Review ‘AHS: Freak Show’ Season Finale: el verdadero homenaje a Jessica Lange

Por David Marañón

Llegó el fin de la cuarta temporada de ‘American Horror Story’ (de aquí en adelante ‘AHS’), y pudimos comprobar que si bien ha sido una temporada caracterizada por tener grandes altibajos a lo largo de sus trece capítulos, Ryan Murphy y compañía tenían todo un arsenal de cartas guardadas bajo la manga. Y es que el season finale de anoche fue el mejor de los cuatro que hasta ahora hemos visto de esta serie.

¿Por qué?

Porque si por alguien se ha mantenido esta serie a lo alto del panorama televisivo americano actual, esa ha sido sin duda alguna Jessica Lange, y lo que pudimos ver en este último capítulo fue un homenaje a estos cuatro años de trabajo que tristemente y tras su retirada no van a ser cinco (recordemos que Jessica Lange abandona las futuras temporadas de ‘AHS’). Pero de eso hablaré más adelante, de momento vamos a centrarnos en cómo se desarrolló el capítulo.

(¡¡¡A partir de aquí SPOILERS!!!)

Los ‘freaks’ ahora son de Dandy

Así terminaba el anterior capítulo, con Dandy haciéndose dueño de todo el circo de Elsa Mars. Nos podíamos esperar lo peor. Y así ha sido. El capítulo comienza con algunos de los fenómenos colocando el cartel en la carretera que anuncia la aparición estelar de Dandy como parte del show. Ninguno de ellos está convencido de que eso vaya a funcionar. Cuando vuelven al circo, mientras Dandy se pelea con el iluminador por el color de la luz, le anuncian que no han vendido ni un ticket para la función de la noche. Y a Dandy no se le ocurre nada mejor que culparles por ser unos fenómenos horrorosos. Tras un puñetazo de Eve, el cual le derriba, y rodeado de todos los fenómenos, Paul le remarca que es aburrido, que está loco, y que por mucho que se esfuerce, nunca será parte de ese grupo. Tras escupirle a la cara, le dejan tirado en el suelo y se marchan. Y Dandy, horrorizado, pone su gesto de desequilibrio que todos los que seguimos esta serie tan bien conocemos.

Elsa Mars, del circo a Hollywood

Tras los créditos iniciales que ya nunca más volveremos a ver (cada temporada se superan) vemos a Elsa Mars en la sede de un canal de televisión (el único por aquel entonces). Se dirige al mostrador de información para avisar de que quiere ver al presidente. Y la recepcionista le informa de que únicamente podrá verle con cita, y que ella no tiene cita como tampoco la tenía los días anteriores. Por tanto, Elsa decide sentarse a esperar a que salga de su despacho. Cuando cae la noche, no sale nadie de allí, recriminándole a la recepcionista que no le hubiera informado que no estaba, y cuando se empiezan a pelear, un hombre las separa. Entonces apreciamos que tanto Elsa, como ese misterioso hombre, se han gustado. Él le asegura que hablará con el presidente, y cuando le dice que es el director de casting de la cadena, a Elsa se le ilumina la mirada. Comienza su andadura televisiva.

Con Dandy no se juega

Volvemos al circo. Y vemos a Dandy preparándose para la función. Como siempre, va impecable. Pero cuando sale de la carpa, vemos que se prepara para su propia función. Y aquí es donde empieza ese espíritu perdido que en esta temporada de ‘AHS’ no veíamos desde sus primeros capítulos. Dandy, revólver en mano, va disparando uno a uno a todos los fenómenos que se va encontrando en su camino. Primero Paul, después una aterrorizada Penny, y así con prácticamente todo el circo. Salvo Desiree, que logra esconderse en su caravana sin que Dandy logre encontrarla, y Jimmy, que no se encontraba en el circo en ese momento. Para Bette y Dot tenía algo preparado aún mejor. Tras tenerlas amarradas en el circo, se las lleva a su mansión, donde se casan y hacen una vida de matrimonio que a todos nos perturba.

Pero lo mejor estaba por llegar. Durante una cena, las siamesas le avisan que han contratado a una nueva sirvienta francesa que les ha preparado la cena. Cuando le sirve una copa, vemos que le han drogado, y es entonces cuando descubre que es Desiree su nueva sirvienta, y que Jimmy también está dentro de la casa. Dandy intenta defenderse, pero la droga y el arma que Bette y Dot portan le hacen sentarse, hasta terminar finalmente inconsciente. Las siamesas han sido parte del plan que quiere acabar con Dandy. ¿Qué plan? Pues muy sencillo: Dandy será la estrella del espectáculo esa misma noche. Cuando despierta, aparece encadenado dentro de la urna de cristal que utilizaba Houdini en sus espectáculos de escapismo. Desesperado pide redención, pero nada servirá. Encienden una manguera, y Desiree, Jimmy y Bette y Dot se sientan a ver cómo Dandy muere ahogado. Es el final del que ha sido el verdadero villano de esta serie.

El homenaje de Jessica Lange

Y es en la segunda mitad del capítulo cuando comienza el que va a ser el homenaje que Ryan Murphy dedica a Jessica Lange. Poco hay que decir de cómo se desarrolla esta segunda mitad, es la historia que tantas veces hemos visto en Hollywood: mujer casada con su representante, tiene un amante del que está enamorada (su primer amor el carpintero) y odia todos los trabajos que hace.

Le proponen actuar en Halloween, a lo que ella se niega. Sin embargo, tras un chantaje realizado por el director de la cadena relacionado con sus piernas, finalmente decide actuar, lo que ella ve una oportunidad para terminar con todo ese mundo de fama que al final ha terminado por odiar. La vemos preparada para la actuación, y es que Ryan Murphy nos prometió cinco canciones durante la serie, y faltaba una. Y no podía ser de otra manera, nos vuelve a cautivar con otra canción de David Bowie, ‘Heroes’. Mientras ella canta, vemos qué ha sido de las vidas de Desiree, casada con aquel vendedor y con dos hijos, y Jimmy, esperando un hijo de ¡Bette y Dot!

Sin embargo, la aparición estelar sería la de Edward Mordake (recordemos lo que pasaba si un circo de fenómenos actuaba en Halloween, haciendo un símil con el circo y la televisión bastante claro). Cuando Elsa está actuando, aparece en el escenario Edward acompañado de otros fantasmas como el del payaso Twisty. Allí, Elsa se autoconvence de que lo mejor es el suicidio, y cuando fallece, Edward la rechaza para su grupo de fenómenos.

Y el verdadero homenaje viene aquí: Elsa aparece en su cielo, que no es ni más ni menos que el circo donde tantos años ha vivido, allí todo es armonía y cada noche tendrá su show. Tras prepararse, sale al escenario, y tras recibir la que cada noche será una gran ovación, termina la serie. No puede haber mejor despedida para una actriz como ella, un gran aplauso.

¿Ha sido la mejor ‘Freak Show’?

Creo que esta pregunta se contesta sola. Lo que consiguieron con las dos primeras temporadas no lo han alcanzado con esta cuarta, aunque se han quedado muy cerca de hacerlo. Unos capítulos de relleno han sido los culpables, capítulos en los que pasaban cosas interesantes, pero con historias como la de Maggie y Jimmy que de no haberse producido hubieran tenido más tiempo de desarrollo las tramas principales.

Se cargaron al supuesto malo de la temporada casi al principio, y en una serie donde nos han presentado a todos como malos (al fin y al cabo nadie en el circo excepto dos o tres personajes se ha salvado de ser malvado en algún capítulo) es muy difícil que una trama lleve el peso de varias secundarias. Han repartido el protagonismo de una manera muy irregular, y eso ha llevado a que haya sido una verdadera montaña rusa de emoción. Aun así, ha terminado en un nivel bastante alto, y eso es de agradecer. Veremos a ver qué nos espera en la quinta temporada. De momento, sabemos que va a ser la reinvención de ‘AHS’, que seguramente sea en un tiempo actual y que Ryan Murphy está luchando contra viento y marea para que Jessica Lange continúe. Ojalá nos encontremos con un ‘Murder House’ o un ‘Asylum’.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba