'Jane the Virgin' 2x02 Review: cuando tres son multitud y un momento mágico

Por Betty M. Martínez

Cuando un bebé llega a una casa todo gira en torno a él. Eso lo comprobamos la semana pasada en ‘Jane The Virgin’ cuando el pequeño Mateo fue el centro de atención de su familia y de todos los espectadores. Sin embargo, en este capítulo ha cedido el protagonismo a mamá, a papá y al ¿tío? Michael. Veamos qué les ha pasado.

¡¡CUIDADO SPOILERS!!

Una soltera de oro ante dos hombres perfectos

Sabíamos que iba a pasar y ha pasado. La cordialidad entre Rafael y Michael era un espejismo provocado por el secuestro de Mateo, pero ahora, con la normalidad, también regresa la tensión a casa de las Villanueva. Jane se va acostumbrando poco a poco, muy poco a poco, a su nuevo papel de mamá y los roces empiezan a escocer. La situación se vuelve insostenible y Xiomara recuerda a Jane que debe escoger entre “sus dos novios”. ¿Qué hace Jane? Dudar. ¿Y quién no lo haría en su caso?

Por un lado, está Michael, el hombre con el que compartió tres años de su vida, con el que llegó a comprometerse, el que mejor la conoce y el héroe que arriesgó su trabajo por recuperar a su hijo. Además, a pesar de haber sido rechazado en su momento, sigue prestando su hombro cuando es necesario y hasta se preocupa por la seguridad de la familia Villanueva instalando una alarma (guiño al pasado compartido). Y no olvidemos que ya se ha encariñado con Mateo a pesar de su primera reacción, nada positiva, al embarazo.

Entonces, ¿elegirá Jane a Michael? Tiene muchas posibilidades porque donde hubo fuego, cenizas quedan, y es evidente que entre ambos, de vez en cuando, aún surge la magia (perdón por la cursilería pero el momento “nieve” me ha inspirado). Y tampoco hay que olvidar que Michael cuenta con el voto de Xiomara. Ganarse a la suegra es muy importante en cualquier pareja, por lo que el tercero en discordia tiene puntos extra.

En el otro lado del ring, tenemos a Rafael, el hombre del que se enamoró años antes, el que renunció a ella porque pensó que estaría mejor lejos de él, el padre de su hijo. Y… ya. La verdad es que visto así Michael tiene muchas más papeletas para ser elegido, a pesar de que Alba apoya al padre de su bisnieto, pero hay detalles que nos indican que Rafael es mucho más para Jane. ¿Un ejemplo? La conversación sobre el posible embarazo de Petra. Jane desea que esté embarazada porque así se centrará en el bebé y no en Rafael. Mi pantalla no transmite olores, pero cuando lo vi me llegó un ligero aroma a algo parecido a los celos. Si a quien quieres es a Michael, y Rafael es sólo el padre de tu hijo, ¿por qué quieres que Petra esté lo más lejos posible de Rafael?

Así que Jane no sabe qué hacer y cuando los tiene a los dos frente a frente se sale por la tangente con un “estoy enamorada de los dos”. ¿Y qué soluciona con eso? Absolutamente nada. Yo, personalmente, debido a mi lado telenovelero, soy un poquito más TeamRafael (el galán siempre gana al final), pero reconozco que Michael también se merece una oportunidad.

Eso sí. No me ha gustado nada de nada eso de que “sé que no estás enamorada de Rafael”, sino que Jane, según el inspector Cordero, está enamorada de la idea de formar una familia. A ver, Michael sé que eres quien mejor conoce a Jane, pero no viste su primer beso con Rafael. Yo sí. Y me parece que ahí Jane no estaba pensando en una familia precisamente. Creo, sinceramente, que el comentario ha sido desafortunado e impropio de alguien tan noble como tú. Eso sí, lo reconozco, Rafael tampoco estuvo nada afortunado al culpar a Michael del secuestro de Mateo. Las cosas como son.

Así que nuestros chicos están en tablas en lo bueno y en lo malo. A este paso ya veo a Rogelio de la Vega tuitando algo así como “Se busca #NovioParaJane. RT para Rafael. FAV para Michael”. Id pensando vuestro voto. Yo seguiré reflexionando sobre el mío.

Rafael, un pardillo

Pero al margen de pelear por su familia, Rafael tiene otros frentes abiertos. Ha sido un capítulo muy intenso para él, ¿de dónde habrá sacado tiempo para decorar el cuarto del bebé?

A lo que vamos, Lachlan ha vuelto y se la ha vuelto a jugar a Rafael. Resulta que Lachlan, a través de una “hábil” estrategia, ha comprado el terreno que está al lado del hotel Marbella y ¿para qué quiere esa parcela? Pues para construir un rascacielos. Conclusión uno: adiós vistas privilegiadas desde el hotel Marbella. Conclusión dos: problemas, y de los grandes, para Rafael.

Pero el mayor dolor de cabeza de Rafael tiene nombre de mujer. Petra. Rafael ha descubierto que el pardillo que ha dejado embarazada a Petra ha sido él. Por favor, si no lo habéis visto, os recomiendo de todas las formas posibles que veáis esa escena. Es de lo mejor del capítulo y, como casi siempre, cortesía de nuestro amigo el narrador. Señor Anthony Méndez, en cada episodio me hago la misma pregunta ¿qué haríamos sin usted? Gracias por todas y cada una de sus imprescindibles palabras.

Una amenaza en la sombra

Y aunque Mateo ha cedido protagonismo en este capítulo, eso no significa que haya desaparecido, sino que crece sano y salvo bajo la protección de esa gran familia que le ha tocado. Eso sí, Jane sigue arrastrando el trauma de lo sucedido y no hace más que ver a Rose por todas partes. Y Michael tampoco ha ayudado al decirle que lo más probable es que su peor enemiga se haya operado y que podría ser cualquier persona. Si Jane ya estaba paranoica, ahora está histérica. Y no la culpo.

Por cierto, ya he entendido la última secuencia del anterior capítulo. Y confieso que he respirado aliviada, aunque también estoy preocupada por Luisa. ¿Qué estará tramando Sin Rostro? Seguro que nada bueno.

Recordando a Rosalinda

Por su parte, Rogelio de la Vega ha tenido su particular descenso a los infiernos al tener que actuar, junto a Xiomara, en una cena espectáculo en un crucero. Al principio, no entendía el cabreo de Rogelio y me parecía un capricho de estrella. Hasta que vi al público. ¿Cómo es posible que aplaudieran a la fuente de chocolate y no a los artistas? Increíble. Eso sí, Andrea Navedo y Jaime Camil han vuelto a regalarnos otro momentazo. Hay que ser muy valientes para salir a escena con ese vestuario.

Pero lo mejor de lo mejor es que todo pasa a bordo del crucero Rosalinda. Fue ver ese nombre impreso y que la voz de Thalía comenzase a sonar en mi cabeza. Confieso que se me dibujó una sonrisa en la cara al recordar la telenovela que la mexicana protagonizó hace años (me niego a recordar cuántos) junto a Fernando Carrillo. Pudieron haberlos llamado para hacer un cameo.

Y en el ‘Rosalinda’, Xiomara y Rogelio vivieron su particular culebrón. Primero se quisieron apasionadamente, después decidieron no anular su matrimonio porque se aman, pero al final Xiomara asumió que ya era hora de comportarse como una adulta (a fin de cuentas ya es abuela) y divorciarse de Rogelio hasta que éste consiga superar el dolor que le causan los fantasmas de su pasado. Corrijo. Fantasma. Sólo hay uno y se llama Luciana.

El primer cameo de la temporada

Y en medio de todo esto hemos tenido el primer cameo de la temporada. Kesha es vecina de Jane y la molesta todas las noches ensayando con su grupo de música a todo volumen. Mirad hasta qué punto es un incordio, que Jane se convierte en una delincuente. Les roba un amplificador. Tranquilos, la madre de Mateo no va a la cárcel porque al final todo se arregla.

A Kesha la hemos visto poco, pero gracias a su actuación volvimos a vivir uno de esos momentos mágicos que se dan cuando se reúnen las tres mujeres Villanueva. Hablo poco de esas charlas entre abuela, madre y nieta porque muchas veces no encuentro las palabras adecuadas para describirlas. Esas escenas no se pueden comentar. Hay que verlas. Hay que sentirlas.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba