'Modern Family' 7x04 Review: Una cuestión de actitud

PorCristina Company

La cuarta entrega de la séptima temporada de ‘Modern Family’ viene acompañada de una lección sobre cómo nuestra actitud cambia la forma en la que salen las cosas.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Confianza en uno mismo

Manny está destrozado porque, otra vez, le gusta una chica y no sabe qué hacer para que le haga caso. Esta vez es una camarera de una cafetería. Su madre, en los cortes publicitarios de su telenovela favorita, le aconseja que vaya a por ella (siempre y cuando sea después de ir al hotel donde reside la protagonista de la serie).

Gloria espera ansiosa en el hotel a que aparezca la estrella de culebrones. Mientras tanto, aparece Manny que se siente inseguro, no sabe qué decirle ni como pedirle una cita. Afirma que para su madre, por su físico y carácter, es fáci, que no tiene motivos para sentirse insegura. Sin embargo, la serie nos da una nueva lección cuando Gloria, al ver a su actriz favorita, no puede articular ni una palabra, solo gritar sonidos sin sentido alguno.

Esto le da fuerzas a Manny, al ver que cualquier persona, sea como sea, puede sentir inseguridad y que debemos luchar por lo que queremos. Así, Manny ha conseguido la cita con la chica del café.

Las diferencias entre ser amable y sobre pasar los límites

La familia Tucker-Pritchett no lleva por igual el alquiler temporal del piso de arriba. Mientras que Cam empatiza y sociabiliza con todo el mundo, Mitchell se siente reacio a convertirse, temporalmente, en amigo de sus inquilinos.

Como es típico en esta pareja, lo que le sobra a uno, le falta a otro. En este episodio, tienen alquilado el piso de arriba a unos chicos de una fraternidad de la antigua universidad de Cam. A Mitchell (y a casi nadie) le parece correcto que estos chicos, y Cam, hayan convertido su casa (la de abajo) en un campo de fútbol americano.

Ante la desesperación que le provoca su situación y el peligro que supone, Mitchell decide ir a casa de su hermana y, mientras Lily se queda con Phil, él enseña a conducir a Luke. Pues sí, parece que fue ayer cuando Haley se estaba sacando el carnet y poniendo a todo Los Ángeles en peligro, y ahora ya vamos por Luke, ¡que rápido pasa el tiempo!

Mientras Mitch se desahoga con su sobrino, Cam decide ir a hacer gamberradas a otra fraternidad. Finalmente, ambos llegan a su propia conclusión. De tanto divagar, Mitch se da cuenta de que debe ser más amigable, que no es algo malo. Pero, una vez Cam se ha quedado solo, con una cabra, y con los pantalones cayéndose llega a otra conclusión: esa inseguridad que hace que necesite la aprobación de todo el mundo debe terminar, debe establecer límites.

El optimismo como filosofía de vida

La trama principal se centra en la familia Dunphy. Phil y Claire tienen una concepción muy distinta de la vida y de cómo afrontar las situaciones que se nos presentan en nuestro día a día.

Mientras que Phil cuida sus huevos de pato y no cree en la posibilidad de que, después de tanto tiempo, puedan estar muertos; Claire intenta ser realista y no quiere mostrar sus propuestas en la empresa ya que no debe ser una persona creativa, por el puesto que ocupa.

Phil se dedica a cuidar a sus futuros patitos y, con Lily, construir una ciudad para ellos. Sin embargo, su torpeza ve la luz en el momento menos adecuado, condenando a los huevos a no sobrevivir. Pero parece que ha habido suerte, que están intactos, así que decide ir a comprar más materiales para seguir con su ciudad.

Por otro lado, Claire decide copiar la actitud de su marido en la vida, su optimismo. En la reunión de trabajo que tiene, va a por todas y muestra sus nuevos diseños. Pero, sin casi dejarla hablar, su padre y todo el equipo rechazan su propuesta. Momentos después, en una comida de negocios, Claire aprovecha un momento que no está su padre para mostrarle al empresario sus ideas, pero lo único que encuentra son planos de una ciudad para patos y mucha comida de pájaro. Las palomas atacan a Claire, lo que le da más motivos para seguir pensando que la forma de pensar de Phil no es la más adecuada.

Cuando Phil está en la tienda, decide llamar a su mujer para que le dé una vuelta de 90 grados a los huevos. Claire, extremadamente nerviosa, empieza a pagar con su marido el mal día que ha tenido. En el momento que decide poner fin a su relación con los animales por el día, oye un crujido. ¡Los patos están saliendo de los huevos!

Phil corre todo lo que puede, han salido los tres patitos que se empeñan en tener a Claire como su madre y la siguen a todos lados. Bueno, Claire no tiene la oportunidad de ser creativa en la empresa pero tiene tres pequeños patitos que la quieren más que nadie… ¡algo es algo! Aunque ella no parece muy convencida.

Este ha sido el cuarto capítulo de la séptima temporada. Aunque ‘Modern family’ es una serie que, directa o indirectamente, nos enseña algo (por ejemplo, en este ha sido la necesidad de tener una buena actitud frente a los obstáculos que se ponen por delante), empiezo a echar de menos capítulos con grandes finales en los que, aparte de darnos una lección más sobre la vida, nos demuestra la importancia de la familia y la necesidad de permanecer juntos por muy distintos que seamos. Esperemos que sea el quinto el que nos traiga la parte ‘meláncolica’ de la serie.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba