‘Jane The Virgin’ 1x18 Review: Cuando el pasado rompe el presente

Por Betty M. Martínez

Era uno de los momentos más esperados desde que se anunció y al fin llegó. Rita Moreno hizo su aparición en ‘Jane The Virgin’ como Liliana de la Vega, la glamurosa abuela de Jane y la rencorosa suegra de Xiomara. Siempre he destacado la calidad del elenco de esta serie y la presencia de esta multipremiada actriz viene a ratificar una vez más el buen trabajo que realiza en cada capítulo el departamento de casting.

Antes de que veamos qué ha sucedido en este episodio me gustaría hacer un paréntesis, precisamente sobre los responsables de casting. Gracias por seguir sorprendiéndome. Encontrarme de repente con Isabella Camil en pantalla ha sido increíble. No la veía desde ‘Lo que la vida me robó’ y, aunque aquí no ha tenido mucha participación, me ha gustado verla. Eso sí, señores guionistas, hubiera sido de aplauso el que tuviera una escena con su hermano Jaime Camil.

En fin, después de este guiño telenovelero y familiar, veamos qué le ha pasado a nuestra Jane y al resto de las mujeres Villanueva, que ha sido mucho.

(¡¡Cuidado Spoilers!!)

Y llegó la glam-mother

Rogelio de la Vega lo dijo la semana pasada. Su madre es muy importante para él y lo hemos comprobado. Ha llegado Liliana de la Vega y hemos visto que los temores de Xiomara eran más que fundados. Las relaciones suegra – nuera son complicadas a veces, pero en este caso era muy curiosa la tensión porque se suponía que hace veinte años que no se veían. ¿De dónde venía todo ese rencor de Liliana hacia Xiomara? ¿De la muerte de Gordito?

Conociendo a los guionistas, no podía ser tan evidente y claro que no lo era. Nuestro querídisimo, y a veces insufrible, Rogelio de la Vega le dijo a su madre que Xiomara no le había contado que estaba embarazada. Señora de la Vega, ahora entiendo su rechazo a perdonar a Xiomara. Pero, vista la cara de Xiomara, había gato encerrado. Y no era Gordito.

Con la cara de bueno que tiene, Rogelio fue capaz de mentirle a Liliana porque Xiomara sí le dijo que esperaba un bebé. Rogelio, sabía que no eras muy valiente, pero nunca imaginé que fueses tan cobarde como para no decirle la verdad a tu madre. Pero, sobre todo, me has decepcionado como galán. Un protagonista de telenovela siempre da la cara por su mujer (cuando están de buenas). No es de caballero permitir que insulten a la madre tu hija porque hay que reconocer que los comentarios de Liliana sobre la edad de Xiomara han sido de lo más desagradables, por mucho que los hayan barnizado con una capa de humor. Entiendo perfectamente que Xiomara buscara consuelo en los brazos de Marco. ¿Lo recordáis? Yo he tenido que hacer memoria. Era el padre de una alumna de las clases de baile de Xiomara y hace unos capítulos tuvieron, digamos, un “acercamiento”.

En fin, cuando parecía que la pareja Rogelio – Xiomara hacía aguas, todo cambia y regresa nuestro galán favorito. “Nadie le falta al respeto a la mujer que amo”. ¡Bravo! Reconozco que me faltó poco para levantarme del sofá y ponerme a aplaudir. Esas diez palabras, junto a mamá de la Vega en un avión, han servido para que amainase la tempestad. Lo del beso con Marco mejor lo dejamos en modo Pause, que llevamos un par de capítulos que vamos de disgusto en disgusto y nos merecemos un momento romántico.

No va a funcionar si no lo crees

Y vamos ya con nuestra pareja protagonista. A Jane y Rafael los dejamos la semana pasada en un amago de reconciliación o en un amago de crisis. La verdad es que no me quedó muy claro. Pero lo que sí es seguro es que esta semana han vivido una auténtica crisis.

Hasta ahora esas estadísticas que aseguraban que las tecnologías han aumentado las crisis de pareja me parecían exageradas, pero después de comprobar la percepción de Rafael de cuándo se puede apagar el teléfono y cuñando no, me lo estoy replanteando. Lo dije la semana pasada y lo mantengo. Rafael está fallando estrepitosamente como galán. ¿Cómo se le ocurre dejar sola a Jane en la clase de preparación al parto? Vale que tiene que dar a luz ella, pero el bebé también es suyo. Eso sí, en el club de yates sí se puede apagar el móvil porque es muy importante hacer vida social. No vaya a ser que me interrumpan en mitad de un mojito con míster Yo Soy Millonario. Rafael, vamos de decepción en decepción.

Eso sí, hay que reconocer que él también lo ha pasado mal, perdón, muy pero que muy mal en este capítulo. Yo creo que todos nos emocionamos cuando supimos que había encontrado a su madre. Ese reencuentro podía ser uno de esos momentos a recordar de la serie. Y vaya si lo recordaré, pero no como imaginaba.

Confieso que casi se lo perdono todo cuando vi la cara que se le quedó cuando su madre le dijo que aceptó diez millones de dólares a cambio de no volver a verlo. Creo que ha sido el momento más dramático que hemos vivido en ‘Jane The Virgin’ y probablemente el golpe emocional más duro que ha recibido un personaje. Yo me esperaba un pasado melodramático con una madre apartada a la fuerza de su hijo, pero desde luego nunca imaginé semejante intercambio comercial. Rafael siempre se había mostrado muy seguro de sí mismo, pero en unos segundos se desmoronó como un castillo de naipes. Rafael Solano se ha llevado una “bofetada” de las que hacen historia y lo peor es que se la ha dado su propia madre. Qué pena.

Pero que Rafael cayese en picado a los infiernos no era suficiente. Tenía que arrastrar a Jane con él y de rebote a todos nosotros. Señores guionistas, creo que esta vez se les ha ido la mano con el “drama” del que tanto habla Rogelio de la Vega. Después de soportar durante 40 minutos las dudas de Jane sobre su relación con Rafael, cuando ya finalmente ella decide dar un salto de fe y creer que todo va a salir bien, ¿era necesaria la decisión de Rafael? ¿De verdad era necesario dejarnos con el corazón en un puño? Lo confieso esta vez no me han dejado con la boca abierta, me han regalado una sensación de angustia que creo que me va a durar hasta el próximo capítulo.

Amor rehabilitado

Pero, por si todo esto fuera poco. Han pasado más cosas en este capítulo. ¿Los guionistas cobrarán al peso? Porque en este episodio no nos han dado un respiro. Vayamos con la pareja sorprendente de esta semana. A estas alturas de la serie va la juiciosa Alba y se nos echa novio. Yo creo que los guionistas han pensado que si volvía Marco también podía volver algún otro personaje y quién mejor que el admirador de nuestra abuela favorita (Liliana de la Vega será muy glamurosa pero para abuela ya tenemos a Alba Villanueva). La verdad es que ha sido muy tierno ver la ilusión de Alba y muy simpática su reacción al averiguar la profesión de su galán. Pobre Alba. Solo a ella se le puede ocurrir invitar a salir en Pascua a un… ¡sacerdote!

Y otro amor que parece que se va rehabilitando es el de Michael y Andie. No los hemos visto juntos, pero parece que progresan adecuadamente y, aunque me alegro de que Michael intente pasar página, no me acaba de convencer Andie. Sigo apostando por su faceta de villana o si no ¿por qué insistía en restar importancia a las dudas de Jane? Por cierto, pobre Jane. La decepción que ha debido sentir al descubrir la verdadera identidad de su nueva mejor amiga. Lo bueno es que ahora será más cuidadosa a la hora de escoger confidentes.

De la pareja de Petra y Aarón – Román prefiero no hablar. Cuantas más cosas sé, menos entiendo lo que pasa.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba