'Outlander' 1x15 Review: la catarsis llevada a la máxima potencia

Por Esther Vega

(¡Cuidado Spoilers!)

Escoceses (más Claire) al rescate

Pocos episodios ha visto esta seriéfila que escribe, en los que se llegue al nivel de emoción y sufrimiento de este capítulo de 'Outlander'. Estamos a un episodio de la season finale (que será el próximo sábado 30) y todos tenemos los nervios a flor de piel. En el capítulo anterior, que fue totalmente de transición, dejamos a Claire buscando desesperada a Jamie (perdido por las highlands después de sufrir una emboscada de los casacas rojas) y finalmente enterándose de que él estaba prisionero en la cárcel de Wenworth.

En estas nos encontramos cuando Claire consigue entrar en la prisión, haciéndose pasar por una dama inglesa de bien, y así ser recibida por el alcaide. Aunque nuestra heroína intenta convencerle para que le deje ver a Jamie, el carcelero no da su brazo a torcer y lo único que consigue es que le dé los objetos personales de su amado.

Una vez que sale de la cárcel, sin ningún resultado, vemos a una Claire muy afectada ( y aquí ya empezamos a sufrir) a la que ayuda Murtagh (que ya es coleguita de Claire) a sobreponerse al shock de asumir que van a colgar su marido y que poco puede hacer por impedirlo.

¿Pero, realmente no puede hacer nada por Jamie? Por supuesto que sí! ¡Ja!, ¡buena es Claire para darse por vencida tan pronto!. Ella, junto al escuadrón escocés, paran en una taberna para tomar un refrigerio, cuando Angus y Rupert se hacen coleguitas de uno de los alguaciles de Wenworhth enterándose así de valiosa información que les puede servir para sacar a Jamie. Resulta, que el carcelero tiene sus momentos de intimidad y está una hora cenando y leyendo la Biblia.

Claire y Murtagh no tardan en ponerse mano a la obra y entran en Wenworth con un objetivo claro: encontrar a Jamie y sacarlo de allí. Aunque en un principio parece que el funcionario de prisiones de la época no les va a dejar en paz, Claire pone su astucia de relieve, y logra que Murtagh y ella se queden solos en el despacho del alcaide mayor. Harta de no encontrar ningún mapa, y con un montón de llaves de celdas en la mano, Claire decide pasar a la acción y se va cual Dora la exploradora a hacerse un tour por la cárcel. En esta excursiónn encuentra a muchos presos (a cada cual más andrajoso) que le dan pistas de dónde puede estar su esposo ¡mira que se lo ponen difícil!.

Jamie y Black Jack, amores que matan

Por otro lado, tenemos al héroe de nuestra historia Jamie con el gran villano, Jack Randall. El capítulo comienza con Jamie a pie de ser ahorcado junto con su último amigo de fechorías, Taran MacQuarrie. Cuando ya tenemos a Jamie con la soga alrededor del cuello, aparece Black Jack cual grácil caballero, salvándole la vida. Evidentemente, como buen anti-héroe, no le salva para hacerle un favor, sino que podemos preveer que lo peor está por llegar, teniendo en cuenta el historial que tiene este hombre.

En la siguiente escena nos encontramos a un Jamie encerrado en una celda, intentando liberarse de las cadenas. Jack el negro pretende a toda costa desmotivarle haciéndole ver que todos los movimientos en su contra, son en vano, como quemar la carta que Jamie dio al Duque de Sandrigam para que su cabeza dejara de tener precio. El objetivo de Jack es acabar con el voluntad de Jamie y va a utilizar una serie de sádicas herramientas para conseguirlo.

Juega continuamente al poli bueno/poli malo para desastabilizarle y que se rinda a su deseos. Pero Jamie es un hombre íntegro y no se lo va a poner fácil. La clave de este episodio es la tensión contenida que transmite desde el minuto uno, y a lo largo de esta conversación, esta tensión está llevada al máximo. Sabes que algo malo va a pasar. Muy malo.

Jamie sorprende a Jack cuando éste se acerca a ver las cicatrices de su espalda y le agarra del cuello. Entre Jack y su ayudante logran reducir a Jamie y para escarmentarle le propinan varios mazazos en la mano dejándosela echa polvo.

Cuando llega Claire y desencadena la TRAGEDIA

Jack Randall se va a descansar un rato (que torturar es muy cansado) y en estas estamos cuando vemos a Claire acercarse a la celda de Jamie (¡vamos Claire!) no sin antes abrir una puerta al exterior de la cárcel (¡bien Claire!). Nuestra enfermera favorita encuentra a Jamie en muy malas condiciones y se pone manos a la obra para liberar a su marido.

Pero ¡sorpresa! Black Jack aparece (¡que poquito has descansado hombre!) y después de hacerle una serie de proposiciones indecentes a Claire (este hombre tiene para todos) logra que Jamie le haga la promesa de hacer con él lo que quiera (sexualmente hablando, se entiende) si libera a su mujer. Y aquí sucede “La escena” (con mayúsculas y entrecomillado). Jack le pide a Jamie una prueba de su promesa y éste acepta.

HORROR. DOLOR. DESTRUCCIÓN

La prueba consiste en clavarle un clavo en la mano previamente dañada con el mazo. (WTF!). Jamie, que hace cualquier cosa por su amada, pone su mano a disposición del sádico, y éste, sin compasión ninguna, le atraviesa la mano con una punta metálica ante los sollozos de Claire. Jack cumple su parte del trato y saca a Claire de allí (tirándole al foso de los muertos, que consideración) pero no tarda en encontrarse con el resto del escuadrón escocés de rescate.

Antes de esto, Claire se apunta un tanto, su pequeña venganza, al decirle a Jack Randall que es una bruja y, usando su conocimiento del futuro, le dice el día en el que va a morir. (¡Ja! ¡Minipunto para Claire!)

Plan del rescate final

Llegamos al final del episodio cuando Claire está con los suyos en casa de un amigo del Clan McKenzie (Marcus MacRannoch) y le pide colaboración, a él y a sus hombres, para sacar a Jamie de Wenworth. Este buen hombre no se quiere mojar (tiene esposa y 3 hijos) pero cuando se entera que Jamie es hijo de Ellen MacKenzie (¡esta mujer es una rompecorazones!) se le ablanda un poco el corazoncito, aunque no lo suficiente como para arriesgar a su familia. Terminamos el capítulo con Murtagh planeando el rescate de Jamie con una idea que tiene vacas de por medio ( ¿vacas? no sabemos cómo acabará la cosa pero no pinta muy bien).

No sabemos si llegarán a tiempo de salvar a Jamie de los antojos sexuales de Jack (y sufrimos nuevamente por ello ¡esto es un no parar!) pero tendremos que esperar al último episodio para comprobar si finalmente el poco ortodoxo plan de Murtagh ha tenido éxito.

En definitiva, es un episodio duro de ver que nos deja sin respiración y que nos adelanta una gran season finale.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba