‘Jane The Virgin’ 3x02 Review: casada, madre y virgen

PorBetty M. Martínez

Jane ha vuelto. Lo decía la semana pasada tras ver el intenso arranque de la tercera temporada de ‘Jane The Virgin’, pero con este episodio hemos vuelto a comprobar que los guionistas mantienen intacta su capacidad para emocionarnos, divertirnos, sorprendernos y mantenernos pegados a la pantalla para no perder ni el más mínimo detalle. ¿Vemos cómo lo han conseguido esta vez?

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Estrés postraumático

Michael ha estado entre la vida y la muerte y algo así tiene que tener unas consecuencias emocionales importantes. Sin embargo, quien parece sufrirlas es Jane. En sus pesadillas revive una y otra vez el dramático momento en que lo vio tirado en el pasillo hasta el punto de no ser capaz de pasar por ahí. Pero lo peor es que ese trauma ha provocado la primera crisis del matrimonio.

Estas cosas sólo pasan en ‘Jane The Virgin’. Han tenido su primera discusión antes que la noche de bodas. Sí, ya sé, las circunstancias son las que son, pero voy a tener que darle la razón a Michael en eso de que están padeciendo el influjo de una broma cósmica.

A lo que iba, que me disperso. Que nadie se preocupe. El matrimonio es sólido, firme, pero ha habido algún que otro roce. El primero ha sido porque Jane no quiere que Michael regrese a la Policía. Y yo la entiendo. ¿Quién no lo haría? Su marido ha estado a punto de morir a manos de la misma mujer que secuestró a su hijo. Si yo fuera ella, tampoco me haría especial ilusión que regresara al trabajo. Pero también hay que ponerse en los zapatos de Michael y cómo él mismo le dijo: “te casaste con un policía”. Jane sabía perfectamente dónde se metía.

Sobre este punto podríamos estar debatiendo durante horas y horas. En una pareja ¿hasta qué punto hay que ceder para hacer feliz al otro? ¿Está justificado cambiar por completo con tal de complacer a la otra persona? Michael estaría dispuesto a hacerlo y eso me hace adorarlo y odiarlo. Antes de que los miembros de TeamMichael me defenestren voy a explicarme. Esa disposición nos demuestra su amor incondicional por Jane, algo que ya sabíamos, pero también nos indica una cierta falta de personalidad. A ver, Michael, queremos que Jane sea feliz, pero ¿podría serlo sabiendo que tú no lo eres? Y no te engañes, tú no serás feliz hasta que no metas a Sin Rostro entre rejas.

Como ya dije, esta discusión se quedó en un mero intercambio de pareceres porque ambos comprendieron que Michael debe regresar a su vida normal, aunque también son conscientes de que van a tener que esforzarse mucho para superar por completo lo sucedido. Pero estamos convencidos de que lo harán. Y si nos necesitan, ahí estaremos para ayudarlos.

Sin embargo, éste no ha sido el único roce que ha habido entre los recién casados. Resulta que Michael cometió un grave error. Llamó “mamá” a Jane. ¿Cómo se le habrá ocurrido? ¿Cómo puede llamar “mamá” a su mujer? Bueno, reconozcamos que los guionistas nos lo estaban avanzando. El comportamiento de Jane con Michael ha sido exactamente el mismo que con Mateo. Los mismos gestos, las mismas atenciones. Asumámoslo. En este capítulo Jane ha tenido una actitud más maternal que marital con Michael.

Eso sí, Michael compensó ese pequeño desliz con una luna de miel espectacular (dadas las circunstancias), cortesía de Rogelio y el equipo de su telenovela. Si los recién casados no han podido ir a Puerto Rico, Puerto Rico se ha trasladado a casa de Alba. Me ha gustado el gesto de Michael, pero no he podido evitar pensar que tanta perfección no es posible. ¿Es así realmente o está actuando como cree que Jane quiere que sea?

Rafael lo ha superado

Y Rafael ha no ha hecho más que aumentar mis dudas sobre eso. Antes que nada tengo que decir que estoy muy enfadada con el padre de Mateo. Me ha dado un disgusto que no me esperaba. ¿Qué es eso de que ha olvidado a Jane? ¿Cuándo ha pasado esto? ¿Cómo?

La verdad es que esto me ha sorprendido porque rompe la norma más básica de toda telenovela que se precie. El galán nunca, jamás, olvida a la protagonista. ¿Qué vamos a hacer sin triángulo amoroso? Una cosa es que Rafael mantenga las distancias ahora que Jane está casada, pero de ahí a dejar sin esperanza al TeamRafael hay un abismo. Y, lo siento, me cae muy bien Michael y se ha ganado a pulso el corazón de Jane, pero como espectadora sigo esperando que Rafael dé alguna batalla más.

Eso sí, parece que esta nueva relación de “amistad” también promete grandes momentos. No sé cuál me ha gustado más: si la charla sobre la virginidad de Jane (absolutamente surrealista) o su “exilio” en la zona de la compasión. Es curioso, siempre he criticado a Rafael por ser un galán bastante descafeinado, pero ahora me quito el sombrero ante su actitud paternal. No solo quiere estar en la vida de Mateo, sino que también quiere hacer valer su opinión. Punto para Rafael y ¿dolor de cabeza para Jane?

Rogelio, a la conquista de USA

Después de las dudas de la semana pasada, esta vez sí. Rogelio ha vuelto y por todo lo alto. Y, además, gracias a él, ‘Jane The Virgin’ le ha hecho un guiño a otra de mis series favoritas. Resulta que Rogelio se ha presentado a un casting para participar en tres episodios de ‘Hawaii 5.0’.

Fue comentarlo y yo, automáticamente, lo visualicé sentado en el asiento de atrás del coche de Steve y Danny mientras los dos policías discuten sobre lo humano y lo divino. ¿Qué pasaría? ¿Sería un mero espectador o intervendría en la conversación? ¿Sería Steve capaz de soportar la verborrea de Rogelio o lo amordazaría para no escucharlo? ¿Intentaría Rogelio seducir a Kono? La verdad es que sería muy interesante ver a Alex O’Loughlin y Scott Caan participando en ‘Jane The Virgin’. Si la temporada pasada tuvimos un cameo de Britney Spears, ¿por qué no hacer un crossover en esta?

Sin embargo, cuando yo ya me imaginaba a Jane intentando explicarle su condición de madre, esposa y virgen a Danny (lo confieso fui capaz de ver su cara de “no entiendo nada”), me desperté de mi sueño. El papel se lo llevó Esteban, que parece que lleva recorridos algunos kilómetros más en esto de pasar de las telenovelas latinas a las series anglosajonas.

Todo esto me hizo reflexionar sobre algo. Era Rogelio el que quería superarse a sí mismo, pero yo no pude evitar ver a Jaime Camil intentando perfeccionar su acento americano antes de presentarse a un casting. Cuando Xiomara le pregunta a Rogelio por qué quiere triunfar en América cuando él ya está en la cima de las telenovelas, yo me planteé si alguien le hizo esa misma pregunta a Jaime Camil antes de que ‘Jane The Virgin’ se cruzase en su camino. ¿Respondería lo mismo?

No sé si el hecho de que Rogelio esté experimentando lo mismo que vivió Jaime Camil es pura coincidencia o un mensaje intencionado, pero si a esto añadimos a Xiomara diciendo “triunfarás aquí y no tendrás que cambiar para conseguirlo” o la intención de Rogelio de traer sus telenovelas a América, creo que queda bastante claro. No sé qué deparará el futuro a Rogelio de la Vega en su crossover a la televisión estadounidense, pero está claro que Jaime Camil no tuvo que cambiar para triunfar en ella y que a las telenovelas no les va demasiado mal en su adaptación.

Momentos para la reflexión

Lo digo siempre. Según como se mire, ’Jane The Virgin’ es una telenovela o una comedia. Nunca ha sido una serie política y tampoco creo que lo pretenda, pero, a veces, en medio de las risas, dice mucho más de lo que parece. Esta semana ha abordado dos temas delicados y lo ha hecho con elegancia, con naturalidad, sin darle importancia, como quien no quiere la cosa.

No soy quien para juzgar la decisión que tomó Xiomara. Hizo lo que consideró que tenía que hacer. Y punto. A los espectadores nos toca respetar sus actos aunque nos hubiese gustado que esta línea argumental hubiera tenido algo más de recorrido. Nos quedamos sin conocer la reacción de Esteban o hasta dónde estaría dispuesto a llegar Rogelio con su “estaré a tu lado”.

Aunque tampoco nos podemos quejar de lo que vimos. El cruce de reproches entre Xiomara y Alba ha sido todo un ejemplo de debate de posturas enfrentadas, pero también de profundo respeto hacia el que piensa diferente. Sin embargo, lo mejor ha sido el momento a tres bandas entre Jane, Michael y Xiomara. Solo a los guionistas de ‘Jane The Virgin’ se les ocurre meter en la cama a la esposa virgen, al marido y a la suegra para hablar sobre si contarle o no a la abuela lo del aborto.

Si este tema se abordó desde el respeto a la libertad de cada quien para tomar las decisiones que considere oportunas, con la inmigración hubo toda una declaración de intenciones. Rogelio, en su rol de Tiago, recuerda que “Estados Unidos da la bienvenida a los inmigrantes y celebra las diferencias para construir una sociedad más rica y más diversa culturalmente” y no es nada casual que esas palabras las diga justo ante Emma Lazarus, la autora del poema de la Estatua de la Libertad.

En fin, al margen de esto, lo que nos interesa de verdad es el final. El médico le ha dicho a Michael que puede hacer vida normal, así que ¿habrá llegado el momento?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba