'Jane The Virgin' 2x04 Review: otro beso y la decisión ¿definitiva?

Por Betty M. Martínez

Una de las frases más repetidas en todos los países, culturas e idiomas es esa que dice “un hijo te cambia la vida” y en ‘Jane The Virgin’ lo estamos comprobando semana a semana.

Una amistad en crisis

Si en el capítulo anterior vimos la guerra interna que libraron la Jane mamá y la Jane profesional, esta vez la cuestión ha sido: ¿qué pasa con las amigas cuando se tiene un bebé?

Jane y Lina siguen pasando tiempo juntas, aunque sea haciendo ejercicios para perder los kilos extra del embarazo. Pero, aunque todo parece igual, todo ha cambiado. Jane no se da cuenta, pero Lina lo tiene muy claro. Lina le habla a su amiga de su nuevo amor, pero Jane solo tiene ojos y oídos para su gran amor: Mateo.

Jane sólo es consciente de que algo va mal cuando Lina le recuerda que le había prometido organizarle una fiesta de cumpleaños inolvidable. Se le había olvidado por completo. Menos mal que Jane es una mujer creativa porque consiguió salir del paso bastante airosa. Le promete que habrá fiesta y estará ambientada en los locos años 20 del gran Gatsby.

En teoría pintaba bien y la emoción de Lina implicaba que tenía que salir bien, pero en la práctica todo falló. Jane lo intentó con todas sus ganas, pero una gran fiesta no se puede improvisar en dos días, así que al final el festejo consistió en ir a la discoteca, como un viernes cualquiera. Esto podría suponer una ruptura total de relaciones, pero cuando hay amistad de verdad, todo se puede arreglar, así que después del intercambio de reproches de rigor, todo se solucionó. Y, además, por una noche, Jane volvió a ser Jane y no sólo la madre de Mateo.

Me están gustando mucho estas tramas que muestran los cambios que sufre la vida de Jane con la maternidad porque estoy segura de que muchas mujeres habrán vivido esas situaciones. No se trata de romper totalmente con tu vida anterior, sino de reorganizar todas tus facetas: profesional, amiga... Con un bebé hay que ajustar mejor la agenda.

Mateo tiene madre y padre

Y para poder cumplir con todas tus funciones, puedes recurrir a los clásicos. Dejar que tu madre o tu abuela cuiden al bebé o dejarlo bajo el cuidado de su padre. El padre. Rafael. Pobre Rafael. Estaba muy emocionado después del beso de la semana pasada, pero se llevó un disgusto al comprobar que había malinterpretado un emoticono y que Jane quería mantener las distancias.

Y después de esto llegó una de las mejores escenas de Justin Baldoni. Voy a ver si consigo explicarme bien para que no se me malinterprete. Rafael, aunque la quiere, está dispuesto a darle su espacio y su tiempo a Jane, pero donde no va a ceder ni un milímetro es en su faceta de padre y menciona la palabra maldita: custodia.

Y por primera vez no he estado de acuerdo con nuestro amigo el narrador. Bueno. Matizo. Entiendo que para Jane haya sido un puñetazo en el estómago, pero también hay que entenderlo a él. Para una vez que Rafael demuestra un poco de espíritu. Es comprensible que para Jane sea duro separarse de Mateo, pero tampoco es justo que Rafael sea una “visita” en la vida de su hijo.

Rafael está frustrado y Jane está exhausta, pero los dos quieren lo mejor para Mateo, así que juntos intentan encontrar la mejor solución. Otro punto que hacediferente a ‘Jane The Virgin’. En cualquier telenovela clásica el galán sería papá a ratos, pero aquí Rafael quiere estar presente y corresponsabilizarse de su hijo. Me gusta y mucho el mensaje que transmite. Corresponsabilidad. Tal vez el Rafael galán no haya tenido su día, pero el Rafael papá ha triunfado.

De beso en beso

Espero que Rafael siga mi consejo de consumir cafeína regularmente porque le va a hacer falta con la que se le viene encima. Es más, desde ya le recomiendo que añada bebidas isotónicas a su dieta. Me explico. Tras el beso de la semana pasada, el TeamRafael estaba exultante porque era una señal inequívoca de que el galán estaba derribando los muros que rodean a la heroína. Error.

Michael ya ha demostrado en los últimos 25 capítulos que es muy testarudo y no se va a dar por vencido hasta que Jane le dé un no rotundo. Y se lo ha dicho, en clave, pero se lo ha dicho: si no tengo posibilidades, dímelo. Y ella no se lo ha dicho.

Michael recibió su propio puñetazo en el estómago cuando Petra le enseñó la foto del beso de Jane y Rafael, pero, el policía, fiel a su línea de mejor amigo enamorado, enfrentó la situación y, por una vez, le salió bien. Muy bien. Felicidades al TeamMichael. Esta semana se ha puesto en la primera posición en la carrera hacia el corazón de Jane y con muchísima ventaja.

Gina Rodríguez y Brett Dier nos regalaron uno de esos momentos de boca abierta que ya empezaba a echar de menos y la confesión de Jane a Xiomara casi hace que me caiga de la silla. ¿Será la decisión definitiva? Si tenemos en cuenta que Jane levitaba al volver a casa, parece que sí; pero aterrizó de lleno al ver a Rafael y, sobre todo, y esto es un hecho objetivo, estamos todavía en el cuarto capítulo de esta segunda temporada. Muy pronto me parece para una decisión de esta envergadura. Pero, en fin, lo cortés no quita lo valiente. Enhorabuena, Michael. Rafael, prepara todas tus armas de seducción porque te van a hacer mucha falta.

Llegan nuevos personajes

Brett Dier ha estado muy ocupado este capítulo. La semana pasada le pedí respuestas y el inspector Cordero ha cumplido a la perfección. Ya sabemos quién es Heidi von Ucher. No es Sin Rostro. Es una cantante tirolesa que fue amante de Rose. Dicho así, no parece muy importante, pero lo es porque nos lleva a un nuevo personaje: Mutter.

¿Quién es Mutter? Hubo bastante confusión. Sabíamos que era responsable del secuestro de Luisa (menos mal que ya la liberaron) y pensamos que era la madre de Rose (mutter es madre en alemán). Sin embargo, gracias a la nueva compañera de Michael (cuidado, inspector Cordero, esta chica es peligrosa), descubrimos que Mutter es un narco que operaba en Miami en los años 80. ¿Narcotráfico? ¿Miami? ¿Años 80? ¿Fui la única que se acordó de ‘Corrupción en Miami’ (‘Miami Vice’)? Solo nos faltaba ahora una aparición estelar de Don Johnson. Eso sí que se traiga a Edward James Olmos, pionero del latin power en las series estadounidenses.

¿Qué tienen en común Rogelio de la Vega y Tom Cruise?

Y hablando de latin power, hemos descubierto el chantaje de Luciana a Rogelio. Resulta que en su juventud Rogelio fue miembro de la iglesia de la Cienciología (divertidísima Alba intentando entender esa religión) y Luciana tiene grabaciones con las confesiones de todos los secretos más secretos de su ex marido, así que Rogelio cede absolutamente en todo. Menos mal que Xiomara es una mujer de armas tomar y aplica el ojo por ojo. Chantajea a Luciana y pone a salvo los secretos de Rogelio. Bravo por Xiomara. Genial, Andrea Navedo.

No quiero ser pesada, pero tengo que insistir en lo especial de las escenas de Jaime Camil y Kate del Castillo. No importa si exageran al máximo las escenas telenoveleras (buenísimo el momento mi lado bueno es el derecho), no importa si discuten, hagan lo que hagan, es un gusto verlos actuar juntos. Gracias.

Para terminar, Petra también ha tenido su puñetazo en el estómago. Milos ha vuelto. ¿Lo recordáis? El ex novio que le compró las acciones del hotel (un día voy a hacer un quién es quién de personajes). En fin, que ha vuelto y le ha pedido a Petra que se case con él. ¿Qué responderá Petra? ¿Le dirá que está embarazada? No es oligarca ni ruso, pero es mafioso y checo, ¿le servirá a Petra como padre de mentirijillas para su bebé? ¿Aceptará Rafael que su otro hijo también tenga otro papá?

Por si todo esto no fuera ya suficiente, la semana que viene llega Britney Spears.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba