'Jane The Virgin' 2x03 Review: Kate del Castillo llega el día de las decisiones difíciles

Por Betty M. Martínez

Uno de los grandes aciertos de ‘Jane The Virgin’ es que en cada capítulo pasan muchas cosas. Unas, previsibles. Otras, las mejores, inesperadas. Esta semana los personajes se han visto obligados a tomar decisiones muy complicadas, que pueden marcar un antes y después. ¿Habrán acertado?

(¡CUIDADO SPOILERS!)

La importancia de un parpadeo

Comencemos por Jane, que ha tenido un capítulo muy intenso. Pobre, esta temporada no le dan respiro. Si ya no fuera suficientemente estresante organizar un bautizo, también ha tenido que encontrar tiempo para sus clases de mamá y para decidir qué es lo más importante en su vida.

Sé que suena muy trascendental, pero, a fin de cuentas, es la duda que la ha perseguido todo el capítulo. ¿Qué hacer? ¿Ser mamá al 100%? ¿Retomar sus sueños pre–maternidad aunque eso signifique alejarse de Mateo antes de lo esperado? Lo cierto es que le han dado un toque excesivamente dramático. Jane va a hacer un curso en la universidad, no irse a otro continente por meses. ¿Qué serían? ¿Algunas horas al día lejos de Mateo? Si además tiene a las mejores niñeras en casa.

Quizá hubiese estado bien un poquito más de humor, aunque el estropicio de la clase ha sido simpático, pero también reconozco que ese momento en que las madres deben separarse de su bebé por primera vez es emocionalmente muy duro. Y me ha gustado mucho cómo lo han solucionado. Me declaro fan de la profesora de las mamás.

No hay decisiones buenas o malas. Para unas mujeres lo mejor es dedicarse exclusivamente al cuidado de sus hijos. Para otras es importante desarrollarse también profesionalmente. Lo fundamental, como dice la profesora de las mamás, es tomar la decisión adecuada para cada una. Y Jane tomó su decisión, aunque le costó. Y mucho. Eso sí, contó con el consejo de las mejores maestras: Alba y Xiomara. Las consecuencias buenas y/o malas de su elección las veremos en los próximos capítulos.

Las tres opciones de Petra

Pero Jane también ha tenido que tomar más decisiones. Finalmente Rafael ha encontrado las palabras para contarle que el hijo de Petra es suyo. Y en este punto tengo que recordarles a Jane y Rafael que son la heroína y el galán. Por muy bien que narren o resuman los acontecimientos, el rol de narrador ya tiene dueño. Anthony Méndez cuenta con nuestro apoyo incondicional como narrador indiscutible y personaje imprescindible.

Volviendo al embarazo de Petra, nuestra tercera en discordia plantea a Jane y Rafael tres opciones: una, abortar (me ha sorprendido muchísimo que Xiomara apoyase esta propuesta); dos, hacerle creer a un oligarca ruso que el bebé es suyo (que alguien me explique por qué oligarca y por qué ruso) y, tres, que Petra comparta la custodia con Rafael…y Jane.

Y aquí es cuando a Petra se le enciende la luz de la esperanza porque descubre que Jane y Rafael no están juntos. Cuarta opción: quedarse con Rafael y formar una familia feliz con su nuevo bebé. Como objetivo es perfecto, pero se le olvida un pequeño detalle: aunque no estén juntos, Rafael quiere a Jane.

Es más, lo siento, Petra, pero lo único que has conseguido con tu plan (aparte de que se nos quiten las ganas de pavo relleno) ha sido provocar un acercamiento entre Jane y Rafael. Hacía tiempo que no los veíamos tan cómplices como en el momento en el que Jane asume que el embarazo de Petra también le afecta a ella.

Así que, el gozo de Petra cayó en un pozo muy, pero que muy rápido. Por cierto, señores guionistas, creo que el TeamRafael no se merecía que Petra fastidiase el momento más esperado de los últimos capítulo. No. No pienso contar el momento. Solo diré cuatro cosas. Una, que en esta serie cuando esperas que pase una cosa pasa justo la contraria. Dos, me alegro de que Rafael recupere su dosis de cafeína porque últimamente estaba muy descafeinado. Tres, Petra no se va a rendir. Cuatro, pobre Michael.

Michael, el padrino ideal

Sigamos con Michael. Ha recuperado puntos al asumir que en su último encuentro con Jane no estuvo muy afortunado, pero siento decir que se equivocó al seguir los consejos de la Rolegiduría.

A ver, Michael, Rogelio es el padre de Jane y está bien que te lleves bien con él, pero no tengo claro que sea un buen consejero sentimental. Ibas por buen camino con Jane recordándole vuestro pasado en común, pero, asúmelo, esa estrategia de hacerte el fuerte, el duro, el insensible ha sido un error. Lo único bueno de esta fase han sido las rogeliaertas de “blandengue, blandengue” y que al final la idea de escribir lo que pensabas y sentías fue un acierto. El no – diario solucionó muchas cosas, aunque no sé si de la forma que esperaba Michael.

Pobre Michael. La verdad es que se hace querer. Siempre apoya a Jane. Es verdad que es el padrino ideal para Mateo. Incluso Rafael ha entendido eso, aunque pensé que iba a cambiar de padrino vistos los últimos acontecimientos. Pero, en fin, nuestro galán también tiene su punto de nobleza y se aguantó las ganas que quitarse a Michael de en medio. Todo sea por contentar a Jane.

La reina de las telenovelas para el galán de galanes

El que también ha estado muy ocupado ha sido Rogelio. Ha descubierto por las malas que ser productor de una telenovela es muy complicado. La protagonista de ‘La pasión de Santos’ se ha accidentado y hay que buscar una sustituta. ¿La mejor candidata? Luciana León. ¿Y quién es Luciana León?

En la serie, la ex esposa de Rogelio, esa mujer que le hizo tanto daño que no es capaz ni de pronunciar su nombre. Ante la duda de contratarla o no, Rogelio pide consejo a Xiomara, que, demostrando que es la adulta de la pareja, le hace ver que tiene que hacer lo mejor para la telenovela. La prensa, los fans y la audiencia se van a volver locos, dice Rogelio. Y Xiomara lo anima a contratarla. Buen consejo, Xiomara, los problemas hay que enfrentarlos.

El problema es que pronto tuvo que cambiar de opinión. Luciana es una mujer de armas tomar y en su primer encuentro con Rogelio ya ha desestabilizado su relación con Xiomara. Menos mal que por una vez Rogelio tiene claras sus prioridades en la vida y elige su familia antes que romper los ratings con la mejor coprotagonista posible. Bien por Rogelio. ¿Estará madurando?

Lástima que Luciana no piense lo mismo y ya haya avisado de que tiene un as bajo la manga, perdón, en la Tablet. ¿Qué será? Vista la reacción de Rogelio, no puede ser nada bueno.

En la vida real Luciana León es Kate del Castillo. Gracias, señores productores, por contratar a una auténtica reina de las telenovelas. Yo confieso que casi aplaudo cuando la vi. Siempre es un gusto ver actuar a Kate del Castillo y, además, reconozcámoslo, el papel le viene como anillo al dedo. Ya le gustaría a Televisa tener a Jaime Camil y Kate del Castillo protagonizando una de sus telenovelas. Además, creo que Andrea Navedo y Kate del Castillo son dos actrices que pueden regalarnos grandes escenas. Tengo muchas esperanzas en este triángulo amoroso. Espero que no me defrauden.

La mujer misteriosa

Y para acabar. La semana pasada dije que había entendido la última escena del primer capítulo de la temporada, la de la mujer misteriosa. Pues me equivoqué. Yo pensé que era Rose y que había secuestrado a Luisa. ¿Por qué? Ni idea, pero ya me voy acostumbrando a que Sin Rostro me descoloque.

Sin embargo, esta semana hemos descubierto algo muy preocupante. Si los matones no secuestraron a Luisa por orden de Rose, ¿quién la raptó? ¿Por qué? ¿Para qué? Y la gran pregunta ¿quién es Heidi von Ocher?

Espero que a Michael le paguen las horas extra porque va a tener mucho trabajo. Inspector Cordero, la próxima semana quiero respuestas.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba