'Orphan Black' 3x08 Review: el peligroso juego de la identidad

Por David Marañón

(¡Cuidado Spoilers!)

Tras el capítulo de la semana anterior de 'Orphan Black', estaba claro que la serie iba a tomar otro rumbo para volver a su espíritu que tanto nos enganchó. Y así está siendo. Ya queda claro que los Castor, aunque tremendamente importantes, están volviendo a un segundo plano que obviamente tardará poco en volverse un protagonismo necesario.

Pero mientras, las sestras están ocupando de nuevo la mayoría de los minutos de los episodios. Y es normal si miramos cómo son las tramas en las que se están viendo envueltas.

Alison, de ‘football mom’ a ‘clone mom’

Todas las sestras protagonistas han cuidado de Helena. Todas, menos una. Felix le pide a Alison que por favor cuide de ella ya que ni Cosima ni Sarah se pueden hacer cargo – además de que tener juntas a Sarah y a Helena es un verdadero peligro -. Tras algunas dudas por parte de Donnie, finalmente deciden aceptar no solamente quedarse con Helena, sino también contratar a Gracie en la tienda de jabones.

Desde luego, la manera de meter en la trama principal al matrimonio Hendrix no podía haber sido mejor. No es nada forzado, no choca con el resto de lo que les está pasando y la relación Donnie – Helena nos puede dar momentos simplemente sublimes, como en este episodio.

Aun así, la trama principal de Alison sigue su marcha, y había que resolver lo del beso robado por parte de Jason a ‘Alison’ – que recordemos era Cosima -. Por una parte, creo que los fans de la serie tenemos una doble sensación con respecto a esto, y es que el matrimonio Alison – Donnie nos encanta, pero también necesitamos ver a la sestra en estado puro, y sólo se puede conseguir con Jason a su lado.

Por otra parte, las consecuencias que podría tener para Alison el hecho de engañar a su marido podrían ser nefastas, y es que recordemos que el vigilante de Alison es Donnie, y tiene información de vital importancia con respecto a ella. De momento, la historia sigue dudosa, y por mi parte apuesto a que acabará siendo favorable hacia su amor de la juventud.

Chica hippie conoce a chica francesa y se destroza la vida

Pobre Cosima. De verdad, cada vez que pienso en cómo ha ido evolucionando a lo largo de las tres temporadas, me da cada vez más pena. No solamente no puede avanzar con respecto a su historia con Delphine, sino que además su enfermedad le ha hecho prácticamente morir y ahora parece que su nuevo amor le puede traicionar como el anterior.

Por si fuera poco, descubre que Delphine seguía queriéndola y que de haber sabido lo de su experiencia cercana a la muerte, todo hubiera sido distinto.

Sin embargo, tan rápido soluciona su vida amorosa como la destroza de nuevo, y es que uno de los Castor, Rudy, les roba el libro de la isla del Doctor Moureau. El problema viene de que Delphine no sabía de la existencia de ese libro, y si bien consigue arreglar el enfado, Cosima termina de fastidiarla cuando su jefa y ex amante se entera de que había una segunda copia que Rachel logra recuperar y que también les quitan.

Lógicamente, había que tomar medidas, y decide despedir tanto a Cosima como a Scott de la Dyad. Ahora que Cosima está fuera, no sé cómo va a seguir investigando su enfermedad, ni hasta qué punto va a ser peligroso para ella el hecho de no seguir bajo la protección del Instituto.

La importancia de no llamarse Krystal

En la anterior review pedía que por favor la rubia que salía en el avance de este capítulo fuera una nueva clon, y así ha sido. La clon que en su momento los Castor fuerzan en un hotel – ya me parecía raro que dejaran pasar tan rápidamente a esa chica -. Y es una pena que vistos los acontecimientos no vayamos a disfrutarla, porque sería un personaje maravilloso que encajaría perfectamente en el grupo de las sestras. Una mala decisión de Delphine y una trampa de Rachel hacen que acabe con el coma inducido haciéndose pasar por esta para que Rachel pueda escapar de la Dyad.

Lógicamente, todo no podía ser malo en su aparición. El hecho de que Sarah le venda su identidad a Rachel era con la condición de que le tradujese el libro de su padre. Antes de que apareciesen para recuperar a Rachel, ésta consigue descifrar una pista que sitúa al gen original en Londres, así como una cifra que de momento no tiene ningún sentido. La situación, por tanto, está bastante enfocada a que al final de la temporada sepamos algo del genoma original – os recuerdo que son sólo 2 los capítulos que faltan para que la temporada termine -.

Con Rachel viva, Krystal en coma inducido por el cambio de identidad, Helena viviendo con Gracie y Cosima sospechando de su nueva novia y fuera de la Dyad, todo apunta a que el final de temporada va a estar muy a la altura. De unos episodios a ahora la calidad ha ido aumentado, y podemos encontrarnos con un season finale muy digno para una tercera temporada, que es donde las series comienzan a flojear. Es la prueba de fuego de la serie de BBC América.

En el próximo capítulo, con Sarah y familia en Londres, lo que más nos llama la atención es que Helena ha podido matar a alguien. Pero, ¿a quién? ¿Será a Gracie, a Jason como venganza por hacer daño a Donnie? En el avance de final de capítulo podéis ver la escena, pero de momento, os dejo con el avance oficial.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba