'Scandal' 4x11 Review: Todo por Olivia

Por Paola Rojas

Ahí está el hombre más poderoso del mundo libre, el presidente de los Estados Unidos, Fitz, siendo advertido de que no intente seguir buscando a la señorita Pope, si no ésta sufrirá las consecuencias. La impotencia inunda la mirada de nuestro querido presidente al no poder hacer nada, de momento, por ayudar a Olivia.

(¡Cuidado SPOILERS!)

Recordemos que en el capítulo anterior se lleva a cabo el secuestro de Olivia. Un Jake desesperado por encontrarla no obtiene resultados y vemos cómo Olivia es puesta en cautiverio junto con su compañero de prisión Ian, quien resulta ser uno de los cabecillas de la trama. El final del capítulo de la semana pasada nos dejó sobrecogidos cuando vimos a esa Olivia derrotada y resignada a seguir privada de su libertad al no conseguir escapar.

Chantaje

El anteriormente nombrado vicepresidente, Andrew, es quién está detrás del ataque contra Olivia, después de que Fitz le negará la intervención militar norteamericana en Angola. Si no hay guerra, Olivia pagará las consecuencias. El Presidente se encuentra en una complicada encrucijada donde tiene que decidir qué anteponer, si la seguridad de un país entero o luchar por la que es el amor de su vida cueste lo que cueste. Pero si pensaban por un momento que nadie buscaría a Olivia estaban muy equivocados. No solo el Presidente hará lo que sea por recuperarla, sino también su fiel equipo. Huck no vacila y amenaza a Elizabeth North, aliada de Andrew, para obtener información e ir en su búsqueda.

Los gladiadores entran en acción

No se gustan, no se caen bien, se respetan y punto. Pero un bien mayor hace que unan sus fuerzas, Jake y Fitz se alían para poder sacar a Olivia de ese calvario evitando a toda cosa la ansiada guerra de Angola. Buscan ganar esta batalla sin nada que perder pero eso no suele salir bien casi nunca. El resto del equipo de Olivia trabaja sin descanso para averiguar quién está detrás de todo y consiguen una imagen de Ian a través del reflejo del vaso de agua que Olivia pide mientras la graban pidiendo que Estados Unidos entre en guerra. La perspicacia de la señorita Pope sale a relucir incluso en las situaciones más tensas.

Momento de intimidad entre Fitz y su mujer Mellie, caras juntas, labios pegados para poder hablar sin que les vigilen. Las dudas reconcomen al Presidente. Cómo va a sacrificar miles de vidas por una y entrar en una guerra solo por lo que siente por ella, le pregunta a Mellie. Ésta rompe sus palabras y nos deja atónitos con su respuesta al decirle a su marido que luche por Olivia y no ceda ante tales exigencias. Creo que era la última respuesta que el señor presidente se esperaba…

Camino a la guerra

Ahí está la declaración que todos esperábamos, incluso Fitz por mucho que se lo negara a sí mismo. Se declaraba así la guerra al Oeste de Angola a cambio de la vida de Olivia. Un verdadero disparate, aunque totalmente previsible. Los deseos y anhelos de un hombre poderoso han hecho que se ponga en riesgo la vida de miles de personas a cambio de su felicidad y tranquilidad al tener como moneda de cambio a su amada Olivia. Ingenua decisión ya que todos sabemos que Andrew no iba a dejarla ir tan fácilmente…

Por fin pistas para seguir el rastro de Olvia

Si bien con este nuevo giro de la historia nos mantiene en tensión y totalmente pendientes del destino de los personajes, no pueden mantener a Olivia presa durante mucho tiempo. Hay que ir desvelando cosas y obteniendo respuestas que conduzcan a ella. Gracias a una amiga de Lois, la anciana vecina de Olivia y que asesinada en el capítulo anterior, que decide buscar a su amiga y recurrir a los famosos servicios de la señorita Pope para resolver problemas, acude a su oficina. Ahí solo le esperan Huck, Quinn y Jake quienes gracias a la advertencia de esta mujer van atando cabos y acuden al departamento de Lois, donde Olivia fue retenida desde un principio.

Olivia sigue mandando

Últimos minutos del capítulo y todo cambia drásticamente. Por fin la han localizado, estaba en Pennsylvania y no en a otra punta del mundo como todos pensaban. Jake acude con agentes de la DEA simulando una redada de drogas para entrar y rescatarla, pero se encuentra con la sorpresa de que ha llegado tarde. Después nos muestran un plano de un avión que transporta a Olivia, arreglada, aseada y fuera de peligro. Va junto a Ian a quien consigue manipular diciéndole que él debería ser el jefe, no recibir órdenes de nadie y que podría hacerle rico si la sacaba de allí. Los trucos y el arte de Olivia consiguen sacarla de ese aprieto. Ahora hay que ver qué precio está dispuesto a pagar de nuevo Fitz para tenerla a su lado de nuevo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba