'Orphan Black' 3x04 Review: uno tiene que morir, ¡que comience la batalla!

Por David Marañón

(Antes de empezar la review, enhorabuena a todos los que seguimos ‘Orphan Black’, han renovado POR UNA CUARTA TEMPORADA!!!!)

Han tenido que pasar cuatro capítulos para que por fin veamos las intenciones que tienen todos los que de una manera u otra participan en ambos programas con un mismo núcleo, el Profesor Duncan. De una parte, las LEDA, que nunca han dejado de lado la misión de encontrar el genoma original con el único fin de curar a todas. De otra, los Castor, que no solamente quieren curar a sus clones, sino que también quieren seguir con el proyecto que años atrás comenzó con un fin bélico y a su vez medicinal. ¿Pero qué puede ir mal si ambos tienen un objetivo en común? Que mientras uno de los dos viva, el otro no puede seguir con vida – vaya, qué ‘Harry Potter’ me ha quedado esto -. Vamos pues, a repasar lo que ha ocurrido en el último capítulo.

(¡Atención, SPOILERS!)

Alison y las casualidades de la vida

Ya lo dije en otras reviews: de ser mi personaje favorito en las anteriores temporadas está perdiendo un protagonismo y una personalidad a niveles que asustan. Ya no es la Alison neurótica que traía de cabeza a las sestras, ni la cabeza pensante de toda la operación venganza de las mismas. De golpe ha vuelto a ser el ama de casa que era cuando nos presentaron, pero careciendo prácticamente de interés. Su trama se puede obviar completamente, y ahora mismo su ausencia no se notaría. Quitando una escena en la cual Alison y Cosima se ponen al día acerca de la investigación, ya ni si quiera interactúa con sus hermanas. Una pena que los guionistas se la estén cargando.

En este capítulo, vemos como continúa con la idea de presentarse a la Administración Escolar, idea unida a la de ser la camello de su barrio. Idea, de hecho, brillante de no ser porque no compraron negocio alguno a Ramón, puesto que el joven no era más que un simple vendedor a manos de un narcotraficante que busca hablar con Alison para aclarar todo, ya que el dinero que pagaron a Ramón por la droga no le pertenecía. Cuando se reúnen con él, Alison descubre que fue un novio de su adolescencia, y lo que podría ser algo completamente peligroso pasa a ser una escena de dos personas recordando de manera entrañable sus años en el instituto. Se denota cierto tonteo, y creo que la cosa va a acabar mal, tanto para Alison por recaer con su ex novio – interpretado por Justin Chatwin, un ya veterano en mis reviews por ‘Shameless US’ – como para Donnie porque va a perder a su esposa y puede que el carácter vengador se apodere de él.

A Dios pongo por testigo que ese hijo será mío

No soporto a los proletianos – no sé cómo es en español, en inglés los prolethians -. Son gente sin escrúpulos que se escudan en un Dios que cree en la biología “de mentira” con el fin de conseguir todo lo que pretenden. Y es en Grace en quien confían su última baza. Grace está obsesionada con tener a ese bebé, y en la casa más aún, sobre todo su madre, encargada en su momento de llevar el bebé de Johansson. Parece que únicamente quieren eso para las mujeres, y así es lógico que estén todo lo traumatizadas que están. En el caso de Grace, además, la presión es mucho mayor por haber traicionado en su momento a su familia. Sin embargo, al final del capítulo, pierde al bebé, y su madre le dice que ya no es bienvenida en esa casa, que si estaba allí era por el bebé que tenía dentro. Por tanto, ahora Grace se encuentra completamente sola en el mundo, puesto que no creo que Mark quiera saber mucho de ella tras haberle delatado.

Los defectos de los Castor y las LEDA

La premisa de la tercera temporada está clara: los Castor y las sestras tienen los días contados si no encuentran la cura de su defecto de fábrica. Lo que parecía una misión imposible, poco a poco comienza a tener halos de esperanza. Desde Cosima leyendo y releyendo el libro del Profesor Duncan, Sarah detrás de cualquier pista que Mark pueda dejar hasta Helena participando y destrozando cualquier plan que pudieran tener en el proyecto Castor. Porque si alguien se está convirtiendo en heroína de la serie es Helena. Desde la temporada pasada está empezando a tener el equilibro justo entre ser cabal y estar desquiciada para poder realizar cualquier tipo de acción que la situación así requiera.

En este capítulo hemos visto como ha fingido un ataque de locura para poder escapar de la base militar. Lo que al principio es un plan poco pensado, acaba siendo un urdido plan que incluye hacer una llave con el hueso de un filete. Maravillosa. Finalmente consigue escapar, pero en su escape se encuentra con un nuevo Castor, un Castor que tienen enganchado directamente del cerebro – sin tapa craneal, al aire libre – a una máquina que le monitoriza y controla. La escena de Helena matándole para que dejara de sufrir es, cuanto menos, preciosa. Aquí es donde se ve la diferencia a la hora de ser partícipe en la trama, comparada con Alison. Helena es el personaje más importante de lejos de la serie. Y como fan, lo agradezco enormemente.

En cuanto a Sarah, todo comienza donde terminó el último capítulo, y es ayudando a escapar a un Mark malherido. Tras una larga caminata, llegan a una casa donde es Sarah quien tiene que “operarle” para que pueda seguir con vida. Es allí donde Mark le confiesa parte de su investigación individual de los dos proyectos de clones. Y aquí es donde veo un resquicio de duda con respecto a la trama. Todo antes era complicadísimo, y ahora resulta que tienen todo tipo de información a sus manos. Si tanto el proyecto LEDA como el proyecto Castor parten de la misma raíz, amos tendrían que tener las mismas facilidades a la hora de encontrar pistas, ¿no? Bueno, pues debe ser que únicamente los Castor sabían de qué iba todo desde el primer momento.

Resulta que Johansson, en un afán por seguir el proyecto de manera independiente, decide fecundarse con uno de los embriones de ambos proyectos, pero utilizando para ello muestras del ADN original de los clones. Por tanto, la solución es buscar al hijo de Johansson. Sarah y Mark se acercan a su casa, y allí es donde Mark le revela que el niño murió siendo un bebé. Sin embargo, Sarah ve claro que lo que pueda quedar del bebé en la tumba puede tener el genoma original, y deciden desenterrarlo. Allí les encuentra Rudy, que tras una breve escapatoria, consigue hacerse con Sarah. Lo que nos sorprende es que los Castor, aunque puedan parecer más individualistas, son mucho más piña que las LEDA, ya que éstos tienen claro qué quieren y con qué fin, y han sido criados para crecer pensando directamente en eso. Finalmente, no se sabe qué ha sido de Sarah, aunque todo apunta a que irá a la base donde, imaginamos, se reencontrará con Helena, como bien podemos intuir en el adelanto del quinto capítulo. ¡Hasta el sábado, #CloneClub!

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba