'Modern Family' 7x10 Review: Persiguiendo sus sueños

PorCristina Company

Tras un largo parón durante las vacaciones de navidades, 'Modern Family' vuelve con nuevas historias sobre la familia más peculiar de California. Historias llenas de própositos y objetivos a alcanzar.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Todo por la familia

Si algo tienen en común todos los adultos de la familia es su entrega incondicional a sus hijos. En este episodio, Cam le da consejos a Lily para ganarse el corazón de su nuevo vecinito de arriba. Tras decirle todo lo que tiene que sonreírle, preguntarle por sus intereses y decirle lo guapo que esta, la niña lo aplica a la perfección. Sin embargo, no va dirigido al pequeño Monty, si no a su padre. Cam entra en pánico y le prohíbe acercarse a él pero al final lo que la niña aprende es que no siempre es correspondido el amor.

Ahora, es el turno de los pequeños Dunphy (bueno, ya no tan pequeños). Hace un año se olvidaron de regalarle nada a Mitch por su cumpleaños, por lo que decidieron regalarle un vale para pasar un día todos juntos con la esperanza de que nunca lo canjearía.

Pero ha llegado el día y sus sobrinos no saben qué hacer, así que deciden improvisar. Al final acaban en la supuesta casa de Barbra Streisand pero el que aparece es Ray Liotta, el nuevo propietario de la casa.

Como le ha caído bien, ha decidido que la familia les acompañe a la casa de Barbra a entregarle su correspondencia y, aunque por el telefonillo se haya comportado como una estirada, Mitch no podría estar más contento.

Una apuesta con grandes consecuencias

Claire y Phil han quedado con un matrimonio que conocieron en un viaje a Cabo. Claire está molesta porque siempre paga la cuenta Phil y el otro matrimonio no hace intención de pagar nunca.

Tras una agradable comida, la tensión aumenta y el tiempo pasa. Nadie paga la cuenta y Phil quiere hacerlo. Finalmente, Claire estalla y la otra mujer les da la razón. Pero la verdad siempre sale a la luz. ¡Resulta que Phil le debía cinco comidas! Perdió una apuesta sobre cuántos grillos eran capaces de meter en la comida de sus mujeres sin enterarse. Estas se marchan muy enfadadas pero ellos siguen con lo mismo, Phil solo le ha puesto uno mientras que su amigo ha vuelto a ganar, poniendo dos. Si es que, más niños no podrían ser. Al menos, según dicen, no estaban vivos, sino tostados.

Una larga y cansada competición

El matrimonio más peculiar de la serie, Jay y Gloria, tienen una cita de juegos para que Joe refuerce su amistado con un niño de clase. Gloria afirma que Jay tiene mucho en común con el padre del niño y vaya que sí. Se trata de una mujer un poco mayor que Gloria con un hombre bastante más mayor que Jay.

El padre del niño no para de meter en el mismo saco a Jay, afirmando que son de la misma generación. Al final, se convierte en una competición absurda demostrando la virilidad y juventud de Jay frente a su nuevo amigo. Gloria, enfadada, le pide un poco de respeto dado que la madre del niño y ella son las madres más mayores y se siente desplazada. No quiere perder a esta nueva amiga. Al final del capítulo, Jay le habla de Netflix (creyéndose más moderno pero metiendo la pata hasta el fondo) mientras que su nuevo amigo lo considera un ignorante por no saber nada del streaming. Está más que demostrado que cuando Jay quiere competir, siempre le sale fatal.

Así acaba el capítulo de esta semana. Un episodio con un Manny repelente porque le ha salido bigote y que no aporta nada al guion, con historias nuevas pero perdiendo, poco a poco, la esencia de la serie.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba