'Nurse Jackie' 7x12 Series Finale: el precio de los errores

Por Juan Carlos López Sáez

'Nurse Jackie' se marcha por la puerta de atrás en lo que a popularidad se refiere, ya que sus audiencias no son destacables, y no cuenta con una legión de seguidores que la siga fielmente como en otros casos. Pero la crítica y los premios la han mantenido 7 temporadas en antena. Siendo las primeras brillantes y las siguientes con momentos destacables que estiraban el chicle hasta tensarlo, con tramas que desaprovechaban a los grandes secundarios de la serie, pero a pesar de sus altibajos, siempre ha ofrecido una propuesta diferente y arriesgada y se la recordará por su personalidad.

Regresos que debieron haberse dado antes, y conclusiones definitivas marcan la despedida de 'Nurse Jackie', con un final agrio pero coherente, que extrañará por no ser políticamente correcto y convencional, pero es que la serie nunca lo ha sido, ni lo ha pretendido.

¿Recomendaría la serie ahora que ha terminado? Definitivamente si. Pese sus altibajos, la escasa duración de los episodios, y el plantel de personajes, hacen de la serie de Eddie Falco una gran propuesta seriéfila que no ha terminado de encontrar el hueco entre tanta oferta televisiva, pero que merece ser descubierta y reconocida.

(¡Cuidado SPOILERS)

El episodio final comienza con Jackie en la confirmación de su hija menor, donde Kevin, Grace y la propia Jackie bromean y sonríen gracias a la nueva oportunidad que se han dado como familia recientemente. Kevin y Jackie se sienten orgullosos de su buena relación a pesar de la ruptura, y todo resulta entrañable.

¡POR FIN VUELVE!

Y para redondear la jornada, O'Hara y su hijo irrumpen en la iglesia para sorprender a la protagonista con sus hijas como aliadas. La serie se resintió mucho por la marcha de la doctora millonaria y mejor amiga de Jackie, por lo que su vuelta me ha producido el subidón que el episodio final necesita.

O'Hara vuelve siendo la que era, elegante, muy elegante, de buen humor y la confidente de la enfermera, con la que no tiene nada en común, pero a la que siempre ha protegido.

En un principio parece que O'hara no sabe nada de lo desastrosa que ha sido la vida de Peyton hasta ahora, y todo el primer acto se desarrolla de forma placentera y feliz para la protagonista. Consigue tener una buena relación con su exmarido, su mejor amiga ha vuelto, y cree que su distanciamiento con Eddie se solucionará y habrá boda, hasta ahora, el futuro se presenta emocionante.

Último día en el All Saints

De vuelta al All Saints, que vive su último día, Jackie recibe la noticia de un nuevo trabajo y además con la compañía de Zoey, quien no muestra mucho entusiasmo por la noticia, pero si que se desmelena al ver a O'Hara, a la que tanto ella como Thor la ponen al día en segundos.

Carrie se presenta a la doctora y descubrimos que fue su alumna. Akalitus aparece con semblante serio, y solo el gran reencuentro le dibuja una sonrisa, muy al contrario que Jackie, quien no puede dejar de sonreír ante el panorama que esta observando, y ni el malestar de Akalitus puede borrársela.

"Cómo estás Zoey?"

Pero O'Hara conoce perfectamente a Jackie y sabe que hay algo extraño y como averiguar que sucede.

Se encuentra con Zoey quien explica entre lágrimas lo duro que ha sido estar con Jackie, su estancia en prisión, recaídas, mentiras y el papel que le ha tocado ejercer a élla con las pruebas de orina diarias.

Zoey confiesa que no puede estar con Jackie por el agotamiento que le produce y O'Hara hace la pregunta que nadie ha hecho antes y que tanto esperaba.
"Cómo estás Zoey?" Acabando con un fuerte abrazo de agradecimiento y la petición de que no se marche.

FOTO 1

"Haces que sea difícil ser tu amiga"

Tras la conversación, la británica no tarda en acorralar a Jackie y obligarla a confesar que esta drogada, algo que élla es incapaz de hacer pero también de disimular.

O'Hara ve como de perdida esta su amiga, y dice la frase cumbre del episodio "Haces difícil ser tu amiga" marchándose no sin antes decirle que la quiere.

Lo que sé hace por amor

Eddie se reúne con su abogado y sus jefes por la investigación abierta a causa de la gestión que ha realizado. Aunque parece que tiene las de ganar, un vídeo muestra que vendió grandes cantidades de forma fraudulenta en una clínica, y una Jackie camuflada estaba junto a él. Para evitar confesar y delatar a su prometida, Eddie acepta un año de cárcel.

Cerrando puertas

En el hospital, Bernand va deambulando sufriendo pérdidas de memoria y buscando compañía, ya que no tiene a nadie que lo acompañe. Logra parar a un drogadicto que apunta con su pistola a Jackie frente a todos buscando a otro drogadicto del que nadie sabe nada.

Tras la forzada situación, el doctor queda como un héroe pero en su última escena volvemos a apreciar su deterioro, confundiendo a Jackie con su ex mujer.

La santa y egoísta Jackie

Tras el susto, Jackie va al baño a colocarse y descubre al drogadicto al que buscaba el asaltante. Al ver su deplorable estado, se lo lleva a bañarlo y curarlo.

Es curiosa la imagen de este momento, con Jackie lavando los pies sentada, y él bastante elevado y a contraluz, recordando a María Magdalena y Jesús.

Intentan dejar de santa a la protagonista? Es lo que parece, pero no hay que olvidar que aún con todo, Jackie se desvive por sus pacientes, y a pesar de ser un desastre con sus seres queridos y consigo misma, hay mucha bondad en ella.

En los últimos minutos del All Saints, se decide despedir el hospital con una fiesta, a la que acuden algo más tarde Jackie y Zoey que ven por primera vez como se bloquean la entrada.

Zoey confiesa que no trabajará más con Jackie por la necesidad de alejarse de ella. Le ha dedicado demasiado tiempo y es el momento de mirar por sí misma. A la protagonista la destroza esa confesión pero la entiende y no puede reprocharle nada, por lo que se produce la despedida perfecta entre ambas.

Durante la celebración, Eddie le anuncia a Jackie el trato que ha tenido que hacer por no delatarle, y una vez más, la protagonista ve como afecta a sus seres queridos convivir con ella.

El último cartucho

Incapaz de soportar la culpa, Jackie se va al lavabo a consumir tres rayas de cocaína para evadirse del sentimiento de culpa y de pérdida. Tras esnifarla, vemos su ilusión en plena Madison Square donde se une a un grupo de gente practicando yoga, donde una esterilla la espera justo en el centro.

Al volver del sueño, vemos a Jackie tendida siendo reanimada por sus compañeros, que le prometen no dejarla. Este acto hace que los demás se prometan que no van a abandonarla intentando recuperarla. Una Jackie inerte yace en el suelo del hospital que fue como su reino, y que ahora desaparece junto al resto de su vida, pero su acto egoísta no hace más que encadenar a sus seres queridos a ella.

No termina de quedar claro si se recupera o no de esta, pero sin duda, ha pagado el precio de sus errores.

Un final justo y coherente con el personaje que ha fallado en todos los ámbitos de su vida, y unos personajes que han dado demasiado por ella a pesar de lo difícil que les resultaba.

Por cierto, me ha faltado Cooper y más Akalitus, pero como cierre, era el necesario ya que un final feliz no tenía cabida en esta ocasión.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba