'Jane The Virgin' 2x15/16 Review: Nuevos personajes, visitas inesperadas y negociaciones familiares

Por Betty M. Martínez

Todavía con la emoción de saber que ‘Jane The Virgin’ ha sido renovada para una tercera temporada, los espectadores hemos asistido a dos de los capítulos con más movimientos de las últimas semanas. A los preparativos de la boda de Jane y Michael se han sumado nuevos, e inquietantes, personajes, que, a su vez, abren nuevos interrogantes. ¿Lo vemos?

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Jane y Michael, del infierno al cielo

Comencemos por Jane y Michael. Siguen felices con sus planes de boda, aunque han tenido un momento bastante desagradable. Los padres de Michael han dejado claro por activa y por pasiva que no están de acuerdo con ese matrimonio. A Jane le extrañó su reacción, dado que siempre se habían llevado bien.

Nosotros sabemos que Jane quiere a Michael, pero, visto desde fuera, las cosas no están tan claras. Recordemos. Jane dejó a Michael por Rafael y eso, a ojos de unos padres, es una afrenta imperdonable. Más aún si la propia ofensora reconoce que corrió a los brazos de su nuevo amor la misma noche en que le dijo adiós a Michael. Siento decirlo, pero entiendo perfectamente la reacción de los señores Cordero. Es lógico que desconfíen y teman que vuelva a suceder algo así. Y seamos claros. Seguro que el TeamRafael aún no ha perdido la esperanza de que eso ocurra.

Jane consiguió encarrilar las cosas, pero se volvieron a torcer muy pronto. Jane llegó tarde a la fiesta de compromiso y los padres de Michael volvieron a torcer el gesto. Nosotros sabemos que Jane se retrasó porque Rogelio la necesitaba, pero los señores Cordero solo vieron que Michael no es lo más importante para ella. Una vez más, visto desde fuera, tenían su parte de razón; pero, afortunadamente, los que lo veían desde dentro tienen perfectamente clara la situación y Michael volvió a demostrar todas las cualidades que atesora defendiendo a su novia y poniendo a sus padres en su sitio. Punto para Michael.

Esta semana tampoco ha sido fácil para la pareja. Se han enfrentado al gran reto de encontrar un hogar en el que formar su nido de amor. Si buscar una casa con un presupuesto limitado ya es complicado, si encima hay que tener en cuenta la opinión del padre del hijo de ella, estamos ante una odisea. Jane y Michael encontraron la casa de sus sueños, pero estaba demasiado lejos para el gusto de Rafael. ¿45 minutos? ¿En serio? Rafael, si quieres boicotear la boda de Jane, busca otra excusa.

Menos mal que Petra tiene cafeína de sobra para los dos (cuando saca el carácter) y le dejó claro que no puede condicionar hasta ese punto la vida de Jane por mucho que sea el padre de Mateo. Rafael cedió, pero Jane, que sabe lo importante que es tener cerca a la familia, rectificó a tiempo. Al final encontraron la casa ideal cerca y a un precio asequible. ¿Milagro? No. Intervención directa de un personaje que no voy a decir porque aún sigo procesando esa escena. Tengo que rectificar ¿Milagro? Casi.

La nueva familia de Rafael

A Rafael le ha preocupado el nuevo domicilio de Mateo, pero ha tenido otras inquietudes. La principal, su familia. Sí, ahora Rafael tiene familia y numerosa y no lo digo solo por el reciente nacimiento de sus preciosas gemelas. Resulta que Derek, el hermano perdido, ha hecho acto de presencia en el Marbella.

Rafael no se lo podía creer cuando lo tuvo delante e intentó saber todo lo posible sobre él, su vida y, obviamente, sobre si conocía los negocios de su madre (recordemos, Mutter, la criminal). Estoy segura de que Rafael quería saber todo eso, pero, desde luego, el que quería respuestas era Michael. Aún me cuesta entender cómo es posible que Rafael y Michael sean capaces de trabajar juntos. En fin, no hay nada como tener un objetivo común.

Si hubiera escrito esta review solo sobre el capítulo de la semana pasada ahora mismo estaría despotricando contra la ingenuidad de Rafael porque decidió confiar en el desconocido de su hermano y dejar de ayudar al conocido novio de su ex. Sin embargo, tengo que admitir que Rafael está demostrando ser bastante hábil. Le ha hecho creer a Derek que no colabora con la Policía para que sea más ¿cómo decirlo? ¿parlanchín?, pero en su fuero interno Rafael sabe que su hermano oculta algo.

Y a todo esto, mucho irse a tomar unas copas a un barco, mucho ofrecerle un trabajo, pero ¿lo más normal no sería que Derek conociera a sus sobrinos? Aunque, claro, teniendo en cuenta que no tenemos muy claro su relación con los negocios de la criminal de su madre, a lo mejor es una buena idea mantenerlo alejado de los niños, que Sin Rostro ya nos dio un disgusto.

Alba se reencuentra con su pasado y Petra enfrenta su futuro

Alba es un personaje que siempre destaca, pero estas dos semanas ha protagonizado algunos de los mejores momentos. Primero, vivimos con emoción su reencuentro con Pablo Alonso Segura, su amor de juventud. Después, asistimos al renacer de ese romance y hasta vivimos una sorprendente petición de mano. Al final, nos quedamos con ganas de ver a Alba decir “sí, quiero” porque comprobamos que el que presuntamente estaba maldito resultó ser un maldito.

Alba hizo lo correcto al echarlo del hotel y del país porque se comportó como un gañán, pero me dio pena que este personaje no tuviera más recorrido en la serie. Me ha quedado la duda de si la maldición era real o no. Lo de la casa tenía explicación, pero ¿y los picaportes? Por mucha fuerza que tenga es demasiada casualidad que rompa todos los que toca. ¿Y el camarero?

En fin, que mientras Alba veía pasar ante sus ojos su pasado, Petra no acaba de ver claro su futuro. Rafael está preocupado. Jane está preocupada. Nosotros estamos preocupados. Petra nunca ha sido santa de mi devoción, pero últimamente le tengo cierta simpatía y me da angustia ver que no acaba de conectar con Elsa y Anna. Entiendo que tenga niñeras que la ayuden, comprendo que quiera recuperar su rutina diaria, pero me sorprende que no sea capaz ni siquiera que acunar a sus hijas.

Menos mal que Jane ya tiene un máster en maternidad y le echa una mano. Bueno, las dos. Se la lleva a la clase de mamás a la que había ido ella. Petra no pone demasiado entusiasmo y hasta sale huyendo cuando se siente juzgada, pero, al menos, entiende que tiene un problema y escucha el consejo de buscar solución. Y ahí se fastidió aún más la situación.

Petra tiene que averiguar si Magda también tuvo depresión postparto, así que va a la cárcel a preguntárselo. Mejor hubiera sido que fuera directa al médico aun sin esa información. A la “maternal” Magda no se le ocurre otra cosa que decirle a una madre en crisis que lo mejor para sus bebés es que las dé en adopción. No sé cómo lo hace, pero Magda siempre consigue sorprenderme para peor. Miedo me da lo que pueda hacer Petra tras ese consejo.

Rogelio, lo importante es la familia

Y vayamos con Rogelio, que nos ha dado bastantes dolores de cabeza. Afortunadamente consiguió salir sano y salvo del secuestro de Lola gracias a la intervención (¡cómo no!) de Michael. Creo que ya lo he dicho alguna vez y lo siento si resulto cansina, pero la perfección de Michael empieza a ser un tanto sospechosa. ¿Hay algo que haga mal este hombre?

En fin, tras superar esos momentos tan difíciles Rogelio parece decidido a concentrarse en lo que es verdaderamente importante en la vida. Una entrevista con José Díaz Balart (ha sido simpático ver al periodista entrevistando en la ficción a Jaime Camil después de haberlo hecho también en la realidad), la familia y los amigos. Y en estos dos últimos puntos es donde ha surgido la crisis de esta semana.

Resulta que Rogelio va a pagar la boda de Jane y Michael, pero no entiende que los que se casan son los que tienen que decidir cómo quieren que sea el día más importante de sus vidas. Los novios quieren un máximo de 75 invitados, de los que 15 pueden ser a propuesta de Rogelio. Y ya tenemos montado el lío. ¿Cómo va Rogelio a seleccionar a solo 15 estrellas mundiales de su amplia lista de amigos? Por un momento reconozco que me pareció escuchar a Roberto Carlos cantando aquello de “yo quiero tener un millón de amigos…”. ¿A quién no invita? ¿Al presidente de México? ¿A Gloria Estefan? ¿A Oprah?

Al final la intervención de Xiomara evitó que los problemas fueran a más. La boda será una ceremonia familiar, pero la fiesta será multitudinaria. Todavía no sabemos a quién no invitará Rogelio, pero sí conocemos a una de las invitadas estrella. Charo. Desde aquí doy las gracias al equipo de grafismo por decirnos quién era porque yo confieso que no tenía ni idea. Eso sí, ya he hecho los deberes, esto es, he recurrido al sabio Google y tengo que decir que me ha sorprendido comprobar que hay una nueva cuota española en ‘Jane The Virgin’.

Y para terminar, un consejo para Xiomara. Espero que de verdad estés segura de que tu relación con Rogelio se ha terminado definitivamente porque Adriana (qué gusto volver a ver a Angie Cepeda) ha dejado muy claras sus intenciones. Ya veremos si el galán cae rendido a los encantos de la heroína al más puro estilo telenovelero.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba