'Modern Family' 7x08 Review: la necesidad de ser sinceros

Por Cristina Company

Un capítulo de ‘Modern Family’ más distinto que los otros con únicamente una trama principal (que engloba a los adultos) y una subtrama sobre Haley y Alex.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Dos hermanas que se sinceran

Hoy, como la casa de los Dunphy estaba ocupada, Haley ha ido a ver a su hermana a la universidad. Ambas tienen cosas que confesarse y pedirse consejo mutuamente (lo nunca visto, ¿eh?) y el primer turno es para Alex.
La hermana pequeña empieza a contarle su historia con Reuben, el amigo de Luke, y su necesidad de sentir que alguien la admira de verdad. Tras esta historia, Haley pasa a contar lo que pasó con Andy en el último que vimos.

Alex admite que es muy patético y Haley que eso no la lleva a ningún lado. Ambas hermanas están de acuerdo en acabar con esas situaciones. Mientras Alex lo cumple, Haley vuelve a acostarse con Andy y esta situación no pinta nada bien. Al menos para Beth, porque yo estoy encantada.

Abriendo el ‘cajón de mierda’

Los matrimonios Pritchet, Dunphy y Tucker-Prichett han asistido, por a priori error de Gloria, a un seminario en casa de Claire y Phil de cómo abrir el cajón de la basura (metafórica) y poder sacar los sentimientos a relucir.

Mientras que Cam, Gloria y Phil se muestran muy predispuestos, Mitch no quiere montar una escena, Claire se lo toma como una competición y Jay solamente quiere ver el fútbol. Las pruebas cada vez superan más a Jay y es capaz de inventar cualquier excusa para fingir que llora y meterse en el baño a escuchar el fútbol. Esto enfurece mucho a Gloria.

Ha llegado el momento de una prueba que, a mi parecer, es muy destructiva y es la de sacar todo lo que no soportamos de nuestra pareja. Gloria está muy enfadada, y cuando Jay le dice que es muy ruidosa, todavía más.

Cam se enfada con Mitch porque no usa posavasos mientras que este se enfada con Cam por no apagar nunca las luces. Claire cree que todo va sobre ruedas para ella y su marido, hasta que Phil se sincera y le dice un par de cosas que no le gustan de ella.

Finalmente, todos están enfadados con todos y resulta que Gloria no se equivocó al contratar esta terapia sino que lo hizo para que Jay sacase sus sentimientos a relucir. Jay, muy enfadado, empieza a soltar su discursito de que es un hombre y los hombres son duros y fuertes y no lloran. Al final, este hombre acaba llorando y sacando sus sentimientos a la luz.

En los últimos minutos del episodio, las parejas acaban mejor que nunca. Se ve que si les ha servido aunque la consejera ha tenido que marcharse por problemas familiares. Y así termina un capítulo que, para mí, ha bajado ritmo e intensidad y que está bajando la calidad en cuanto a guion.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba