'Master of sex' 3x02 Review: el 3 es un número inestable

Por Juan Carlos López Sáez

Que 'Masters of Sex' va a tardar o no volverá a ser tan perfecta como en su primera temporada parece ser un hecho tras el flojo arranque de este año. Saltos temporales y tramas muy forzadas son la tónica de esta tercera temporada.
Pero en este segundo episodio comenzamos a ver pinceladas de mejora, y comienzan a llegar las nuevas incorporaciones.

¡CUIDADO SPOILERS!

"Necesito escuchártelo decir"

Virginia confiesa a Will que tal y como él sospecha, y pra mayor sorpresa lo esta de su ex marido, el mismo que la ha dejado tirada infinidad de veces, y la obligó a renunciar a sus hijos. Sinceramente, me parece absurdo que alguien como Virginia pueda cometer tal error, pero no queda más que tragárselo.

La decisión más difícil

Will recrimina a Virginia su descuido y el como afectará a la presentación del libro. Ambos han de preservar su imagen por la constante etiqueta de pervertidos que suelen aplicarles al tratar el tema del sexo, y si élla se presenta soltera y embarazada dará que hablar y no precisamente para bien.

Este es el único punto por el que veo interesante esta trama. Es la imagen que proyecta cara a la galería la mayor preocupación por el tipo de sociedad de la época y su mentalidad tan cerrada con según que temas. Virginia piensa lo mismo y esta decidida a abortar.

En su casa, y a punto de ir a la clínica, Virginia discute con su hija por no prestarle el coche para que vaya al concierto de Bob Dylan. No se atreve en ningún momento a contarle el motivo por el cual necesita el coche, y se inventa que es para ir a la agencia de viajes para preparar el tour promocional del libro, algo que irrita a su hija y hace que se marche enfurecida no sin antes recriminar a su madre el haberse criado sin élla, algo que será crucial para Virginia.

La aristocracia infértil


>

El acierto del episodio es recuperar las tramas episódicas de pacientes que tan bien se les daban en la primera temporada. Esta vez, unos aristócratas de Irán, acuden a la consulta de William para que les ayude a tener urgentemente descendencia, para asegurarse poder continuar en su posición. La reina aprecia el incipiente vientre de Virginia y sin saberlo crea tensión entre la protagonista y el doctor.

La sustitución

Will le exige a Virginia su cese inmediato tras descubrir que no abortó en la clínica y ha decidido tener el bebé. Élla insiste en disimular su estado el máximo tiempo posible, pero Will se niega por el riesgo que supone, y a Virginia no le queda más remedio que aceptar la baja maternal.

Ya sin Virginia, Will contrata a una nueva ayudante (aparición de Maggie Grace, Shannon en 'Lost' y la sufrida hija de Liam Neeson en 'Taken') la cual no se corta a la hora de hablar con los pacientes, aún contradiciendo a Will. Ambos no terminan de congeniar incluso aunque Christine, la nueva ayudante, se haya estudiado el trabajo de Will y Virginia para acompañarlo en las presentaciones y entrevistas.

La Drástica Solución

Tras una desastrosa entrevista en la que Will es malinterpretado continuamente, y ver que no puede trabajar sin Virginia, Masters trama un plan que no tarda en hacer saber a Virginia, contando con la colaboración de Libby, que recrimina a Virginia sus acciones y por como les perjudicará socialmente por la posibilidad de que todos piensen que es hijo de Will. El plan consiste en casar a Virginia con su ex, y hacer ver que son un matrimonio feliz esperando descendencia. Tras las negociaciones, se da el enlace, y la promoción del libro se da con los cuatro, y Will y Virginia brindando por sus parejas. George espera reencontrar a la Virginia enamoradiza que conoció en su juventud, pero se encuentra a una mujer fría que lo utiliza como un trámite que realizar por trabajo. Mientras, Masters informa a la aristócrata que no podrá quedarse embarazada por mucho que lo intente, y ésta pide que no se lo diga a su marido todavía por lo que esa noticia supone, que deberá irse con otra.

Las Elecciones

Todo el episodio se sucede durante los meses del embarazo de Virginia, y ya en la recta final, vemos en el hospital como el rey lamenta la marcha de su esposa, sin dejar claro si es fallecimiento o separación.

Will acude al hospital para acompañar en el parto a Virginia, que pretende no recurrir a la sedación para poder vivir el parto completamente. Esta decisión la marca la discusión del inicio del episodio con su hija, su lamentación por no haber sido buena madre, y la esperanza de que este nuevo bebé sea su segunda oportunidad para demostrar que puede serlo. Se da cuenta de que el trabajo es el responsable de la pésima relación que mantiene con sus hijos y su falso matrimonio con su ex, por lo que decide sentir desde el inicio a su nuevo hijo, y dar prioridad a su familia.

Masters, que ha estado intentando entretenerla mientras contaban contracciones incluso cantando (Michael Sheen tiene experiencia en musicales de Broadway), ve a Charlie en la sala de espera, y decide que su lugar no esta allí, por lo que se marcha para dejar que sea el padre biológico el que acompañe a la madre.

Will se dirige a la librería donde aguarda el libro en el escaparate, mientras Virginia hace lo mismo con su nueva hija. Él escoge el trabajo, élla su familia.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba