Justo la posición en la que ha estado Mateo durante todo el tiempo que su madre preparaba sus trabajos de clase, así que Jane se siente culpable. No pienses eso, Jane, son cosas que pasan. A solucionarlo y listo.

Solucionarlo. Justo el día que a Mateo le colocan el casco (tratamiento de la plagiocefalia), Jane no puede ir a la consulta. Es la primera cita con el médico que se pierde y, una vez más, se siente culpable. Y aún hay más. Justo esa noche Mateo descubre el mágico mundo del biberón. Otro golpe más para el ego maternal de Jane. Sin embargo, este último momento lo lleva mejor. Será que poco a poco sus neuronas han ido procesando que lo que ha pasado es el cauce normal de la vida y sus circunstancias. Y pronuncia la gran frase: “estoy tan aliviada”. Bien Jane, ya se ve luz al final del túnel.

El nuevo profesor

A estas alturas os estaréis preguntando por qué Jane se ha perdido todos esos momentos. Pues porque ha empezado su curso de posgrado y ha tenido algún que otro desencuentro con su profesor. Las cosas ya no empezaron bien. Jane llegó tarde a clase y, encima, a los cinco minutos salió para contestar al teléfono. Una falta de tal gravedad para el profesor Chávez, que le cerró la puerta y no la dejó entrar de nuevo. Y ese fue sólo el principio.

Al margen de la relación profesor – alumna, hay que comentar que el papel de Jonathan Chávez es interpretado por Adam Rodriguez (CSI Miami), que es uno de los grandes fichajes de la temporada. Por ahora, ha sido un tanto huraño con Jane, pero hay que reconocer que se lo ganó a pulso. ¿Cuál sería vuestra actitud si una alumna se queda dormida en vuestra clase? Veremos cómo evoluciona esa relación. Lo que sí está claro es que es una gran oportunidad para que Jane desarrolle todo su talento literario. Si entre ellos pasa algo más, se verá en los próximos capítulos, pero no hay que descartarlo.

Otro nuevo personaje que hemos conocido es Wesley, compañero de clase de Jane y su nuevo mejor “amigo”. Pongo amigo entre comillas porque ya hemos visto una secuencia que nos indica que Jane va a tener que andarse con ojo. Por ahora, para mí está en cuarentena con muchas posibilidades de acabar en la lista de villanos.

Rafael, candidato a padre del año

En medio de todo esto, y con Michael totalmente desaparecido, Jane ha contado con el apoyo incondicional de Rafael, que se está ganando a pulso el título de padre del año. Allí donde hacía falta, allí estaba. Gesticulando en la coreografía del oso (por favor, cómo me reí), llevando la mantita a casa de Jane para que Mateo pudiera dormir, en la ecografía de Petra.

Precisamente esta ha sido una de las escenas del capítulo. Resulta que Petra está esperando ¡gemelas! Pobre Rafael. En unos meses será padre de familia numerosa sin haber hecho absolutamente nada con las madres de sus hijos. Petra está yendo a un terapeuta, pero a lo mejor Rafael también tendría que hablar con alguien sobre sus paternidades por obra y gracia de su hermana y una jeringa para pavos.

En fin, que entre la salud de Mateo, las gemelas de Petra y el rechazo de Jane, Rafael necesitaba una salida y la encontró. Su nombre: Jill. Razón: una de las madres de la clase de mamás. Resultado: un amago de relación que no llegó a nada. Se veía a kilómetros que esa historia no tenía futuro, pero ha servido para darnos cuenta de dos cosas. Una, que Rafael quiere a Jane y no se va a rendir. Dos, que, aunque lo niegue, Jane se sintió un poquito celosa al conocer el romance del padre de Mateo con otra mujer. Aquí aún hay cenizas.

De ‘La pasión de Santos’ a ‘Mad Men’

Y vayamos con Rogelio de la Vega, que esta semana ha dicho adiós a la legendaria ‘La pasión de Santos’. ¿Y cómo ha acabado? Como acaban todas las telenovelas. Con boda y beso. Confieso que se me escapó una sonrisa cuando vi a Jaime Camil casándose con Kate del Castillo, aunque se me borró en la escena del beso. ¿Cuántas veces habrá pasado eso en Televisa o Telemundo y no nos hemos enterado?

En fin, sigamos ¿qué pasa cuando acaba una telenovela? Pues que empieza otra. Luciana ya ha anunciado su nuevo proyecto y ha aprovechado para clavarle un nuevo puñal a Rogelio. Luciana protagonizará una nueva telenovela histórica llamada ‘Fernando e Isabel’ junto a Esteban, el gran rival de nuestro galán favorito.

Pero si Luciana tiene un proyecto, Rogelio no va a ser menos. Quiere hacer la versión telenovela de ‘Mad Men’. Evidentemente él sería Don Draper, perdón, Don Juan Draper. Si ‘Jane The Virgin’ es la versión serie de una telenovela y es un éxito, ¿por qué no va a funcionar al revés?

Solo hay algunos pequeños problemas. El primero, que ‘Fernando e Isabel’ ya está en el aire mientras que ‘Hombres locos’ tiene problemas de presupuesto. Rogelio es un gran galán, pero como productor aún tiene mucho que aprender. Eso sí, se esfuerza. Ya ha conseguido un inversor privado para sacar adelante su proyecto, pero ahora, segundo problema, tiene enfrente (y enfrentado) a Matthew Weiner. Por cierto, Rogelio, ¡qué decepción! No me puedo creer que una estrella como tú no sepa quién es el productor de ‘Mad Men’.

Eso no puede repetirse así que he hecho los deberes por ti y he buscado Desi Arnaz en Google. Fue un conocido músico, comediante y productor que estuvo casado con Lucille Ball. Con ella protagonizó un exitoso show en la CBS (‘I Love Lucy’), convirtiéndose en una de las primeras estrellas latinas de la televisión en Estados Unidos. Hay otro Desi Arnaz, también actor, que es el hijo de la pareja.

La nueva Petra

En cuanto a Petra, me tiene totalmente desconcertada. ¿Quién iba a decir que iba a pedirle consejo a Jane sobre la maternidad? Al final estas dos van a acabar siendo las mejores amigas. Bueno, si consigue escapar a la ira de Milos cuando descubra que hizo “desaparecer” sus granadas.

Aunque, dada la habilidad de Petra para caer de pie, seguro que le echa la culpa a Magda, quien, además, es la prueba viviente de la culpabilidad. Magda es una villana de libro, pero creo que los guionistas se están pasando un poco de la raya con ella. ¿De verdad era necesario que perdiera un ojo y una mano? Solo espero que sus nietas nunca descubran a Peter Pan porque el trauma está asegurado. Por cierto, voy a abstenerme de comentar lo surrealista de que Magda se llevara todos los efectos secundarios de la explosión y Petra no tuviese ni un rasguño.

Y un último comentario. Esta semana han debido darle vacaciones a Brett Dier porque casi ni lo hemos visto y no ha sido el mejor momento para desaparecer. Michael acabó el capítulo en la papelera (metafóricamente hablando) mientras que Rafael disfrutó de la cena de Acción de Gracias con la familia Villanueva. Y ha aprovechado la oportunidad.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba