'Jane The Virgin' 3x01 Review: sorprendente e intenso inicio de temporada

Por Betty M. Martínez

Hay varias formas de definir ‘Jane The Virgin’. Para unos es una telenovela, para otros es una comedia, pero los que somos sus fieles seguidores sabemos que es una combinación perfecta de ambos géneros aderezada con los toques justos de drama.

Y tan dramático fue el final de la segunda temporada que ese nudo en la garganta que nos dejó el cliffhanger nos acompañó durante todos estos meses. A falta de saber hacia dónde se inclinará la balanza en las próximas semanas, veamos cómo ha sido este dramático arranque de temporada.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

¿Qué querría Michael?

Hace un par de líneas ya he avisado de que este texto contiene spoilers, pero, como toda precaución es poca, reitero. Cuidado. Va spoiler. Quien no haya visto aún el capítulo y no quiera saber qué ha pasado con Michael que se vaya al siguiente párrafo. ¿De acuerdo? Perfecto. Para los otros: Michael está bien.

Y ahora que algunos ya sabemos el desenlace. Veamos cómo fue el proceso. El drama arrancó desde el minuto uno. Perdón, desde el tres porque los dos primeros fueron un brillante resumen de las dos temporadas anteriores por parte de nuestro amigo el narrador. Señor Méndez, bienvenido de nuevo. Le hemos echado de menos. Por favor, cuanto tenga tiempo, ¿podría darme algún consejo para poder decir tantas cosas y tan bien en tan poco tiempo? Muchas gracias.

En fin, a lo que iba. Jane salió a buscar a su marido y se lo encontró tirado en el pasillo. Reconozcámoslo. Todos nos estábamos mordiendo las uñas. ¿Estaría vivo? ¿Sería demasiado tarde? Cuando Jane dijo “respiras”, el narrador dijo “gracias a Dios” y nosotros suspiramos aliviados recuperando el aliento. Creo que ha sido uno de los pocos momentos de la serie en que no importaba si eras TeamMichael o TeamRafael. Todos. Absolutamente todos queríamos que Michael respirara.

Pero eso solo fue el inicio de una larga noche en la que la tensión hizo mella. Jane soportó estoicamente la espera. Fue la mujer fuerte y valiente que todos conocemos, pero hasta las mayores fortalezas tienen debilidades. Y hubo un momento en que Jane no pudo más, pero tuvo el suficiente valor como para alejarse del resto de la familia y llorar en soledad. Era el momento de preocuparse por Michael. Su dolor en esas circunstancias era secundario.

Sin embargo, lo peor estaba por llegar. Jane tuvo que enfrentarse a su primera decisión como señora Cordero (qué raro se hace llamarla así) y no fue nada fácil. El estado de Michael era crítico y había que decidir si operarlo o no. No operarlo era malo, pero operarlo podía significar su muerte. Jane no sabía qué hacer y su suegra tampoco ayudaba. Sin embargo, ahí estaba Alba y su don para dar los mejores consejos. No hay una buena decisión, le dijo. Solo piensa lo que querría Michael, le aconsejó. Y Jane recordó. Recordó que Michael era un luchador. Y tomó una decisión.

Jane recuerda el pasado y planea el futuro

Como ya he dicho, la espera ha sido larga, pero hemos estado bastante entretenidos. Hemos descubierto cómo empezó realmente el romance entre Jane y Michael y digo “realmente” porque hasta ahora nos habíamos quedado en las ramas. ¿Recordáis? Se conocieron en la fiesta de cumpleaños de Jane cuando ella pensó que era un stripper. Pues bien, eso solo fue el punto de partida de una historia bastante curiosa.

Resulta que en ese momento Jane estaba “ilusionada” (me niego a decir enamorada) con Sam. ¿Y éste quién es?, dije yo cuando lo vi aparecer. Digamos que era un pretendiente de Jane. La historia no pasó a mayores porque Michael triunfó gracias a la receta familiar de una sopa (lo confieso, esta semana era imposible no ser TeamMichael).

Pero lo interesante está en que Jane le planteó a Michael que quería salir con él pero que también quería “explorar” su relación con Sam ¿En serio, Jane? ¿Cómo se te ocurrió plantearle algo así antes siquiera de la primera cita? ¿De verdad pensabas que iba a aceptar? Jane, asume que eso no era honestidad. Era tener un plan A y un plan B y prefiero no profundizar en quién era quién.

Además de bucear en el pasado, también tuvimos tiempo para ver cómo se imaginaba Jane su futuro con Michael. Esta vez el resumen lo hizo ella misma, sin necesidad de la cooperación del señor narrador, y ha sido más que emocionante. No tengo palabras para definir el trabajo que ha hecho Gina Rodríguez en este capítulo. Sólo puedo decir que no me canso de aplaudirla.

¿Un nuevo Rogelio?

Paro vayamos ya con nuestro querido Rogelio de la Vega. Generalmente ahora dejaría a un lado el drama y pasaríamos a abordar la comedia, pero esta vez algo ha cambiado. Rogelio ha estado (demasiado poco para mi gusto), pero ha sido como si conociéramos a un nuevo personaje.

En plena sala de espera Rogelio de la Vega descubre que unos fans han hecho una foto e intuye que pretenden tuitearla. El Rogelio que conocíamos se hubiera hecho un selfie con ellos y la hubiera retuiteado, pero este nuevo Rogelio es capaz hasta de cometer un delito con tal de proteger la intimidad de su familia. Y la verdad es que nos gusta esta nueva faceta de padre tierno y protector. Ve a su hija sufrir y se siente impotente. No puede hacer nada por calmar su dolor, pero sí puede evitarle un problema y, si para hacerlo tiene que ir a comisaría, irá. Detrás de esa fachada de perfecto galán de telenovela se esconde un gran hombre.

Pero el momentazo fue otro. Menos mal que ya me había terminado el café porque, si no, se me hubiera caído encima. He estado todos estos meses imaginándome el momento en que Rogelio descubriera el embarazo de Xiomara y en ninguna de mis elucubraciones pasaba lo que pasó. Desde luego Andrea Navedo y Jaime Camil se han vuelto a superar.

A ver, Xiomara, ¿cómo se te ocurre decirle a Rogelio que estás embarazada y de Esteban de golpe y sin anestesia? ¡¡Que le estás diciendo que el amor de su vida va a tener un bebé con su peor enemigo!! Ya sé que hay quien dice que las malas noticias hay que darlas como quien arranca una tirita (rápido y sin pensar), pero yo creo que deberías haber tenido un poco más de tacto. Por favor, ni que no conocieras a Rogelio. Que le podría haber dado un infarto.

Claro, eso es lo que pensaba yo, pero los guionistas han vuelto a hacer de las suyas y me han dejado con los ojos como platos y la boca abierta. Yo me esperaba al Rogelio más histriónico lanzando mil y un reproches, pero me encontré a un Rogelio que decía “estaré a tu lado”. ¿En serio soy la única sorprendida con esta reacción? A ver, que me gusta este Rogelio sensato, maduro, sensible y responsable, pero ha sido una actitud tan inesperada que voy a tardar bastante en procesarla.

Además, este capítulo ha tenido tanto drama que he echado mucho de menos al Rogelio que me arrancaba carcajadas solo con aparecer en pantalla. Ha habido algún momento simpático, pero poco más. ¿No sería posible combinar ambos Rogelios? ¿No podemos tener al Rogelio persona (sensato y comedido) y al Rogelio personaje (divertido y ocurrente)? En serio, si el drama va a ser el eje de esta temporada, necesitamos más que nunca las ocurrencias de Rogelio para descargar tensión.

Unas gemelas en apuros

Por su parte Petra sigue en el hospital, pero ya sabemos que su estado es reversible. Anezka le inyectó un veneno que la mantiene paralizada, pero la dosis tiene fecha de caducidad, es decir, si se retrasa con una inyección, Petra se recupera. Nunca pensé que diría esto, pero deseo con todas mis fuerzas que eso suceda. Petra era un poco bruja, pero la veías venir. Anezka es mucho más impredecible y, encima, está dirigida por Magda, lo que me preocupa. Y mucho.

Eso sí, las gemelas parecen compartir ese gen que las hace salir airosas de cualquier problema. Tal vez Petra lo tenga desactivado por culpa del veneno, pero Anezka ya le ha sacado provecho. No sólo consiguió esquivar las sospechas de la policía, sino que además aprovechó la única oportunidad que tuvo para drogar de nuevo a su hermana.

Sin embargo parece que ese gen es incompatible con Rafael. Petra no consiguió volver con él por mucho que lo intentó y a Anezka ya le ha quedado claro que solo van a ser amigos porque las cosas son diferentes ahora. Pobre Rafael, no tiene ni idea de cómo de diferentes son.

En fin, ‘Jane The Virgin’ ha regresado por todo lo alto con un capítulo que no nos ha dejado ni un minuto de respiro. Y, sobre todo, ha conseguido sorprendernos ofreciéndonos algo distinto. Era habitual llorar de la risa viendo esta serie, pero esta vez se nos ha escapado más de una lágrima de emoción. No me atrevo a vaticinar lo que nos deparará esta temporada, pero sí creo que como mantenga este nivel de intensidad, nos va a regalar grandes momentos. Señoras, señores, prepárense. Jane ha vuelto.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba