'Outlander' 1x16 Season Finale: acaba un viaje y comienzo otro

Por Esther Vega

Escribir esta review, después de haber visto la season finale de 'Outlander', es una tarea complicada. Toda la temporada ha sido un cúmulo de emociones: hemos reído, llorado, enamorado de los dos protagonistas… en definitiva, hemos acompañado a Jamie y Claire a través de su viaje, tanto físico como emocional. Lo que hemos visto en la season finale ha sido el final de un viaje, y el comienzo de otro.

¡Cuidado Spoilers!


El plan de Murtagh da resultado

Dejamos el 1x15 con Murtagh teniendo una ¿fabulosa? idea para salvar a Jamie. El plan consistía en crear una estampida con varias vacas (aprovechando que Claire había dejado una puerta abierta) dentro de la cárcel. Randall, acostado desnudo al lado de Jamie (¡qué señor plano! ¡La cara de Jamie lo dice todo!), oye ruidos que vienen desde fuera y sale a mirar. Enseguida vemos como las reses le arrollan y queda atrapado (¿muerto quizás?) por la puerta. Murtagh, Angus y Rupert miran en todas las celdas en busca de Jamie hasta que dan con él. Lo encuentran desnudo y en muy malas condiciones, pero cual escocés fortachón, Murtagh no duda en echárselo al hombro y salir pitando de allí.

Tenemos a Claire esperando en medio del bosque, inquieta, hasta que ve el carruaje donde llevan a un Jamie bastante convaleciente. El capital Randall ha entrado en su cabeza y confunde a Claire con él en varias ocasiones, por lo que no quiere ni que lo toquen. Deprisa llegan a un monasterio donde son acogidos con la condición de que sea temporal (hasta que Jamie se recupere) y puedan irse a otro sitio. Una vez instalados, Claire intenta hablar con Jamie sobre lo ocurrido pero éste no suela prenda, aunque sí recuerda y los espectadores empezamos a ver lo que ocurrió en esa celda.

Ese oscuro deseo

Después de que Jamie hiciera un pacto con Randall, salvando así la vida de Claire, Jack comienza con su diversión al intentar que Jamie disfrute con su sadismo. Éste va a ser el leit motiv en toda su tortura. Él no solo quiere dar rienda suelta a sus instintos, quiere que Jamie disfrute con él, quebrando así el amor puro que siente por Claire.

Volviendo a la abadía, Claire intenta reconstruirle la mano machacada y lo hace con toda la pericia que puede tener una enfermera de la 2º Guerra Mundial (no sé si es mucha pero ha dado mucho asquito verlo). Una vez terminados los puntos, vendajes, férulas y demás, Claire sale de la habitación vomitando (¿otra vez? dos vómitos seguidos de una mujer en cualquier serie significa… ejem ejem) y se dirige a la capilla donde le cuenta toda su increíble historia (que es del futuro y tal) a uno de los monjes.

El estado de salud de Jamie parece empeorar al no querer comer. Pronto sabemos que está decidido a matarse, de hecho le pide la daga a Willie para terminar su martirio. Parece que ni la presencia y el amor de Claire es suficiente para que Jamie tenga ganas de vivir. Es maravillosa la escena que éste tiene con Murtagh en la que, aunque no entendamos absolutamente nada (hablan en gaélico), entendemos absolutamente todo. Jaime quiere acabar con su vida, no cree que merezca la pena seguir viviendo ya que piensa que nunca podrá salir de revivir la tortura a la que fue sometido.

Claire entra en la oscuridad para salvar a Jaime

Después de que Claire se desmaya (¿vómitos? ¿desmayos?) toma la determinación, de que la única manera que tiene de hacer salir a Jamie de su oscuridad, es metiéndose en ella con él. Preparada con lavanda (el olor favorito de Randall) pretende llevar a su esposo al límite, para que éste le cuente con pelos y detalles qué ocurrió en esa celda para así poder ayudarle.


Aquí es cuando Jamie le cuenta todo, lo más oculto, lo que a él más le avergüenza. Llegados a este punto, he de decir, que la técnica utilizada en todo este episodio para explicar las torturas a las que Jamie es sometido, es digna de las mejores películas de terror psicológico. No nos han enseñado nada de forma explícita, pero nos ha llevado a todos los espectadores al límite. Precisamente por esta razón se recomendaba a aquellas personas que habían sufrido alguna vez en su vida, algún tipo de abuso o violación, no ver estos dos últimos capítulos. Se adentra tanto en la oscuridad, y lo abarca de una forma tan psicológica, que podría ser perjudicial para estas personas.

Volviendo a Jamie y Claire, éste le confiesa su verdadero pesar. Aunque se resistió a pensar en ella durante la tortura y la violación, Randall sacaba constantemente su nombre, haciendo que Jamie le confundiera con ella para poder disfrutar del sexo con él. Esta escena es especialmente dura, porque cuando Jamie se da cuenta de que ha sido manipulado (y que he en cierta forma, ha “disfrutado”) por Randall, no es capaz de perdonarse esta traición a Claire y, peor aún, cree que ella nunca podrá perdonarle.

Y aquí una de las escenas de amor más maravillosas que hemos podido ver en la pequeña pantalla. Claire solo encuentra una explicación a su “viaje” por las piedras, y es que ella y Jamie están predestinados a estar juntos y que si él está dispuesto a dejarse morir, ella morirá con él. Esto le hace reaccionar (Claire no le perdona porque no hay nada que perdonar, le acepta tal como es) y poco a poco observamos que Jamie va viendo una luz dentro de la oscuridad en la que vive. Su primera determinación es la de quitarse el sello con las iniciales (JR) de su torturador, para poder así comenzar una nueva vida libre de marcas.

Nuevas esperanzas

Claire y Jamie no pueden quedarse más en el convento (no olvidemos que Jamie es un fugitivo y tienen a los casacas rojas pisándoles continuamente los talones) y ponen rumbo a Francia, donde Jamie tiene familia que les pueden ayudar. Una vez en el barco, y con un Jamie mejorado, Claire le cuenta que pueden cambiar la historia, que tienen que impedir el negro futuro de Escocia, para poder algún día volver a su hogar. Jamie no está muy seguro de ello (¿cómo pueden cambiar el futuro dos personas?), pero antes de que pueda pensar nada más, Claire suelta el notición: ¡¡¡¡está embarazada!!!! La verdad, es que no es algo que nos sorprenda (ya se han encargado de “avanzarnos” esta noticia en los últimos dos episodios) pero ofrece un rumbo nuevo a la serie y por supuesto ¡una alegría para Jamie!, lo que agradecemos porque este muchacho no tenía muchas últimamente…

Destacar de esta serie, no solo la fotografía de gran belleza visual que tiene (no en vano desde la serie se ha apuntado más de una vez que Escocia es el otro gran protagonista de la historia) sino la valentía en estos dos últimos episodios a la hora de abordar un tema tan complicado como lo es una violación. Es más, podríamos decir que es la primera vez (o de las pocas veces) que vemos un abuso de un hombre a un hombre. Está mostrada de una forma brutal, intensa y desgarradora. Aplaudimos esta valentía.

Con este panorama se despiden hasta la segunda temporada (que graban actualmente y que, por ahora, no tiene fecha prevista de emisión). Por lo que veremos, el comienzo de otro viaje, (esperemos que sin Randall) que seguro que es tan fascinante y emocionante como lo ha sido esta primera temporada.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba