'Louie' 5x02 Review: un homenaje al origen de los cómicos

Por Álvaro Palazón

El 'stand up' es quizá una de las formas más reconocidas y populares de representación cómica, este fenómeno que viene del vodevil de finales del siglo XIX siempre ha sido uno de los grandes formatos cómicos desde entonces. Grandes cómicos han actuado en tugurios míticos de Nueva York, dioses de la comedia como Richard Pryor o George Carlin aglutinaban los carteles de los viejos teatros hasta convertirse en auténticos iconos culturales. O ídolos de la talla de Billy Cristal, Steve Martin, Robin Williams, Chris Rock o Eddie Murphy son auténtixos maestros del 'stand up', que para mí es un arte muy complejo y difícil de manejar. La dificultad de enfrentarse cada día a un público nuevo, como hace Louie, es un riesgo mágico para cualquier cómico. Y bueno, Andy Kauffman, que es una auténtica inspiración para cualquier cómico; aquí me dejo a muchos de los grandes, pero es que no puedo nombrar a los todos. Bueno sólo dos más: Joan Rivers y Sarah Silverman. Mujeres al poder.

He hablado de auténticas súper estrellas, pero no todo es llegar a un casino de Las Vegas y recibir millones de dólares por ello; antes hay duros comienzos, y creo que eso es lo que quiere homenajear 'Louie'. Los cómicos jóvenes que recorren la ciudad de Nueva York en busca de sesiones de 'Micro abierto' en la que los participantes tienen cinco minutos para hacer una actuación. Un monólogo conciso, en el que no hay rodeos y hay que ir al grano. Este episodio es un recuerdo para sus propios orígenes.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Louie se caga en nosotros

Lo que más me gusta de la nueva temporada de Louie, es que, como en la cuarta temporada, no hay casi momentos cómicos al uso, no hay gags que busquen la risa fácil; pasas el episodio con esa medio sonrisa cómplice de “joder, lo está pasando mal, pero me hace gracia esta situación”, pero no creo que la intención de Louie sea la hacerte reír; si te ríes es probablemente es porque estés igual de jodido que él y te sientas reflejado en su patética vida, donde se tiene que ir corriendo del supermercado porque se está cagando ¿Quién no se ha cagado alguna vez y se ha tenido que ir corriendo a su casa? Pues todos, pero Louie lo escenifica de una manera tan brillante que sientes compasión en lugar de risa.

La gran mayoría de cómicos recurren a elementos comunes para hacer reír, a no ser que seas un iluminado, como podría ser en España Miguel Noguera, creo que es muy difícil conectar con el público sino le cuentas algo que pueda pasar en su día a día. En este episodio Louie es el encargado de presentar en 'Comedy Cellar' una sesión de 'Micro abierto' y conoce a un chico que le pide que le vea actuar y le critique. El joven Bart hace un monólogo sobre cuando se meaba en la cama de pequeño y su madre le pegaba por ello; cuando le pide opinión a Louie, éste le dice que deje la comedia, que no es gracioso, o que simplemente ponga una voz estridente a la hora de hablar. El consejo da sus frutos porque al final del episodio, mientras Louie llace con Pamela, pone el televisor y Jimmy Fallon presenta al joven como una auténtica estrella, y hace su monólogo con un tono de voz agudo que hace que el público aplauda fervientemente.

Desamor en un italiano

Después de cinco temporadas conocemos bastante bien cómo es Louie. Tras ese aspecto de grandullon quejica se esconde un hombre bastante inseguro que necesita ser querido y que tiende bastante a la autodestrucción. Pamela hace un buen contrapunto en la 'no-pareja' porque ella es la realmente graciosa de los dos, la transformación de Louie encima y debajo del escenario es asombrosa; un hombre que en su vida cotidiana es aburrido y serio se convierte en un tipo gracioso y atrevido.

Louie quiere irse a vivir con Pamela, pero ella no quiere. Sabe que si acaba llegando más lejos con él la cosa terminará mal, prefiere ir sobrellevando la existencia de aquí para allá sin ataduras que pasar el resto de su vida con Louie, por lo menos de momento. Pamela se marca un soliloquio muy bueno sobre las relaciones de pareja: “¿Cuántas personas conoces que se han casado y acabado divorciadas?”. Así que dedicen; bueno, ella decide, que su relación será “a la carta”, cada uno tiene libertad absoluta para estar con quiera cuando quiera. “Estás a dos años de sufrir un gran deterioro en cuanto a aspecto y follabilidad, así que no malgastemos lo que nos queda en el otro”, le dice Pamela ante la mirada triste de Louie. Otro capítulo memorable, con un guion para mí redondo, con reflexiones muy jodidas sobre la vida en pareja, sentimientos muy egosístas pero sinceros y muy crudos. ¿Cómo te podemos querer tanto Louie?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba