'Penny Dreadful' 3x06 Review : sangre, sexo y balas

Por Sabrina Rodríguez

Se podría decir que el sexto episodio de la tercera temporada de 'Penny Dreadful', segundo dirigido por el español Paco Cabezas, es la segunda parte de uno doble. Empieza con el final del quinto episodio y, a partir de ahí, continúa con la trama de Ethan en América; resolviendo el cliffhanger de la semana pasada.

La serie vuelve a ser coral y vemos el desarrollo de las diferentes historias, como ya ocurría en los primeros episodios de esta temporada. ¿Volveremos a ver a todos juntos antes de la season finale?

Historia coral, punto por punto, a continuación. ¡Ojo, SPOILERS!

Workshops de misandria

Lily sigue en su afán de crear un ejército de mujeres de la calle para vengarse de todos los que las han vejado. Para ello ofrece cursillos de cómo matar rápida y viciosamente a los hombres que abusen de ellas en callejones oscuros, usando a Dorian Gray de maniquí.

Justine es, por supuesto, su alumna aventajada y, con una expresión entre niña lánguida y poseída, comienza a cuestionar la presencia de Dorian allí y si deberían matarle o no. Al fin y al cabo, como ya comenté en anteriores reviews, él es uno de esos hombres que utilizan los servicios de mujeres que hacen la calle pues no tienen otra salida. El por qué Lily se aferra a él sigue siendo algo que me perturba. Si es que le necesita por su posición o es que le ama, aún sabiendo que él fue uno de esos clientes, choca con su plan de venganza. Ahí hay algo que flojea y que probablemente haga que todo su mundo se venga abajo.

¿Y Dorian? ¿Por qué se une a esta lucha contra el patriarcado del que él forma parte? ¿Es por curiosidad y experiencias nuevas o es porque ve en Lily a una igual? Hasta este episodio había estado relegado a un segundo plano, pero aquí vemos algo parecido a los celos. “Justine no sabe cuál es su sitio”, le dice a Lily. “Ella dice lo mismo de ti”, le contesta ésta. Es evidente que el trío no está funcionando. Justine ha adoptado el credo de Lily más allá de lo que ella esperaba y no sería de extrañar que, mientras Lily duda, la niña organice la revolución a sus espaldas.

Intentando buscar coherencia al personaje de Dorian, parece que realmente ama a Lily. Vanessa le fascinaba, fue la primera vez que conoció a una mujer de esas características que, además, le rechazó. Angelique era para él una rareza, pero la cambió de forma cruel por Lily. “Somos iguales, socios, inmortales”, le dice. Si con las otras mujeres (y hombres) Dorian sólo quería sexo y aventuras, parece que con Lily se casaría porque ha encontrado a una igual pero ella, con su actitud, le hace sentir rechazado e inseguro. ¿Será capaz de aceptar esto un hombre tan egocéntrico y hedonista?

Victor de nuevo entrará en la ecuación y se le volverá a perdonar la vida. Él sigue en su empeño de domar a Lily y hacer que sea feliz en sus términos (los de él). ¿Caerá Dorian en entregarla para la doma, rompiendo con ello el respetar su igualdad y su independencia? ¿Ella misma dudará y se olvidará de su venganza? ¿Victor conseguirá su objetivo? Llevamos demasiado tiempo haciéndonos estas preguntas. La verdad es que están dando demasiadas vueltas a la historia y esperamos una resolución pronto.

Unos vienen, otros se van

Me ha encantado la presentación de un nuevo personaje, Catriona Hartdegen, por parte de uno de los de siempre, que nos deja indefinidamente, Mr. Lyle. ¿O no nos deja? El hecho de que diga que se va a El Cairo porque allí son más tolerantes con su estilo de vida, podría ser sólo una forma de hablar de la intolerancia hacia los homosexuales en los entornos académicos de la época. Pero en el momento en que Lyle pronuncia el nombre Imhotep, todas las alarmas se me dispararon. ¿Veremos al personaje de la Momia en 'Penny Dreadful'? ¿Será un futuro adversario para Vanessa y compañía? Ahí lo dejo.

Volviendo al nuevo personaje, Catriona parece ser una buena aliada para Vanessa. Independiente, fuerte y segura de sí misma, lleva los pantalones de su vida (literalmente) en una época donde no muchas mujeres estaban liberadas. Además es tanatológa, con lo cual tiene conocimientos sobre la muerte y los rituales asociados. Eso hace que conozca el mito de Drácula y que pueda ayudar a Vanessa. Ambas sellan su amistad cuando están de acuerdo en que la sumisión para ellas sería intolerable.

Confiar en la gente puede traerte sorpresas

Y puede que no todas sean buenas. Vanessa confía en Catriona cuando le habla de Drácula y le aconseja que no esté sola porque él aprovechará los momentos en los que esté vulnerable. A falta de sus amigos, irá a hablar con la Doctora Seward, ya que es la persona en la que más confía.

Extraña la escena de ambas bebiendo y charlando, confesando el asesinato de su marido; cuando la Doctora se mostró al principio poco sociable y, además, le recalcó que no era su amiga, sino su terapeuta. Parece que en esta temporada el desarrollo de los personajes, y el por qué de sus cambios de un episodio a otro, se ha perdido en algún que otro agujero de guión.

¿El consejo de Seward? Ir a ver al Doctor Sweet. Esperemos que se lo recomiende por desconocimiento de causa, sobretodo cuando le recomienda confiar en él. Pobre Vanessa, hablando a su adversario del ser que la acosa, sin saber que está hablando con el mismo monstruo que la atormenta. A Drácula/Sweet le está saliendo bien la jugada y sabe aprovechar el momento.

Él y Vanessa tendrán sexo en medio de la sala de taxidermia, en una escena paralela a la de Ethan y Hécate de la semana pasada. Decisiones cuestionables en momentos vulnerables, crisis de fe, soledad mediante. El lobo disecado preside la sala y Vanessa no ha podido evitar mirarlo. Ethan aún está en su mente.

La tragedia de ser difícil de mirar

Antes de pasar al lejano Oeste, haremos una última parada en Londres, con la Criatura intentando cuidar a su hijo. Mientras el niño febril no le ve, le reconoce como padre por su voz y le pregunta si es un ángel. La ternura y la esperanza se apoderan de John Clare pero no le durará mucho tiempo. Cuando su hijo abre los ojos y ve el aspecto de su padre, entra en pánico y se pone a gritar. La Criatura huirá llorando.

Es la tragedia del monstruo de Frankenstein, que se nos empezaba a olvidar porque en los últimos episodios la gente ya no lo trataba de esa manera. A pesar de que Rory Kinnear no esté tan horrible con esa caracterización, nada que no hayamos visto en cualquier local gótico que se precie, debemos recordar que esto es el Londres de finales del siglo XIX y Marilyn Manson aún no había nacido como concepto.

Un Western a lo Tarantino

Y volvemos al principio, a donde nos habíamos quedado la semana pasada. El padre de Ethan no dispara a su hijo porque es interrumpido para que el inspector Rusk de Scotland Yard se de el gustazo de detenerlos a todos.

Y pasamos a una escena tensa en una cena en la que se juega al póker con palabras, faroles y disparos, en la línea de las últimas películas de Tarantino. Mención especial a Ethan maldiciendo la mesa, tal vez el momento más brillante del episodio junto con sus caras cortando la carne.

Por supuesto, habrá muertes. El sheriff es el primero en caer, seguido de Hécate y Rusk. Me equivoqué, el hombre de Scotland Yard no llegaría al final. No me voy a extender en por qué la muerte de Hécate no me parece justa, ahora que se le había dado humanidad al personaje. Simplemente sirve para liberar a Ethan de ataduras y devolverlo a Vanessa, no teniendo que discutirse con Sir Malcolm en el proceso. Una pena, tenía potencial.

¡Sorpresa, Kaetenay vive! Algo que muchos esperábamos porque su final hubiese sido más que indigno en el episodio anterior. Tal como se desarrolla todo, ¿estaba planeado entre ellos o fue fruto de la más increíble casualidad?

Queda en pie el padre de Ethan, pero este no es capaz de terminar con él. Sir Malcolm lo hace en lo que fue, sin duda alguna, mi momento favorito del episodio. No sólo libera así a Ethan de la persecución de su progenitor, también le quita la carga de verse en la obligación de tener que matar a su padre algún día. Pero lo que es más significativo para mí es que, con este gesto, Sir Malcolm entierra definitivamente al hombre que él fue. Comenté en mi anterior review que el padre de Ethan era un reflejo de lo que él antes había sido y que ya no le gustaba lo que veía. Matar al símbolo de su pasado es matar literalmente al hombre que era.

Ahora Ethan y Sir Malcolm quedan libres para volver a Londres y ayudar a una Vanessa que está cayendo en una trampa que no ve venir. ¿Irá Kaetenay con ellos? Sus poderes, tipo viaje astral, no les vendrían nada mal y, como Catriona dijo a Vanessa: cuantos más la arropen cuando Drácula intente poseerla, mucho mejor.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba