'El Ministerio del Tiempo' 2x08 Review: descubriendo al verdadero protagonista de la serie

Por Juan Carlos López Sáez

Si hay algo que haya que admirar del equipo de 'El Ministerio del Tiempo' es el no temer al riesgo a la hora de escribir las tramas, y no seguir en la misma línea que les funciona habitualmente.

Esta segunda temporada está siendo atípica por lo constantes cambios de tono (hemos pasado por comedia, thriller, ciencia ficción... ), y por el hecho de dar por sentado que ni siquiera Julián es necesario para que la serie funcione.

Pero lo que a priori fue una imposición por la agenda de Rodolfo Sancho (le coincidían los rodajes de la serie con los de 'Mar de Plástico'), ha dejado en evidencia que no es Julián el pilar de la serie sino que lo es Amelia, que ante la ausencia de su compañero se ha destapado como el personaje más interesante, y la sorpresa con Hugo Silva, que vino como sustituto y será su ausencia la que realmente lamentemos.

Julián y su estancamiento

Cuando Julián se fue de la serie con la excusa de sentirse útil en la guerra de Cuba, pensé que su ausencia iba a perjudicar a la serie, pero ha pasado lo contrario, Julián no funciona por sí mismo, sino que necesita una trama (como la de su novia fallecida), o bien sirve de mera excusa para introducirnos una trama nueva, que es justamente lo que ha sucedido.

Esto desluce mínimamente el retorno del protagonista, que lo tendrá difícil para ganarse el interés que ha generado Pacino.

La farsa de las Filipinas

El primer episodio doble de la serie narra el calvario que pasaron unos hombres enviados a Cuba para defender a su patria, pero que pasaron un año encerrados en una iglesia defendiendo una causa que carecía de sentido debido a que su país vendió Cuba y Filipinas a los americanos. Hombres sin entrenamiento se fueron a tierras cubanas para ganarse la vida como soldados y ayudar a sus familias, pero la incomunicación de la isla produjo que vivieran una guerra carente de sentido que acabó con muchas vidas.

Julián, que ha estado ayudando como enfermero en el hospital de la isla, se ve metido de lleno en la revuelta y atrapado en las Filipinas que dejaban de ser territorio español, por lo que no puede comunicarse, y gracias a su última comunicación, el ministerio consigue enviar a Alonso para traerle de vuelta.

Como era de esperar, ambos son incapaces de dejar a su suerte a los soldados y luchan junto a éllos,

Finalmente, la historia es la que es y Alonso y Julián vuelven al presente dejando a su suerte a los compañeros.

La marcha de Pacino

Pacino vuelve a su época para disfrutar del último día de trabajo de su padre antes de la jubilación, que coincide con la aprobación de la ley del divorcio. El que debería ser un momento feliz, se amarga porque su madre está decidida a divorciarse de su padre.

Pacino siente pena por su padre al suponer que se hundirá, pero su predicción empeora cuando sorprende su padre a punto de suicidarse en el coche. Este hecho es crucial porque el mismo suicidio fue el que impidió Pacino al cambiar el tiempo en su polémico episodio, y descubre que no era algo puntual, sino que su padre iba a llegar a ese momento porque tiende a caer en depresiones agudas, y que le supondrá tener que estar junto a él para impedírselo.

Amelia y su nuevo destino

La ausencia de Julián ha hecho mella en Amelia, y Pacino resultó ser la persona perfecta para hacerle olvidar a su anterior compañero. Pero ahora que descubre que Pacino se ha de quedar en su época, Amelia se da cuenta de que no le será fácil afrontar esta nueva pérdida.

Ambos personajes se sinceran y Amelia acude a su tumba junto a Pacino, al que confiesa que sabe que tendrá una hija y el año de su muerte, pero que le aterra descubrir la verdad. Ante el inminente adiós, ambos se dejan llevar y Pacino consigue lo que Julián no consiguió, que Amelia se entregue y se acueste con él.

Este momento romántico se convierte en esencial al descubrir que en la tumba donde veíamos el nombre de Amelia aparece otro, por lo que el destino de la agente cambia, y no sabemos más que no muere en el año que marcaba hasta ahora.

Es genial como un personaje femenino que proviene de una época donde las mujeres dependían de los hombres hasta para retirar dinero del banco, es la que escoge cuando se acuesta con el hombre que ha elegido, y sin duda, su historia con Pacino es uno de los puntos álgidos de la serie.

Ernesto y su búsqueda

Ernesto descubre que una de las mujeres con las que estuvo le confesó en una carta que tuvo un hijo suyo, por lo que comienza la búsqueda visitando a las mujeres con las que ha estado, hasta que descubre que la única candidata que falta falleció, y dejó huérfano a un joven que tiene 15 años, y cuya dirección llega a manos de Ernesto.

Un adiós y un reencuentro agridulces

El momento que Amelia anhelaba llega al final del episodio con la vuelta de Julián, pero al contrario de lo esperado, Amelia no disfruta del momento por tener que despedirse de Pacino en el mismo momento, eclipsando al recién llegado y dejando a Julián desconcertado, que ve como Amelia no es la misma mujer que dejó en el ministerio.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba