'Orphan Black' 3x01 Review: los clones han vuelto bastante perdidos

Por David Marañón

El tiempo ha pasado lento. Ha pasado demasiado lento. Y cuando creíamos que nunca llegaría, aquí está la ansiada tercera temporada de ‘Orphan Black’, la temporada del cambio, de la guerra clon – como ‘Star Wars’ en la que ha sido su semana fantástica -. Muchas eran las ganas de volver a ver al animal de la interpretación que es Tatiana Maslany, y desde luego ella nos sigue sorprendiendo. Lo que ha dejado de sorprendernos tanto es la serie en sí. Con esta nueva temporada vemos que el misterio no lo va a ser tanto, y que va a entrar en juego la acción y sobre todo las ganas de cerrar historias para comenzar unas nuevas, unas nuevas encabezadas por unos clones mucho menos carismáticos que las a partir de ahora ‘sestras’ – me gusta más llamarlas así que las ‘LEDAs’ -. Vamos a ver qué ha pasado en este inicio de temporada, y qué fallos han tenido – mejorables todos, eso sí -.

(Cuidado, SPOILERS!)

Una calma que va a durar poco

El capítulo comienza de una manera idílicamente falsa. Con una felicidad que no casa con el final de la segunda temporada, vemos a las ‘sestras’ en el jardín de la casa de Alison celebrando lo que parece el Baby Shower – o cumpleaños – de Helena. Todas son felices, y viven en una realidad maravillosa. Hasta que Helena despierta – dentro de su sueño estaba soñando – y se encuentra con un escorpión saliendo de su vestido. Cuando termina de despertar, la vemos encerrada en una caja y volviéndose a encontrar con el escorpión, un escorpión que le habla y que al parecer conocía ya de mucho antes, y que va a convertirse en su apoyo en los experimentos que están haciendo con ella – recordemos que Miss S. vendía al programa Castor a Helena -.

Tras esto, vemos la operación en la que le quitan el lápiz del ojo a Rachel – muy agradable la escena del ojo saliendo, sí – y posteriormente a Felix y Sarah con Kira en el mismo sitio donde fue el funeral de Sarah sentados y hablando del DYAD, hasta que reciben la visita de Delphine. Lo que quiere Delphine es hablarle a Sarah de las consecuencias que puede tener el hecho de que haya podido matar a Rachel, sobre todo ahora que ha salido a la luz el proyecto Castor. El DYAD tiene a uno de los clones de ese proyecto, y le cuenta cómo lo capturaron, que fue cuando él y otro clon más intentaron secuestrar a un clon de Sarah llamado Krystal. Ahora, el clon que tienen capturado, sólo quiere hablar con Sarah. Cuando ambos hablan en la celda, Sarah descubre que los clones tienen más información sobre ella de la que creía.
Tras el interrogatorio, Sarah llama a sus hermanas y a Felix para ver si todo va en orden, y además de que Cosima está mejor de salud, ésta le informa de que Helena está desaparecida. Cuando informa a Delphine de la situación, ésta le dice que ahora la prioridad es mantener la calma en el DYAD y arreglar todo el asunto de Rachel, y le pide a Sarah que se haga pasar por ella ante un limpiador, a lo que Sarah se niega. Por su parte, Alison sigue haciendo su vida de ‘maruja’ y vemos cómo va a presentarse a administradora escolar y cómo su marido se ha despedido de su trabajo. Hasta este punto, que es donde más me debía interesar el capítulo para engancharme durante el resto de episodio, aparte de que vi poca fuerza en la trama, empecé a aburrirme. Y es que tras un final de temporada que dejaba todo con un drama importante, vemos que tienen una paz en el cuerpo que no se corresponde a como se despidieron el año pasado.

La importancia de ser Alison Hendrix

Miss S. llega a casa, y encuentra una luz encendida. Se dirige a la cocina y coge un cuchillo, pero antes de que pueda verlo, uno de los clones Castor le da un golpe y la deja inconsciente. Cuando despierta se encuentra atada a una silla y con el clon delante suyo pidiendo saber dónde está Duncan, pero Miss S. le da la mala noticia de que ha muerto, y de que al menos ella no sabe dónde está su investigación – me chirría mucho que de golpe hayan introducido a tantos clones y que a nadie le extrañe nada de lo que está pasando, ni si quiera a las ‘sestras’ -. Tras esto, Delphine va a ver a Rachel al hospital, y el doctor le informa de su situación. Tras esto, le cuenta que Topside está mandando a Ferdinand, y que puede haber un nuevo Helsinki, a lo que el doctor le pide que debe proteger a todo el plan LEDA, sin distinción alguna – refiriéndose, como es obvio, a Helena -.

Cuando Felix y Sarah van a ver a Miss S., ésta le cuenta que tuvo que darle al programa Castor a Helena a cambio de salvarla a ella y a su hija Kira, noticia que Sarah le sienta como un jarro de agua fría, dejando allí a su hermano y a Miss S. mientras abandona la casa. Mientras, en el ático de Felix, Cosima y Kira juegan, y es cuando la sestra le pregunta a su sobrina qué ocurrió el día que ésta le despertó para contarle el cuento, a lo que Kira responde que no podía irse todavía porque Delphine tenía que hacerla sentir mejor con sus células madre. La conversación la interrumpe Delphine yendo a ver a Cosima, que lo único que pretende es encontrar a Sarah, y aprovecha para decirle que no puede seguir trabajando con ella y que lo mejor es que lo dejen porque debe ser objetiva en su nuevo cargo en el DYAD.

Y cuando creíamos que Alison no iba a formar parte de esta nueva trama, mientras discute sobre dinero con su marido, recibe una llamada del DYAD en su móvil de clones. Tras la llamada a Alison, Sarah también recibe esa llamada, y descubrimos que Sarah finalmente acepta hacerse pasar por Rachel. Y es aquí donde el capítulo por fin retoma el tono de las otras dos temporadas, ese drama gamberro y bizarro sobre cómo clones se hacen pasar por clones para averiguar qué va a pasar con ellas. En el ático de Felix, y con Scott renunciando a seguir trabajando en el LEDA, Cosima comparte con él el descubrimiento del libro del ‘Dr. Moreau’, haciendo a Scott cambiar de idea sobre lo de irse del LEDA, pudiendo tener en sus manos la clave de todo el proyecto.

Con Sarah ya caracterizada como Rachel, vemos cómo se dirige junto con Delphine al encuentro de Ferdinand. Se trata de una reunión que pone únicamente al día de la situación del DYAD con respecto al programa LEDA. Es entonces cuando Ferdinand pide reunirse con Sarah, y Delhpine misteriosamente acepta. Cuando llegan a la celda en la que Sarah se encuentra, descubrimos que la llamada anterior a Alison era para que se hiciera pasar por Sarah. Es imposible no adorar a Alison y a su actuación como Sarah, y cómo no, a Tatiana Maslany repitiendo la hazaña de interpretar a un personaje haciendo de otro personaje. En el interrogatorio a ‘Sarah’, Ferdinand está a punto de descubrir cómo no era Sarah debido a que no estaba operada, sin embargo Delphine sabe salir airosa. Y lo que viene después es que descubrimos que entre Rachel y Ferdinand había algo más, y que ambos tenían planes independientes al proyecto LEDA.

El Proyecto Castor y Helsinki

Tras ese descubrimiento, Sarah decide ir a por todas y se reúne con un Ferdinand que sospecha que nadie es quien dice ser. Mientras, Delphine visita a Rachel en el hospital y consigue la confesión de Rachel de que ella y Ferdinand están tramando un nuevo Helsinki. Sarah, a su vez, lo descubre también por la confianza de Ferdinand, y es cuando se entera de que Helsinki fue un proyecto donde seis clones murieron, y que esa misma noche iba a comenzar el nuevo Helsinki, y que la primera víctima iba a ser Alison y su familia. Sarah escapa al baño e intenta avisar a Alison, pero no coge el móvil. Sarah decide seguir fingiendo y teatralizar una tortura sexual por su parte, y cuando está ahogando a Ferdinand, comienza a torturarle de verdad, hasta que Delphine aparece para salvar a Sarah y exige a Ferdinand que pare todo Helsinki, dejando de correr peligro todas y cada una de las sestras.

Helena reaparece, y sigue encerrada y hablando con el escorpión, y éste le dice una frase que nos da que pensar: “imagina una caja, dentro de otra caja, dentro de otra caja”. La primera caja, lógicamente es Helena embarazada, que se encuentra dentro de una caja física, siendo la segunda caja el proyecto Castor, y no quedándonos claro cuál es la tercera. Helena no es más que una mera transición para obtener el ADN perfecto que necesitan de su embarazo. Una mujer da la orden de que Helena sea liberada de esa primera caja, y es el Castor militar el que la libera. Finalmente, vemos como dos de los clones se reencuentran en la celda de uno de ellos en el DYAD.

En el siguiente capítulo la trama parece ser que vuelve al tono de otras temporadas, pero sigue sin convencerme todo esto del proyecto Castor. Aunque ha sido un inicio de temporada que me ha dejado a medias, creo que es porque aún los guionistas no saben qué espacio dejar a los nuevos clones, y cómo hacer que se conviertan en igual de carismáticos que las sestras. Aún nos queda conocerles, y quién sabe si serán mejor que Sarah y sus hermanas. De momento toca esperar hasta el sábado.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba