'Modern Family' 7x02 Review: cambios importantes y muchas mentiras

Por Cristina Company

En el segundo capítulo de ‘Modern Family’ ha tenido un mayor protagonismo los más pequeños (bueno, y no tan pequeños) de la familia.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Alex se va a la universidad

Llegó el día. ¡Por fin! El día más esperado para Alex ha llegado: el día en que se va de casa y deja a su loca familia sin la Dunphy más responsable.

Como es de esperar, lo tiene todo bajo control: ha mentido a sus padres con el día que se marcha, la lleva solamente Haley y ha programado un máximo de cinco segundos de abrazo por persona. ¡Qué estrés de persona!

Sin embargo, una vez llega a su nueva residencia, conoce a su compañera de cuarto. Una chica muy extrovertida y con gran facilidad para coger confianza con Alex. Aunque Haley está disfrutando de ver a su hermana agobiada por su nueva compañera, Alex vive una auténtica pesadilla: quiere deshacerse de ella. Pero Haley no lo va a permitir y tras hacerla reflexionar sobre que por muy diferentes que sean pueden llegar a llevarse genial, consigue que Alex muestre sus sentimientos y el amor por su hermana.

Excusas y más excusas

Está vez, la trama principal se ha desarrollado alrededor de un partido de fútbol de Lily. La situación de sus padres es de una presión constante: mientras Cam intenta alquilar el piso de arriba y conseguir unos ingresos, Mitchell se dedica a ejercer como abogado de personas mayores o con situaciones de arreglos de testamentos, viudedad, etc.

Cuando llega la hora del partido, a Mitchell le toca sustituir al entrenador. Sin embargo, ni Mitchell quiere ni Cam puede ayudarlo (ha sido expulsado por comentarios inoportunos). Finalmente, Cam lo llama por teléfono y entre los dos consiguen que las niñas ganen el partido. Comprueban que en situaciones de mucha presión y cúmulo de cosas, es mejor apoyarse en la familia.

Mientras tanto, Gloria y su familia buscan la forma de escaquearse. A estas excusas se suma Claire, que pensaba pasarse el día en la piscina. Sin embargo, Mitchell los descubre y Claire no tiene otra forma de excusarse que afirmando que Jay ha tenido un accidente. Cuando vuelve a llamar, a Gloria, para saber cómo está su padre, Gloria le contesta con que Jay se ha disparado a él mismo en el pie.

Esta vez, es Cam el que no se lo cree y la mejor forma de que parezca real es que se dispare en el pie. Esta brillante idea no podía ser de nadie más que de Gloria. Sin embargo, Jay no lo ve claro y por ‘accidente’, Gloria le dispara con una pistola de perdigones (Luego veremos que de accidente no tenía nada, si algo sabemos en esta serie es que todo lo que sea puntería y armas, la colombiana lo domina a la perfección).

Finalmente, acuden al partido para demostrar que era verdad. Mitchell se siente mal por haber desconfiado de su familia pero para eso está el pequeño Joe. Para ser sincero con todo el mundo y contar toda la verdad. Como buena familia deciden llegar a un acuerdo: habrá un acto que puedan perderse de su familia sin tener que poner excusas. Si tuviésemos que decir que tiene de bueno está familia es su facilidad para escaquearse cuando no les conviene pero aun así, tener la necesidad imperante de permanecer tan unidos.

Un aire bastante hipster

Si es que, cada vez que comenzamos nueva temporada, los más pequeños están más distintos, mayores y cambiados. En este caso, hablamos de Luke el cual ha perdido su infancia así como su gracia.

En este capítulo, nos ha sorprendido verlo con un aire moderno y hípster. Pero es que resulta que está en una boy-band. Cuando su padre le pide que le ayude con la casa podemos comprobar que cada vez es más fría la relación padre-hijo. Phil siente nostalgia por aquellos momentos en los que su hijo era su colega, en el que disfrutaban yendo al Parque Trampolín o cualquier actividad absurda que se les ocurrieran. Esta vez, es todo móvil, amigos y sin familia.

Phil decide tomar medidas desesperadas y le encarga a su hijo que enseñe la casa que intentan vender, sin embargo tampoco le interesa. Phil está cada vez más triste pero llegamos al final del capítulo en el que Luke le da a su padre una caja con unos huevos de pato que habían visto en la casa para criarlos juntos.

Esta vez, podemos ver como un simple gesto hacia las personas que te quieren puede hacer a las personas más felices. Y eso es lo que, cada semana, nos demuestra esta familia. Si algo es bueno, para qué cambiarlo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba