'Masters of Sex' 3x03 Review: las diferentes caras del éxito

Por Juan Carlos López Sáez

Por fin dejamos ya los saltos temporales en 'Masters of Sex', ahora que los guionistas han decidido dejar en un segundo plano la aburrida relación Virginia-Will, para dar prioridad al estudio y a los secundarios, que siempre han dado los mejores momentos de la serie.

Parecen haber recordado que trataban el tema del sexo en los años 50 (ahora 60), y esa doble moralidad típica americana, unos con miedo a descubrir y probar, y otros ofendidos ante tales proposiciones.

Retornos, y nuevos personajes con tramas interesantes, marcan un episodio que abandona los malos hábitos de la 2ª temporada, y va directa a lo que el público demandaba ahora que el estudio esta en un momento crucial.

(Cuidado SPOILERS)

La aguafiestas

Tras la publicación del libro, Virginia y Will leen las grandes críticas por parte de la comunidad médica, que no dejan de alabar el innovador estudio que han realizado sobre la matera. Will pretende volver a acostarse con Virginia ahora que ya ha pasado la cuarentena por el embarazo, pero cada vez que lo intentan se escucha el llanto del bebé, por lo que no le queda más remedio que irse con el calentón.

Will demuestra ser un egocéntrico y desconsiderado cuando no se corta a la hora de mostrar su indiferencia e incluso malestar con el bebé, y recriminar a Virginia que atienda a su familia.

Las diferentes caras del éxito

Pero el éxito no es celebrado por todos, Libby y Tessa (la hija de repentinamente adolescente de Virginia) viven de forma muy dispar el éxito del trabajo de los protagonistas.

Libby ignora por completo los logros de ambos, ni siquiera cuando su amiga dice envidiarla por tener a un hombre de éxito como marido.

Y Tessa carga contra su madre porque en el instituto no esta bien visto el estudio al que ha dedicado tantos años y convertirla en el objetivo de todas las burlas. Pero aún así, trata el tema para sorprender al chico que le gusta, con el que lee el libro y hace creer que es una experta en la materia, despertando el interés del adolescente.

Virginia que sigue lidiando con el compaginar trabajo y familia, intenta ganarse a su hija con un vestido para el típico baile de instituto americano, al que pretende acudir como ayudante del profesorado para vigilar, pero Tessa le dice que no puede aparecer por lo mal visto que esta que haya publicado el libro.

Tras el baile, Tessa se queda charlando en el coche con su chico cuando este se lanza directamente a que le muestre lo que ha aprendido en el libro. La hija de Virginia se comienza a asustar y pone como excusa que esta en plena ovulación y no puede hacerlo, por lo que el acompañante la fuerza a que le practique una felación, provocando el momento más tenso del episodio, y el espanto y vómito de élla.

Cuando Virginia la recoge, Tessa disimula su angustia dejando a su madre con la idea de que ha sido una gran noche para élla.

Por otra parte, la comunidad religiosa carga contra Masters por considerar blasfemo y obsceno asaltando a Virginia y Will cuando entran en el edificio.

La Libertad de Libby

Libby no es que esté celebrando el éxito del libro precisamente, porque en lo que a élla respecta, nada ha cambiado siguiendo sola en casa día tras día.

Su vecina y amiga, que la envidia por el éxito de Masters, le pide que la acompañe a encontrar un apartamento para poder abandonar a su marido. En un principio Libby se muestra decepcionada con su amiga por algo que cree que es un grave error, pero cuando se le plantea que piense en su situación cambia de parecer y se dispone a ayudarle.

Utiliza a Will como aliado forzando una cena mientras éllas buscan apartamento, para que sea él quien dé la noticia de la huída, pero no solo no lo hace, sino que Will descubre que el marido es un famoso jugador de béisbol al que admira, y le muestra orgulloso su colección de cartas.

Al final del episodio, Libby aparece en la casa de sus vecinos, y el enigmático marido que se muestra algo nervioso, le dice que su amiga esta ingresada por un aneurisma y tardará en volver. Tendremos una segunda lobotomía?

Libby, que parecía incluso plantearse la idea de imitar a su amiga, se queda desconcertada ante la situación por desconocer que ha pasado durante esas horas.

Esta es sin lugar a dudas, la trama más interesante del episodio.

Los planes para el libro

Volviendo al estudio, Masters pretende que las universidades comiencen a utilizarlo para introducir asignaturas de sexualidad entre sus temarios, pero no encuentra ninguna que se arriesgue a tal innovación.

Recordando que su antiguo jefe Scully tenía buenos contactos, recurre a él para llegar a los altos cargos de los más importantes hospitales y universidades, pero el plan resulta se un desastre.

Tanto Masters como Scully no están bien vistos por la mayoría de los altos cargos, el primer por la presentación con el vídeo en el que mostraba el interior de una vagina, y el segundo por los rumores de su homosexualidad, que han dado al traste con su carrera.

Masters se apiada del que fue su jefe y mentor y le ofrece trabajar con él.

Con su plan por lo suelos, acepta las propuestas de Betty de buscar formas de sacar partido al libro y dar a conocer la clínica, por lo que accede a reunirse con el inversor interpretado por Josh Charles (Will en 'The Good Wife'), que ve posibilidades en el mundod e la publicidad, y sobretodo, muestra un gran interés por Virginia nada más verla (el personaje me recuerda demasiado al Will que perseguía a cualquier falda que se le pusiera delante).

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba