'Jane The Virgin' 2x17 Review: personajes y tramas que no dejan de sorprender

Por Betty M. Martínez

Siempre lo digo, pero esta semana tengo que reafirmarme. ‘Jane The Virgin’ tiene un don para dejarnos con la boca abierta con las situaciones más inesperadas. Eso sí, esta vez se han superado porque, aparte de dejarnos boquiabiertos, han provocado que tengamos que pestañear más de una vez para cerciorarnos de que nuestros ojos no nos estaban jugando una mala jugada. ¿Lo vemos?

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Se acerca la boda de Jane y Michael y eso ¿qué significa? ¿Que TeamRafael tiene cada vez menos probabilidades de remontar la situación? Obviamente, pero también que toca celebrar las respectivas despedidas de solter@s. Pues justamente a eso se han dedicado nuestros protagonistas esta semana.

Jane pierde el control

Comencemos por Jane. Todo parecía ir bien por la mañana porque, como mujer previsora y cauta que es, había hecho una lista donde dejaba claro qué es lo que no quería en su despedida de soltera, así que, a priori, nada podía salir mal. Pobre Jane, no acaba de aprender que en su vida nada, o casi nada, sale como planea.

Antes de nada tengo que decir que en este capítulo he descubierto otra razón más para admirar a Jane. Mis amigas dicen que yo podría utilizar mi bolso como arma por lo mucho que suele pesar. Pues esta semana deberían ver el de Jane. Fue la primera vez que tuve que pestañear dos veces para asegurarme de que estaba viendo lo que estaba viendo. Jane, ya sé que eres una gran aficionada a la lectura, pero, ¿a quién en su sano juicio se le ocurre llevar un ejemplar de “Don Quijote” en el bolso? Tenía mis dudas así que me he tomado la molestia de ir a mi estantería a buscar mi ejemplar y sí, yo recordaba bien, incluso en versión de bolsillo y en dos tomos, pesa lo suyo. Increíble.

Por cierto, gracias a esta serie mi imagen del ingenioso hidalgo ha cambiado radicalmente. Hasta ahora cuando pensaba en él le ponía el rostro de Fernando Rey, el actor que lo interpretó en la serie de TVE, pero después del capítulo de esta semana voy a tener que hacer un esfuerzo para borrar de mi mente la imagen de Don Quijote sin pantalones.

La verdad es que Xiomara y Lina tuvieron una gran idea. Reconozco que me cansé se reírme. Lástima que a Jane no le hiciera tanta gracia, pero hay que entenderla. Había dejado claro que no quería sorpresas y esta fue mayúscula. Y, encima, llegó en el momento más inapropiado. La sorpresa pudo costarle el empleo. Menos mal que después todo se aclaró.

En fin, que, pese al incidente quijotesco, Xiomara y Lina consiguieron que Jane decidiese perder el control en su última noche de libertad. ¿Y cómo pierde Jane el control? Con alcohol. No sé cuántos chupitos se bebió Jane, pero sí sé que Xiomara se tomó los suficientes como para que desapareciera la madre responsable que habíamos visto últimamente y regresara la mujer inmadura de los primeros capítulos.

La verdad es que, aunque algunas situaciones han sido bastante simpáticas (que tire la piedra el que nunca ha enviado un mensaje a quien no debía), ha sido muy triste ver la discusión entre madre e hija. Matizo. Tampoco es que hayan discutido. Simplemente Xiomara ha vuelto a decepcionar a su hija porque ha perdido el control, una vez más, y Jane ha dicho “basta”. Ojalá lo arreglen porque su relación es una de las más especiales de toda la serie. Seguro que Alba media y consigue que las aguas vuelvan a su cauce.

Michael tiene una despedida de soltero diferente

Y mientras Jane perdía el control, Michael soportaba la despedida de soltero más surrealista que he visto en mi vida. La organiza su futuro suegro, así que teniendo en cuenta lo especial que es Rogelio, la fiesta no podía ser muy normal y, desde luego, no lo ha sido. Voy a hacer un breve resumen: cena elegante acompañada del mejor champán y, después, una completa sesión en un spa. A ver, ¿es rara o no es rara?

El pobre Michael no sabía dónde meterse. Es tan políticamente correcto que no quería enfadar a Rogelio diciéndole que esa no era la despedida de soltero que esperaba, pero también entendía que sus amigos se sintiesen totalmente fuera de juego. Nosotros conocemos a Rogelio y ya hemos conseguido entenderlo (más o menos), pero para los amigos de Michael era algo así como un bicho raro que les estaba amargando la noche.

Es curioso. Esta semana apenas me he reído con Rogelio, pero ha tenido escenas muy interesantes. Su conversación en profundidad con Michael sobre lo que significa para él la opinión del padre de Jane ha sido increíble. Increíble por lo que se decían e increíble por el escenario. ¿De verdad es normal tener ese tipo de charlas mientras te dan un masaje?

Para terminar con este asunto. Si ambas despedidas ya eran un tanto “especiales”, ni os digo cómo terminaron. Bueno sí, que es spoiler, pero no demasiado. Al final, todos (Jane, Michael y los respectivos amigos) acabaron celebrando una fiesta en una habitación del Marbella. A ver, no es muy normal que el novio y la novia celebren juntos su despedida de solter@s, pero encima hacerlo en el hotel del ex de ella, ya es demasiado ¿o no?

Eso sí, al final tuvimos nuestra escena romántica de la semana. Jane y Michael decidieron decirse sus votos antes de la boda, lo cual fue muy bonito. O eso supongo porque no nos enteramos de lo que se dijeron. Señor narrador, no estoy de acuerdo. ¿Cómo que querían que fuera privado? Hemos visto desde primera fila todas sus idas y venidas, sus encuentros y desencuentros, sus enfados y sus reconciliaciones, y ¿ahora nos dan con la puerta en las narices (en sentido figurado)? No es justo.

Rafael tiene problemas

Este capítulo se ha centrado casi todo el tiempo en las respectivas fiestas, pero obviamente también ha habido minutos para otros personajes. Rafael parece haber asumido que Jane se va a casar con Michael porque ni la ha mencionado, pero desde aquí quería lanzarle un mensaje de apoyo. Bueno, más bien voy a transmitirle que todavía hay quien cree que Jane debería casarse con él. Valeria y Victoria ¿Os acordáis? Las hijas de la ex mujer de Rogelio. En fin, a lo que iba. No sé si Valeria y Victoria son #TeamRafael, pero desde luego sí son #FansRafael. No me dio tiempo a cuantificar la cantidad de elogios con los que lo definieron, pero sí pude contar los que le dedicaron a Michael. Uno. Lo dicho, Rafael, en la familia de Jane aún hay quien apuesta por ti.

Pero, claro, Rafael ahora mismo está demasiado ocupado con su propia familia como para prestar atención a la de Jane. Sigue intentando descubrir si Derek es legal o no, pero, por el camino, se ha encontrado con un nuevo problema que le puede salir muy pero que muy caro. Veremos el grado de implicación de su nuevo hermano porque yo, personalmente, sigo sin fiarme de él.

Y vayamos con Petra. Voy a decir poco, muy poco, porque ha sido el gran impacto del capítulo. Señores guionistas, casi me pongo de pie para aplaudirles. Me han tenido casi cuarenta minutos pensando en que Petra había tomado una decisión que iba a cambiar su vida de forma radical. Me han dejado con la boca abierta al verla subiendo a un autobús. Casi me da un infarto al verla vestida con un ¡¡chándal!! Y, al final, en el último minuto, cuando creí que su suerte estaba decidida, me han obligado a pestañear no sé cuántas veces porque mi cerebro no era capaz de procesar lo que veían mis ojos. Esta vez la que casi pierde el control soy yo. Y no. No voy a decir qué vi porque hay que verlo para entenderlo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba